Tres pasos del neoliberalismo por Argentina, un solo camino al sobreendeudamiento serial

Opiniones

El sobrendeudamiento en la Argentina es sinónimo de Neoliberalismo. Gobiernos de facto, justicialistas, radicales y de Juntos por el Cambio fueron exponentes de esta ideología.

La Argentina se encuentra una vez más atravesando un complejo proceso de reestructuración de su deuda externa. Días atrás alcanzó un importante y beneficioso acuerdo con los bonistas privados y en los próximos meses habrá de comenzar la negociación con el FMI. En este contexto, el inalterable ministro de Economía, Martín Guzmán, mencionó que debemos lograr un “Nunca Más” de los ciclos de sobreendeudamiento en nuestra nación.

En línea con lo señalado por el ministro, para lograr tal importante objetivo, debemos efectuar como sociedad, un detallado racconto de lo sucedido en materia de endeudamiento en la historia reciente de nuestro país, a los efectos de poder identificar a los responsables y no volver en consecuencia a cometer los mismos errores. Los hechos nos muestran que estos causantes tienen nombre y apellido, y me refiero a los gobiernos neoliberales, a los que podríamos llamar los sobrendeudadores seriales.

La Argentina, al igual que el título del libro de Alvin Thoffler, ha sufrido en su historia reciente, tres olas de gobiernos neoliberales. Una primera ola desde 1976 a 1983 encabezada por un gobierno cívico militar denominado Proceso de Reorganización Nacional; una segunda ola desde 1989 hasta 2001 encabezada por Carlos Menen y Fernando de la Rúa y una tercera que comenzó en 2015 y concluyó en el 2019 conducida por Mauricio Macri.

Estas tres olas neoconservadoras, no solo han sobrendeudado al país logrando una deuda extraordinaria e insustentable, sino que de manera simultánea, dañaron severamente el tejido productivo, laboral y social, logrando en consecuencia, índices de desocupación, pobreza estructural, desnutrición infantil, indigencia, deserción escolar inseguridad y desigualdad social desconocidos hasta entonces. Han logrado degradar significativamente a nuestra nación colocándola en una situación de vulnerabilidad económica, social y política que históricamente no poseía.

La dictadura cívico militar, que según la teoría de Guillermo O’ Donnell, fue un Estado Burocrático Autoritario

Por primera vez en un gobierno militar aparecerían los representantes de los grandes capitales nacionales ocupando significativos lugares de gobierno; Martínez de Hoz (Acindar) y Domingo Cavallo (Arcor) son dos claros exponentes de lo mencionado.

Cita con Videla 4.jpg

Al inicio de su fatídico período, el país poseía una deuda externa de 4.890 millones de dólares. Sus índices de pobreza estaban en el orden del 4,6% por ciento y su desocupación era del 3% por ciento aproximadamente. Su política económica basada en las ideas neoliberales, destruyó la industria nacional al abrir inusitadamente las importaciones, logrando que miles de pequeñas y medianas empresas colapsaran. Cuando finalizó el gobierno de facto, la deuda externa era de 65.300 millones de dólares, la pobreza era del orden del 37% y la desocupación estaba en el orden del 9%. Tras más de 7 años de dictadura militar la deuda pública había crecido al 64,2% del PIB en 1983. Asimismo la tasa de inflación era superior al 400% y la deuda externa llegaba al 49,6% del PBI, ahogando las finanzas públicas.

La segunda ola neoliberal comenzó en 1989 con Carlos Menem

Dicho gobierno llevó a cabo las políticas dictadas por el Consenso de Washington, produciendo una ola de privatizaciones de las empresas estatales, el despido de miles de trabajadores públicos, una apertura económica desmedida que fracturó la matriz industrial e inconmovibles medidas de ajuste en perjuicio de las clases populares.

menem presidente.JPG

Al igual que el gobierno neoliberal anterior, su cartera económica estuvo manejada en un principio por Bunge y Born, sin embargo su ministro de economía estrella, fue el ya conocido por entonces Domingo Cavallo. Los resultados del menemismo fueron desbastadores; dejo el doble de deuda externa (145.000 millones de dólares), una pobreza del 36% y una indigencia del 8,6% y una desocupación del 14,5%. Este período a pesar que en el 1999 gano la Alianza (UCR- Frepaso) continuó con las mismas recetas neoliberales, a tal punto que tuvo a Domingo Cavallo como ministro de Economía. Cuando finalizó el infausto gobierno tras el estallido del 2001, la deuda externa era de 132.000 millones de dólares, la desocupación del 18,3% y la pobreza en el 36% llegando a casi el 54% en 2002.

Tras un periodo de 14 años, volvimos ingresar en la tercera ola neoliberal encabezada por Mauricio Macri (Juntos por el Cambio)

En este gobierno también reaparecieron economistas vinculados a los grandes grupos concentrados de la economía como Alfonso Prat-Gay (apoderado del grupo Fortabat) y Federico Sturzenegger (participó junto con Cavallo del megacanje del 2001).

Macri se fue de Casa Rosada Deuda.jpg

Solo para citar algunos de los resultados de esta última ola, podemos mencionar que tomo deuda por más de 140.000 millones de dólares (entre ellos el préstamo del FMI). Genero a través de la liberalización del mercado de cambios, una fuga de más de 80.000 millones de dólares. En el 2019, la pobreza llego a más del 35% en promedio y el desempleo al 10%, dado que casi 25.000 empresas cerraron durante los cuatro años de mandato. En el 2107 la agencia Bloomberg colocó a la Argentina en el primer lugar de la lista de países emergentes en cuanto a su nivel de deuda. En 2018 la economía nacional de Argentina fue calificada como hiperinflacionaria por el organismo regulador de Estados Unidos, la Security and Exchange Commission. En tanto, el peso fue la moneda de peor desempeño en el mundo en 2018 y 2019.

En los últimos 44 años las tres olas neoliberales tuvieron idéntico resultado; sobreendeudamiento que derivó en un fuerte aumento de la deuda externa, fuga de capitales, especulación financiera, altos índices de inflación, cierre de industrias y comercios, aumento del desempleo, de la pobreza e indigencia. Puede afirmarse entonces, que han sido los grandes responsables de la situación de vulnerabilidad económica y social tanto estructural como actual que tenemos.

El sobrendeudamiento en la Argentina es sinónimo de Neoliberalismo. Gobiernos de facto, justicialistas, radicales y de Juntos por el Cambio fueron exponentes de esta ideología, la cual no necesita ya Golpes de Estado para llevar a cabo sus recetas económicas de ajuste y endeudamiento. Lograr un “Nunca Más” del sobrendeudamiento en nuestro país, requerirá no solo de la responsabilidad de los gobernantes, sino esencialmente de la sociedad en su conjunto, la que deberá organizarse para impedir que gobiernos irresponsables hipotequen nuestro futuro como nación.

Dejá tu comentario