Argibay vs. huelguistas

Opiniones

(Carmen Argibay reapareció ayer por radio para criticar la dureza de los huelguistas del Garrahan, para decir que no tiene una idea formada sobre si Kirchner es o no un hombre de tendencias autoritarias. Locuaz como pocas veces antes, la jueza insistió en agitar conciencias defendiendo causas sobre las que se exigiría a un magistrado algo más de circunspección. Temas como aborto, legalización de drogas o matrimonios gays tocan sensibilidades personales, religiosas, ideológicas, y no es claro que un magistrado reciba un sueldo por entretener con opiniones al público. Fue por radio «Mitre», en un diálogo chispeando con Ernesto Tenenbaum.)

PERIODISTA: ¿Cómo ve las protestas de los trabajadores en las calles?

Carmen Argibay: No hay derechos absolutos. Los derechos siempre tienen limitaciones, y mi derecho llega hasta donde empieza el derecho de los demás. Entonces, no se puede alegar que porque estoy ejerciendo un derecho constitucional puedo estar violando los derechos de otros, porque esto no es así absoluto. Lo que hay que hacer es tratar de conciliar los derechos de una manera que ninguno se perjudique.


P.:
¿Ve que los trabajadores del Garrahan extreman sus posiciones?

C.A.: A mí me parece que lo que hay es una falta de flexibilidad en muchos de estos conflictos, en el sentido que «no estoy dispuesto a negociar». Esta es la postura. «Si no me dan lo que pido, es nada». No hay una vocación o una decisión de poder decir: «Bueno, está bien, nos dieron hasta acá y el resto lo negociamos, por lo menos, nos sentamos a hablar». No hay voluntad de diálogo, me parece, y esto es malo. Esto me parece que es malo. Yo creo se tiene que poder hablar, que se tiene que poder negociar, que se tiene que poder poner los límites necesarios.


P.:
¿Usted no cree que con algunas opiniones hace peligrar las convicciones que dice defender?

C.A.: No creo. Creo que en la sociedad hay que discutir estos temas y esto no se puede hacer así simplemente porque yo digo lo que yo pienso o lo que piensan a lo mejor muchas otras personas pero no se animan a decirlo. Creo que lo que hay que hacer es en todo caso instalar el debate.

P.: En el caso del aborto usted va más allá de los casos de violación o salud del bebé o la madre, y que ésta debe poder elegirlo...

C.A.: Eso es lo que yo creo, pero de todas maneras esto es una cuestión que no se puede arreglar nada más que con opiniones. Deben debatirse para que pueda realmente salir un consenso social sobre qué es lo que quiere esta sociedad.


P.:
¿Y sobre la despenalización de la marihuana y otro tipo de drogas?

C.A.: No, yo hablo solamente de la marihuana. Las drogas duras no están despenalizadas en ninguna parte del mundo, y generalmente lo que pasa es que cuando se inicia el círculo del tráfico, se inicia con la marihuana, que es de las drogas llamadas « blandas». El drogadicto que no ha cometido ninguna otra conducta, simplemente usa la droga, no puede ser convertido en un delincuente.


P.:
¿Usted probó marihuana?

C.A.: No, nunca. Tiene un olor tan horrible. Yo no sé si ustedes alguna vez lo han olido, pero yo sí porque lo teníamos secuestrado en los juzgados por ahí, llegaban los pa
quetes de marihuana y era un olor asqueroso. Nunca me dio por ahí...

P.:
¿Usted también plantea la legalización de los matrimonios gays?

C.A.: No, yo dije que para mí no es un problema. Si quieren hacerlo que sí, no tengo ningún problema.


P.:
¿Estaría de acuerdo también que matrimonios gays adopten chicos?

C.A.: ¿Por qué no? Hay tantos chicos en este momento que viven en familias monoparentales.


P.:
¿Los que se oponen dicen que «no hay modelos, que es un modelo confuso de familia».

C.A.: ¿Cuál es el modelo de familia quiero saber yo ahora?


P.:
En estos días hubo un debate entre sectores del gobierno y la Corte Suprema respecto de los decretos de necesidad y urgencia...

C.A.: No, no es cierto. No hubo ningún debate. En primer lugar, porque no tenemos ningún caso en este momento dando vueltas acá.


P.:
Zaffaroni decía que había cierta preocupación en la Corte...

C.A.: Hay, pero como cualquier tema que siempre ha llegado, pero ya habidoen algún momento algúnfallo hace tiempo, y siempre sigue estando la preocupación, pero si no hay un caso, nosotros no podemos decir nada, así que...


P.:
¿Usted ve que Kirchner utiliza, abusa, de ese recurso?

C.A.: Yo no sé si abusa o no, a veces puede ser abusivo, pero hay otros casos que no. Porque a veces lo que pasa es que se califican como decretos de necesidad y urgencia decretos que no son de necesidad y urgencia, sino que son decretos simplemente. Porque los decretos también existen, pero lo que pasa es que a veces se les pone un nombre que no corresponde con lo que dice el decreto, entonces también muchas veces nos llegan a decir a nosotros: «Esto es inconstitucional porque no tiene ratificación del Congreso», no la necesitan, porque hay decretos que no necesitan, porque no son de necesidad y urgencia. Lo que pasa es que hay que definir bien las cosas y eso no lo podemos hacer en abstracto.


P.:
¿Usted lo ve a Kirchner como un hombre de tendencias autoritarias, de concentración de poder?

C.A.: Todavía estoy viendo. A todo el mundo le pasa que en algunas cosas es de una manera y en otras cosas es de otra manera. Hay cosas que me gustan y otras que no. Ese es un problema también de toda la gente. No nos gusta todo el mundo todo completo, sino que a veces nos gustan algunas cosas y otras no, así que esto depende a veces de muchas cuestiones. Cuando un político está en campaña, tampoco se toman en cuenta algunas actitudes, porque se sabe que esto es parte de la campaña. El problema es otro.


P.:
¿No podría puntualizar un poquito? ¿Qué cosas le gustan y qué cosas no?

C.A.: No, no podría.

P.: ¿Usted se considera una persona de izquierda?

C.A.: Yo ya lo dije hace mucho tiempo, todo depende del punto de vista que me mire, si me mira desde la derecha, seguro. Si me mira de la izquierda, no.


P.:
¿Qué líderes políticos la han impactado en su vida?

C.A.: Alicia Moreau de Justo. Hay otra que todavía está viva, que es Florentina Gómez Miranda, a quien quiero mucho y respeto mucho.


P.:
¿Perón y Evita no?

C.A.: En general no. Yo le diría que cuando vivía Evita yo era muy chica y no tenía una sensación demasiado, muy interesada en ese tipo de cosas. Reconozco que tuvo una actuación muy valiosa en su momento, lo que pasa es que a mí no me gustan los ídolos, eso es lo que pasa.

Dejá tu comentario