¿Cómo funciona el negocio de logística de Amazon copiado por Mercado Libre?

Opiniones

El éxito de Amazon, copiado por Mercado Libre, no se explica únicamente en su ventaja tecnológica, sino también en sus prácticas desleales con otras empresas y en la degradación de las condiciones de trabajo de quienes directa o indirectamente trabajan para esta gigante digital.

Entender el negocio logístico y los ritmos de trabajo en Amazon son ilustrativos de la seriedad de las denuncias que se hicieron públicas contra Mercado Libre por cómo trata a sus trabajadores pues esta última no sólo copió los negocios de la primera, sino que también sigue sus pasos en materia de logística y condiciones de trabajo en sus centros de almacenamiento y distribución.

El éxito de Amazon no se explica únicamente en su ventaja tecnológica, sino también en sus prácticas desleales con otras empresas y en la degradación de las condiciones de trabajo de quienes directa o indirectamente trabajan para esta gigante digital. Un ejemplo extremo se conoció en abril cuando se hicieron públicos documentos en los cuales Amazon reconoce estar al tanto de que sus choferes -contratados como prestadores de servicios y no como trabajadores- hacen pis en botellas y defecan en bolsas mientras realizan entregas. Lo hacen para no perder tiempo parando en el camino y así cumplir con la de otro modo inalcanzable productividad exigida por la gigante de Jeff Bezos.

¿Cómo funciona el servicio de entregas de Amazon?

Estos episodios inhumanos que viven diariamente sus choferes son la punta del iceberg de un negocio montado sobre prácticas desleales y condiciones de trabajo denigrantes. Para 2015, Amazon ya era por lejos la clienta estrella de UPS y FedEx, principales compañías de envíos de Estados Unidos. Ser su clienta privilegiada le permitió a Amazon negociar con estas empresas hasta un 70% de descuento sobre los precios de entrega. Para contrarrestar esta pérdida, UPS y FedEx aumentaron las tarifas que cobran a sus otros clientes.

jeff bezos amazon.jpg
Jeff Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon.

Jeff Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon.

Los menores costos de entrega permitieron a Amazon bajar aún más los precios de Fulfillment-by-Amazon (FBA), el servicio de almacenamiento, embalaje y envío que Amazon había introducido en 2006 pero que creció exponencialmente en los últimos años. Amazon ofrece su propio servicio de logística a un precio más barato para empresas que deberían pagar más caro a UPS o FedEx, en parte, por el aumento de precio sustanciado por éstas últimas para compensar el acuerdo con Amazon. Pero esto no es todo. Con el tiempo, la gigante del e-commerce mundial desarrolló un sistema de logística que progresivamente desplaza a UPS y FedEx.

Amazon opera su propio servicio de entrega en EEUU con más de 1.000 “American Amazon Delivery Service Partners”. Se trata de pequeñas empresas que emplean a más de 82.000 conductores y en las que Amazon terceriza el último tramo del envío. En 2016, el 44% de los estadounidenses vivían a menos de 32 kilómetros de un centro de almacenamiento de Amazon, comparado con sólo el 5% en 2015. Esa distancia restante es la que recorren los Delivery Service Partners, quienes orinan y defecan entre entregas para cumplir con las exigencias de Amazon.

Amazon contrata, además, “linehaul service providers”. Se trata también de pequeñas empresas pero que transportan los paquetes desde y hacia los centros de almacenamiento en todo el país, y dentro y hacia los centros aéreos que opera la compañía. Para agosto de 2020, operaban en EEUU más de 1.200 linehaul service providers, que empleaban a más de 13.000 conductores. Se trata de un crecimiento de 251% en comparación con 2018 cuando sus menos de 800 transportistas empleaban aproximadamente 3.700 choferes.

Este sistema de pequeñas empresas en las que tercerizar fases de la logística redujo los costos de envío. Amazon transfirió los gastos de mantenimiento, amortización e insumos a sus contratistas a las que les paga alrededor de 5,3 dólares la hora, frente a 23 de UPS y 14 de FedEx.

El problema que enfrentan tanto las contratistas como las grandes empresas que antes lideraban el negocio de envíos en Estados Unidos es que su negocio es el envío mismo, mientras que para Amazon el envío de paquetes -así como todo su negocio de comercio electrónico- es un medio para un fin. Es, ante todo, un medio para acceder a datos y no un negocio que busque rentabilidad en sí mismo. Amazon decide conscientemente ganar menos dinero con su plataforma de comercio electrónico porque ésta le permite acceder a fuentes diversas y colosales de datos. Procesando estos datos Amazon desarrolla múltiples negocios adicionales que sí son rentables, desde servicios en la nube a vender sus propios productos en su marketplace. Entre tanto, su capacidad de trasladar las reducciones de precios de venta de productos y envíos a sus proveedores y contratistas le asegura reducir sus eventuales pérdidas en dinero.

¿Y por casa cómo andamos? MercadoLibre tras los pasos de Amazon

Hace años que, sigilosamente, MercadoLibre copia en América Latina la estrategia logística de Amazon. Mercado Envíos concentra el 79% de los envíos acordados en la plataforma de comercio electrónico de MercadoLibre en Argentina.

mercado libre.jpg

Al igual que Amazon, MercadoLibre cuenta con repartidores subcontratados. Este formato, denominado MELI Logistics, se lanzó primero en Brasil y México y en Argentina opera desde el segundo trimestre de 2020. MercadoLibre aseguró en su presentación de resultados de aquel trimestre que este sistema de choferes subcontratados reduce su dependencia con grandes operadores, típicamente del servicio postal de cada país. Según afirmó en esa presentación Pedro Arnt, director financiero de MercadoLibre, ello incluye la eliminación de demoras por huelgas como la de Correios, la empresa de servicio postal de Brasil, ocurrida en 2020.

En definitiva, los servicios de envíos propios de las plataformas de comercio electrónico empeoran las condiciones de trabajo en el sector, limitan la organización y canibalizan el negocio de las empresas operadoras de servicios de logística. Es verdad que el consumidor se beneficia, pero ¿cuál es el costo que pagamos como sociedad para recibir paquetes más rápido y barato?

(*) CONICET, Universidad de Buenos Aires y Université de Paris.

Dejá tu comentario