Cómo aprovechar las nuevas tendencias de consumo: claves para darle vida a tu pyme

Opiniones

Las expectativas de la demanda y la respuesta de la oferta se están redefiniendo. Surgen nuevas tendencias y hay que estar al tanto para aprovechar la oportunidad.

En la anterior columna “Identifica tu perfil de emprendedor y toma las decisiones correctas” pudimos analizar que herramientas eran necesarias para ser un emprendedor equilibrado.

En resumidas cuentas, estudiamos las características particulares, la importancia del espíritu emprendedor y la trascendencia de ser equilibrado. Es decir, nivelamos lo que nos gusta hacer con lo que sabemos hacer en una suerte de visión largoplacista. Para cerrar este triángulo nos falta un vértice y es el de la demanda.

Para que este triángulo se transforme en un proyecto exitoso en términos monetarios debemos, entonces, tener presente:

  • Lo que nos gusta hacer
  • Lo que sabemos hacer
  • Lo que demandan los consumidores

Al hablar de consumo nos referimos a la adquisición de bienes y servicios. Los determinantes del consumo pueden medirse a través de indicadores económicos, como el salario, remesas, demanda de dinero, planes sociales entre otros, que señalan la dirección de las erogaciones de dinero de las familias según su conformación.

También podemos mencionar el ánimo como un factor determinante, que está estrechamente relacionado con la marcha de la economía y a las expectativas. Estas últimas pueden verse como las previsiones que los agentes realizan sobre la magnitud de dichas variables económicas en el futuro.

Claramente, el escenario económico entonces también depende de las medidas gubernamentales que se tomen para el desarrollo económico.

La revolución digital, visiblemente acelerada por los aislamientos que se han establecido a lo largo de todo el mundo debido a la pandemia del Covid-19, está acelerando ciertas tendencias de consumo.

En este contexto, las expectativas de la demanda y la respuesta de la oferta se están redefiniendo. Hay sobresalientes tendencias a:

1. BUSCAR “EXPERIENCIAS”

Actualmente hablamos de un consumo estrechamente relacionado a la emoción y a los sentidos. Tender puentes emocionales entre las empresas y los consumidores es fundamental para lograr la, hoy por hoy, tan deseada fidelización de marca. Esa generación de emociones a su vez motivará a la acción, la compra, la visibilidad en una red social entre otras. Por ejemplo, en el sector turismo ya tiene nombre: Emoturismo. Los destinos turísticos deberán lograr generar un vínculo emocional con sus visitantes. Ese vínculo emocional contribuirá a la acción, a reservar, a un nuevo viaje y a ser imitados.

Cabe preguntarnos, en este punto ¿Que es una emoción? Según Freud, la emoción contiene dos elementos distintos, por un lado las descargas de energía física y por otro, ciertos sentimientos, percepciones de las acciones motrices que se producen y sentimientos de placer o desagrado que dan a la emoción sus características esenciales.

Sabiendo esto, tenemos un dato fundamental a examinar en el desarrollo empresarial, analizar las emociones que podemos generar en los consumidores.

2. BUSCAR CANALES INNOVADORES

Las empresas buscan cada vez más acercarse al consumidor, a través de facilitar la adquisición, reducir tiempo y costos de transacción. De algún modo, apelan a simplificar la vida diaria. Estos canales innovadores, generalmente muy ligados a las redes sociales, permiten que cualquier producto o servicio que se produzca en Argentina pueda ser comercializado en cualquier parte del mundo. Si la innovación no se incorpora a los procesos productivos, es probable que la empresa sucumba ya que los ciclos de vida de los negocios tradicionales son cada vez más breves.

El desafío hoy está en mirar la empresa hacia afuera en un intento de hacer un poco más felices a los consumidores, y acá surge la importancia del punto de contacto de la compañía con el cliente y cómo se llega a cada uno de ellos.

En este ítem, es importante recordar la importancia de la inteligencia artificial. Pensemos que toda tarea repetitiva puede ser convertida en un flujo de trabajo automatizado. Lo valioso de esto es el ahorro. La reducción de tiempo, de esfuerzo, de recursos en general que puede obtener una compañía. El personal, puede ser más productivo en otras tareas relacionadas a añadir valor a la empresa, como puede ser desarrollar nuevos servicios. La idea es trabajar de forma más inteligente.

Muchas empresas realizan estas tareas y otras las terciarizan mediante empresas que brindan analytics y datos estadísticos en redes.

3. BUSCAR AMBIENTES AMIGABLES, NATURALES Y SIMPLIFICADORES

La tendencia mundial ha virado ya hace algunos años hacia un consumo más responsable, natural y orgánico. La demanda hoy quiere saber la procedencia de los bienes que consume. Existe una alta valoración a lo natural, lo orgánico en miras de un futuro mejor, tanto para la salud como para el planeta. Detectamos que hay una mayor conciencia del medio ambiente y todo lo que lo preserva. Un buen ejemplo sería un comercio, un bar. Puede apuntar a brindar un menú saludable en un espacio con buena acústica y muy buena conectividad.

Es fundamental en este punto la transparencia, debemos ser lo más claros y honestos con el producto o servicio que brindamos. Un cliente que se sienta estafado en sus sentidos, no sólo es un cliente que no vuelve sino un cybernauta que probablemente comparta su experiencia en sus redes. El marketing 360 es bueno y malo, pero gana el que alimentes.

En la actualidad nos vemos invadidos de marcas y cuando la pregunta surge ¿a cuál de éstas seguir? La respuesta no es más que a la que genere mayor valor agregado. Estrechamente relacionado con estos 5 puntos:

  • Trabajar en la diferenciación de tu producto o servicio a través de historia de marca potente y transparente.
  • Utilizar las redes, el marketing 360 para obtener reconocimiento y crear lazos fuertes con las personas. Estar verdaderamente conectados.
  • Utilizar un lenguaje familiar y apelar a los sentidos. Ser muy claro con la procedencia de cada producto y muy responsables con la información que se brinda.
  • Atender a las familias, en todas sus formas y con todos sus integrantes.
  • Ser lo más “friendly” posible (pet friendly, eco friendly, family friendly), siendo congruente con el valor de la marca.

Podemos concluir que los consumidores compran cada vez menos productos y cada vez más experiencias. Esto pone a la empresa en un lugar de mayor conciencia, transparencia y responsabilidad social. Como decía el gran Jorge Luis Borges: “Si el espacio es infinito, podemos estar en cualquier punto del espacio. Si el tiempo es infinito, podemos estar en cualquier punto del tiempo”. En el punto que estemos, sabemos que el cambio ya arrancó, hoy las emociones son el motor.

(*) Economista y asesora financiera.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario