"Cuando las crisis perduran, las reservas parecen pocas"

Opiniones

«Cuando hay crisis que duran mucho tiempo, toda reserva del Banco Central parece poca.» Así lo explicó ayer Roque Fernández respecto de lo sucedido ayer en la plaza financiera internacional.

Cuando Fernández fue presidente del Banco Central ocurrió la crisis del tequila, a fines de 1994. Pocos años después, cuando estaba al frente del Ministerio de Economía, debería hacer frente a la caída de las economías del sudeste asiático en 1997 y, a comienzos de 1999, a los efectos de la devaluación en Brasil.

En diálogo con Ambito Financiero, el experto en crisis financieras encontró que, a diferencia del pasado, «actualmente en la Argentina no existe un sistema financiero muy desarrollado por lo que no hay a qué afectar».

Periodista: ¿Qué características observa de la crisis de los mercados?

Roque Fernández: Existe un fenómeno externo importante, lo que no quiere decir que todo esté en orden internamente. De todas maneras están cayendo en forma generalizada todos los países. Sin embargo, en la Argentina, como en las otras economías emergentes, la volatilidad es mayor. Incluso puede que en Chile tenga menos impacto.

P.: ¿Y respecto del mercado cambiario?

R.F.: Me parece correcta la intervención del gobierno, que hoy salió a vender u$s 100 millones por lo que ahora pasó de ser comprador a vendedor. En estos momentos el Banco Central tiene que amortiguar lo que suceda afuera. Es complicado porque si esto continúa, surge la duda y preocupación de hasta que límite disminuir las reservas.

P.: ¿Pero las reservas en el Banco Central están en niveles récord?

R.F.:
Las reservas netas son aproximadamente la mitad de lo que dicen porque el Central, en primer lugar, va a rescatar las letras antes de recuperar los pesos en circulación. Su pasivo está constituido por ambos.

P.: ¿Podrían entonces no ser suficientes?

R.F.: Si bien el monto actual da tranquilidad, cuando hay crisis que duran mucho tiempo, toda reserva parece poca. Veo este punto con preocupación.

P.: ¿Cree que esta crisis se pueda extender por un tiempo considerable?

R.F.: Se trata de un cambio de largo plazo. Estados Unidos tuvo por mucho tiempo un fuerte déficit en su balanza comercial por lo que inundó de liquidez el mundo. Esta crisis no se desató por un anuncio de la Reserva Federal o de algún otro organismo sino que existe un desequilibriode fondo que ocurre hace algunosaños. El período internacional de abundante liquidez y con bajas tasas de interés ya pasó. Al contrario del pasado con tasas de interés de 2%, vamos a observar que serán de 5% o 6%. Y ojalá queden en esos niveles. Es justamente esta suba lo que hizo caer a las hipotecas subprime (de alto riesgo). No hay que pensar que se trata de un problema inmobiliario sino que la crisis se da por abundante liquidez durante mucho tiempo.

P.: ¿Qué diferencias observa con las crisis anteriores, como la del tequila?

R.F.: Tienen elementos parecidos que es que fueron originadas externamente. Sin embargo, las condiciones en que la Argentina enfrenta la crisis actual son un poco mejores que en el tequila.

Actualmente no existe un sistema financiero muy desarrollado, es decir, no hay muchos préstamos a largo plazo, por lo tanto no hay a qué afectar. Con respecto a la crisis del 97 y 98, en ese momento el país ya había puesto en práctica sistemas que resguardaron el sistema bancario, ya que el tequila se habían llevado 40 bancos. Es por esto que sólo hubo un impacto cambiario. No existió repercusión por el lado financiero, sino solamente en el comercio con Brasil.

Entrevista de María Iglesias

Dejá tu comentario