Así trabaja una pyme con propósito de inclusión socio laboral de personas con discapacidad

Opiniones

En el 1 de Mayo, Día del Trabajador, es fundamental derribar los sesgos sobre la inclusión laboral de las personas con discapacidad.

Es sumamente importante trabajar con la parte de Recursos Humanos que se encarga de la selección de nuevo personal y de las promociones dentro de la empresa en relación a las personas con discapacidad o cualquier colectivo vulnerable, porque todas las personas tenemos sesgos y los encargados en estos roles de entrevistar o reclutar personas van sesgadas a esas entrevistas.

Uno de los sesgos que predomina es el sesgo de confirmación donde la persona busca todo el tiempo señales o datos que reafirmen esa creencia que ya tiene preexistente en relación a la persona con discapacidad y a lo que cree y los pre conceptos que tiene sobre la discapacidad y esto haga que crea que esa persona no pude ocupar el puesto a causa de su propio sesgo.

Por otro lado, están los sesgos de afinidad en donde las personas muchas veces tendemos a pensar que determinado puesto va a ser mejor para tal persona porque estudió en tal universidad o lugar porque en esa universidad también estudiamos nosotros o algún conocido.

Cuando uno reconoce e identifica los sesgos que tiene en relación a cualquier colectivo vulnerable entiende la problemática desde otros lugares, trabaja estos sesgos y lo puede desarmar para entrevistar a alguien desde las capacidades, las habilidades y las fortalezas para desempeñarse y ocupar un rol y no sobre las dificultades que le trae su discapacidad cuando se encuentra con las barreras sociales.

Visibilizar casos concretos de ajustes razonables es la manera de bajarlo a tierra y mostrar que es posible para las pymes.

Hoy les comparto el caso de Ikigai, agencia de marketing y BPO boutique de triple impacto que brinda servicios de contact center, e-commerce y marketing digital. Es pyme y tiene como propósito la inclusión socio laboral de personas con discapacidad.

Las adecuaciones sobre el puesto, el ambiente físico, las actividades y de la actitud permiten en Ikigai mejorar o anular las barreras del entorno, facilitando el acceso y participación de la persona, atenuando su discapacidad. Ikigai convive en la diversidad y singularidad de personas con distinto tipo de discapacidad, por lo tanto realiza diferentes ajustes según el caso.

Por ejemplo, una persona del equipo del contact center tiene una disminución en su visión, esta condición le genera una discapacidad sensorial al relacionarse con el entorno. El ajuste que realizó la pyme fue una pantalla ampliada de la computadora, su herramienta de trabajo, para que pudiera realizar sus tareas.

Ikigai pyme 2.jpg

En el caso de las personas con discapacidad motora, que son más de una, Ikigai cuenta con baño adaptado, que quizá sea el ajuste que viene a la mente de todas las personas cuando pensamos en acondicionar el espacio para una persona que se traslada en silla de ruedas.

Vale aclarar que la peor barrera de acceso para personas con movilidad reducida o usuarios de sillas de ruedas, es la ciudad.

Para derribar la barrera física de nuestras ciudades poco accesibles, Ikigai opta por el ajuste de modalidad de trabajo virtual.

Otra adaptación son las sillas de trabajo sin ruedas que mejoran la estabilidad al momento de sentarse y levantarse, efectivo en algunas condiciones físicas de personas con discapacidad motora.

Adaptación del horario de trabajo para las personas que estudian, para atención médica y para lograr un equilibrio en la vida personal, son prácticas habituales en Ikigai, y todas se validan con el tiempo y la experiencia del usuario.

Estas adecuaciones son reales, las necesarias para la adaptación de un puesto puntual a una persona con su singularidad, no todas son costosas y pueden implementarse en una pyme.

Es importante mencionar que la mayor barrera hacia las personas con discapacidad es la actitudinal, y en este sentido Ikigai trabaja dentro de la organización, con clientes y proveedores para mejorar los vínculos y hacer sostenible la inclusión en el tiempo.

Sus cofundadoras Marta Roson, Paula Muler y Nadia Domenichetti saben que la posibilidad de generar trabajo para más personas con discapacidad se amplifica cuando más empresas suman a Ikigai a su cadena de valor como proveedor y cuando otras pymes replican políticas de inclusión en sus empresas.

Directora de una pyme y asesora de pymes en promoción de la diversidad, inclusión laboral y bienestar. Instagram: @anahi_tagliani LinkedIn: Anahí Tagliani

Dejá tu comentario