19 de diciembre 2007 - 00:00

¿Continuará revaluación del euro?: no

¿Continuará revaluación del euro?: no
Tomando el período comprendido entre diciembre de 2002 y la fecha, la paridad del euro respecto del dólar pasó de la relación 1 por 1 a la actual de 1,45 dólar por euro, lo cual implica una revaluación de 45% en términos de la moneda norteamericana. La pregunta clave ahora, entonces, sería: ¿continuará esta tendencia a la apreciación del euro o, por el contrario, ha llegado el momento de una reversión del proceso?

Los principales factores que, en general, influyen en las paridades de las monedas son los siguientes: tasas de interés, flujos comerciales, situación fiscal, niveles de inflación, productividad y expectativas de las respectivas economías.

Si durante el período bajo análisis se analiza el comportamiento de cada uno de ellos, se llega a la conclusión de que los que han jugado un rol fundamental a favor del proceso de revaluación han sido: déficits gemelos de EE.UU. (en especial el comercial con la Euroárea), tendencia a la disminución de los spreads positivos de las tasas de interés del dólar versus la moneda europea y, finalmente, expectativas negativas sobre la economía norteamericana. Por su parte, la mayor productividad de EE.UU. sólo pudo atenuar la magnitud del proceso, mientras que la inflación, al oscilar dentro de la banda de 2% a 3% en cada región, prácticamente ha sido un factor neutro.

  • Interrogante

  • Efectuado este diagnóstico, a continuación se intentará dilucidar la cuestión planteada inicialmente; esto es: ¿ continuará o no la actual tendencia a la apreciación del euro frente al dólar? De los factores a favor de la moneda europea ya mencionados se puede afirmar que a la fecha, en general, todos ellos han atenuado su peso relativo o directamente se han vuelto neutros. En efecto: el superávit comercial del área del euro se está reduciendo, el déficit fiscal norteamericano muestra una gradual tendencia decreciente, las tasas de interés de referencia de la Fed y del BCE prácticamente ya se han igualado y, finalmente, las expectativas sobre la evolución de las respectivas economías se han vuelto similares (previéndose, para cada una de ellas, una desaceleración de su nivel de actividad y mayores presiones inflacionarias). Más aún, durante el período bajo análisis, mientras el euro se revaluó 45%, el yuan sólo lo hizo 10% y el yen apenas 5%. Como consecuencia de estas sustanciales diferencias, el superávit comercial del área del euro con EE.UU. se redujo y el déficit de este último con China se incrementó (de 23% a 32% del total), al igual que el de Japón.

    En consecuencia, se estima que el euro ya ha sufrido una sustancial apreciación respecto del dólar. Como contrapartida, ahora les corresponde el esfuerzo al yen, al yuan y el resto de las monedas asiáticas. De esta manera, se lograrían correcciones adicionales al déficit comercial de EE.UU.

  • Aceleración

    En términos cuantitativos, la paridad euro/dólar -actualmente en 1,45- debería recomponerse gradualmente, estimando valores del orden de 1,40 y 1,35 para fines del 2008 y 2009, respectivamente. En lo que hace al yuan, se prevé que las autoridades chinas acelerarán su actual ritmo de revaluación, llevando su paridad actual de 7,45 yuan/dólar a, aproximadamente, 6,60 y 6,20 en idénticos períodos. La moneda japonesa -a partir de su nivel de 113 yuan por dólar- debiera acompañar al yuan, pronosticando valores de 95/100 para fines de 2008 y de 90/95 para 2009.

    Para finalizar, cabe destacar que estas estimaciones se corresponden con el escenario que a nuestro juicio, y de acuerdo con la información actual, presenta el mayor grado de probabilidad; esto es: una desaceleración gradual de la economía mundial. Si, por el contrario, la realidad fuera una brusca caída del nivel de actividad económica o incluso una recesión, es claro que las previsiones en cuestión debieran replantearse.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar