Tres pilares de una hotelería con responsabilidad ambiental y social

Opiniones

Hay tres herramientas que pueden complementar el camino a una industria mucho más amigable con el medio ambiente.

Por necesidad o convencimiento, la mayoría de los hoteles y cadenas están en la búsqueda de mejorar sus índices verdes. Desde reducir el uso de plásticos, reutilizar las aguas domésticas para riego, minimizar el lavado de blanco, consumir alimentos de productores locales, huertas propia, trazabilidad de productos, bajar los consumos de energía, de papelería, buscando bajar el impacto del negocio en el medio ambiente.

Pero además de las buenas practicas, ¿en qué pueden apoyarse aquellos que dentro de la industria de la hospitalidad, pretenden dar un paso más allá? Justamente hay tres herramientas que pueden complementar el camino a una industria mucho más amigable con el medio ambiente: Empresas B, Hoteles Más Verdes y Smartrip. ¿De qué se trata cada uno?

Empresas B

Es un sistema que brinda ayuda hacia el interior de las organizaciones que buscan reorientarse en un marco de compromiso y comunión entre lo social, lo ambiental y la rentabilidad.

Por lo tanto, una Empresa B (concepto al que todas deberían apuntar), es aquella que piensa y actúa no sólo privilegiando los intereses financieros de sus accionistas, sino que, con una visión a largo plazo también lo hace con la mirada puesta en los empleados, los proveedores y clientes, la comunidad a la que pertenecen y el medio ambiente.

¿Esto significa que este tipo de empresas dejan de priorizar el nivel de facturación o de ganancia? De ninguna manera! Lo que hacen es aplicar seriamente el concepto de sustentabilidad en el modelo de negocio, analizando y entendiendo también que un menor impacto en la sociedad y el medio ambiente de un modo medible y escalable, resultan beneficiosos en los resultados a largo plazo. Puede parecer utópico pero hoy ya dejó de serlo, para transformarse en una necesidad.

El concepto como tal nace en 2006, de una empresa justamente llamada B Lab, co fundada por Jay Coen Gilbert, quien planteaba que lo que antes hacían algunas ONG, ahora también podían hacerlo las empresas con buenas prácticas. Ya son más de 1000 las que hoy llevan estas premisas como norma, y aumentan día a día.

Verde que te quiero verde

El programa de Hoteles más verdes es una herramienta de seguimiento que desarrolló y brinda a sus miembros Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT).

Este programa, certificado por IRAM, lo que hace es estandarizar las buenas prácticas hoteleras e ir otorgando distintas etiquetas a medida que se van superando diferentes etapas. No ha sido sencillo ya que no existían en el país este tipo normas, pero contar con el aval del Global Sustainable Tourism Council, hace que quien lo aplique, resulte privilegiado a la hora de ser elegido por los tour peradores internacionales, siendo un diferencial mas de promoción y marketing. Esta herramienta ayuda enormemente a las instituciones ya que a través de protocolos se logran eficientizar procesos internos, no solo lo vinculados a medio ambiente, sino también en los que hace al ambiente laboral de cada empresa. Cada institución puede embarcarse en un proceso de mejora continua, escalando posiciones según el grado de compromiso.

Viajes con sentido

Los nuevos conceptos a la hora de viajar, han dado paso a empresas como Smartrip la primera empresa de viajes con sentido social del mundo, tal como ellos mismos lo definen, y por supuesto, es una Empresa B certificada.

Con principios éticos bien claros respecto de las buenas prácticas, no sólo ambientales, los profesionales de Smartrip y sus proveedores se comprometen a respetar y aplicar los principios del Código Ético Mundial para el Turismo. Y apuntan a que quienes viajan a través de la empresa, tengan consciencia de los viajes sustentables, considerando valorar las tradiciones y costumbres locales de los destinos que visita, respetar el medioambiente, y ser un viajero responsable.

Para quien no está habituado a este tipo de conceptos a la hora de elegir un destino, puede resultarle indiferente, pero sin embargo, cada vez son más los viajeros que toman en cuenta este tipo de factores y comprometen sus decisiones a esta visión.

Al trabajar vinculados con productores, artesanos y agrupaciones locales, se protege también la cultura e identidad de grupos y comunidades originarias. De esta forma contribuyen a que las tradiciones no se pierdan y que los oficios continúen transmitiéndose de generación en generación.

Y claramente en Smartrip no están equivocados, ya que sus balances son cada vez más positivos y su modelo de negocio está comenzando a replicarse en otras partes del mundo.

Indudablemente el sector hotelero y turístico está en pleno cambio, con relación a la sustentabilidad y cuidado del planeta, muy pronto quienes estén fuera de este círculo virtuosos serán las excepciones.

(*) Especialista en Management Hotelero y Hospitality Entrepreneur

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario