Muere en Brasil más gente joven por Covid-19

Opiniones

Desde el año nuevo, Brasil ha caído hasta ahora en los peores días de esta pandemia. Las cifras de muertes diarias y de casos han roto todos los récords anteriores. Y en medio de ese repunte, ha surgido un patrón preocupante: más jóvenes parecen estar enfermando gravemente y muriendo de Covid-19.

Desde el año nuevo, Brasil ha caído hasta ahora en los peores días de esta pandemia. Las cifras de muertes diarias y de casos han roto todos los récords anteriores.

Y en medio de ese repunte, ha surgido un patrón preocupante: más jóvenes parecen estar enfermando gravemente y muriendo de Covid-19

La pregunta es por qué: ¿Una nueva variante infecta a más jóvenes y los enferma más? ¿Se están comportando los jóvenes de una manera que los hace más propensos a infectarse? ¿Podría ser una combinación de ambos?

En todo el país, los médicos de cuidados intensivos siguen diciendo lo mismo: en esta última ola, sus pacientes son más jóvenes que nunca.

En las salas de cuidados intensivos de los hospitales de Rio de Janeiro, abundan los pacientes por lo demás sanos que tienen entre 30 y 50 años “Ese es el gran diferenciador en esta última ola” afirman los profesionales agregando que “El número de infecciones graves es mucho mayor que en la primera ola”

El Ministerio de Salud de Brasil publica estadísticas nacionales sobre las edades de las víctimas de covid-19. Un análisis de AFP ( Agence France Press) de los datos de ese ministerio encontró que las personas de 30 a 59 años representaban alrededor del 27% de las muertes por covid-19 en los últimos tres meses, un aumento del 7% con respecto a las cifras anteriores a diciembre.

La AFP también encontró que la proporción de muertes de personas de 60 años o más se redujo en un 7% en ese mismo período.

Funcionarios de salud del estado de São Paulo, el estado más poblado de Brasil, dijeron a principios de este mes que el testimonio anecdótico de médicos de todo el país sobre la gravedad de los casos en personas más jóvenes está respaldado por sus datos.

Los funcionarios dijeron que el 60% de los pacientes más jóvenes con Covid-19 necesitaban camas en la UCI, una cifra más alta que antes durante el inicio de la pandemia.

Además el aumento de casos hace que los sistemas de salud del país estén cada vez más abrumados. En casi todos los estados brasileños, las tasas de ocupación en las unidades de cuidados intensivos (UCI) son del 80% o más. Algunas UCI están al 90% o más, y otras han superado el 100% de ocupación, lo que ha obligado a los hospitales a rechazar a algunos pacientes.

San Pablo, por ejemplo, registró el jueves pasado la primera muerte por falta de un cupo en una UCI. La víctima: un hombre de 22 años.

“La permanencia en las camas UCI casi se duplicó (de 15 a 28 días). Eso se explica porque hemos recibido jóvenes que resisten más la enfermedad que los viejos”, indicó Graccho Alvim, presidente de la Asociación de Hospitales Privados de Rio de Janeiro, al diario Globo.

Gobernadores estatales, alcaldes y personal médico local dicen que se están quedando sin suministros para tratar incluso a los pacientes con covid-19 a los que se les han asignado las disputadas camas de UCI. Los medicamentos que facilitan la intubación podrían agotarse en las próximas dos semanas, según un informe del Consejo Nacional de Secretarios Municipales de Salud. Y la Asociación Nacional de Hospitales Privados de Brasil (ANAHP) ha pronosticado que dichas instalaciones se quedarán sin medicamentos necesarios para la intubación de pacientes con covid-19 el lunes.

Tanto el aumento de casos como de las muertes en las personas más jóvenes ha coincidido con el repunte de al menos una variante de covid-19 en Brasil.

La llamada variante P.1, que según los científicos se originó en Brasil, está ampliamente aceptada como más fácilmente transmisible, hasta 2,2 veces, según un estudio reciente.

De acuerdo con un estudio del 4 de marzo en ocho estados brasileños, realizado por el instituto nacional de investigación en salud Fiocruz, más de la mitad de todos los casos de covid-19 en seis estados estaban «asociados con variantes preocupantes», incluida la P.1, así como variantes identificadas por primera vez en Reino Unido y Sudáfrica.

Tras aparecer por primera vez a fines del año pasado, varios médicos especularon que la variante P.1 tiene algo que ver con el cambio demográfico entre los enfermos. Pero es demasiado pronto para saber qué papel juega exactamente esta variante.

Según Natalia Pasternak, presidenta del Instituto Questão de Ciência, afirma que hay un virus circulante mucho más transmisible y que va a infectar a más personas, incluidos más jóvenes. Este aumento puede ser simplemente un efecto epidemiológico de tener más personas infectadas al mismo tiempo, con lo que se saturarán los sistemas de salud.

La nueva variante del coronavirus que ha asolado Brasil en los últimos meses y ha contribuido a alimentar un brutal resurgimiento del Covid-19: la cepa p.1 es aterradora porque puede ser más contagiosa que las versiones anteriores y capaz de re infectar a las personas. Los estudios sugieren que podría ser hasta dos veces más transmisible y podría re infectar al 25-61% de las personas que han tenido covid-19.

Los expertos también señalan un aumento de las fiestas en torno al año nuevo y las celebraciones de Carnaval en la primera parte del año. Es posible que las personas más jóvenes que participan en fiestas simplemente hayan estado más expuestas últimamente.

Los videos de reuniones ilegales son muy fáciles de encontrar en línea y las autoridades en ciudades de todo el país imponen multas y clausuran fiestas todos los fines de semana.

En lo que va del mes de marzo han muerto en Brasil unas 2.800 personas menores de 40 años, más del doble que en el mismo período de febrero y casi el triple que en enero.

“Si Brasil no se toma en serio, seguirá afectando a todos sus vecinos y más allá”, advirtió Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud.

(*) Asesor y especialista en riesgos del trabajo

Dejá tu comentario