La sostenibilidad del sistema alimentario y agrícola global están en riesgo

Opiniones

La producción de alimentos deberá crecer entre un 60-70% para el 2050. Las claves serán permitir el uso sostenible del agua, mitigar el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de CO2 y promover buenas prácticas agrícolas.

Somos conscientes que la sostenibilidad del sistema alimentario y agrícola global están en riesgo. Se espera que en las próximas tres décadas la población global crecerá de 7.800 millones a aproximadamente 10.000 millones de personas. Para poder alimentar a esas 10.000 millones de personas, la producción de alimentos deberá crecer entre un 60-70% para el 2050.

Para poder lograrlo hay algunas cosas que tener en cuenta: el sistema alimentario necesitará más agua para la irrigación aunque hoy en día ya hay muchos lugares del mundo que se enfrentan a la escasez del agua; se necesitará una mayor cantidad de tierra habitable, aunque la agricultura ya utiliza 50% de la tierra habitable del planeta; el aumento de las cosechas requerirá la aplicación de más nitrógeno y fosforó aun teniendo en cuenta que hoy en día los suelos ya están degradados en muchos lugares. Mientras tanto, las cadenas de suministro están cada vez más alteradas por el cambio climático y fenómenos meteorológicos extremos. En pocas palabras, las prácticas habituales de negocio ya no son una opción.

Es necesario que reconozcamos que el futuro de nuestro suministro de alimentos esta en riesgo y que la transición hacia un sistema alimentario sostenible es esencial.

La buena noticia es que hay una mejor comprensión de lo que se necesita para salvaguardar nuestro suministro de alimentos y fomentar un sistema alimentario sostenible y resistente. Así, será necesario que reduzcamos el impacto ambiental de las plantas y que permitamos a los agricultores evolucionar hacia prácticas agrícolas sostenibles y regenerativas, al tiempo que seguimos mejorando los rendimientos y los medios de vida de los agricultores.

Con respecto a nuestras operaciones, nos comprometimos a reducir las emisiones de carbono en un 50% para el 2030 y lograr un 100% de electricidad renovable. Recientemente anunciamos el abastecimiento de la planta de producción ubicada en la ciudad de Balcarce, con electricidad renovable, cubriendo actualmente el 25% de su demanda total. Este nuevo compromiso es parte del programa +ENERGÍA lanzado hace dos años y que incluye el compromiso de utilizar la energía de manera más eficiente, adoptando energías renovables para la producción y buscando combustibles alternativos para utilizar en nuestra cadena de suministro.

De este modo, se ayuda a que las plantaciones de los productores socios tengan un futuro asegurado mediante la promoción de prácticas agrícolas sostenibles y regenerativas que protejan los suelos y la biodiversidad. Esto incluye ofrecer contratos a largo plazo, proporcionar transferencia de conocimientos y tecnología, permitir el uso sostenible del agua, mitigar el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de CO2 y promover buenas prácticas agrícolas.

Hemos visto como gobiernos, familias y empresas han demostrado una unión para hacer frente a la pandemia mundial del COVID-19. En esta década de acción, todos debemos mostrar la misma determinación en la protección de nuestra seguridad alimentaria y en la transición hacia un sistema alimentario verdaderamente sostenible. Los agricultores que cultivan nuestros alimentos están a la vanguardia de esta transformación y se necesitará un apoyo significativo de las empresas alimentarias, los minoristas, los agentes de servicios alimentarios y los gobiernos para hacer la transición a una agricultura sostenible. Todos nuestros futuros dependen de ello.

(*) Gerente de Compras Energía & Sustentabilidad de McCain Foods LATAM.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario