Ola de despido en tecnológicas: ¿una oportunidad para liberar esfuerzos?

Opiniones

En escenarios como los descriptos, tercerizar los servicios internos no-core para las empresas hacen a la estrategia.

En las últimas semanas pudimos ver una tendencia en varias empresas de tecnología. La ola de despidos parece seguir arrasando con empresas exitosas o con potencial, y no son solo pequeñas startups las que sufren sus consecuencias, sino que el impacto parece ser incluso en empresas de gran porte.

No es novedad que el entorno económico se presenta con desafíos constantes, algunos que venimos llevando desde hace años: la situación interna o la inflación creciente; y otros que son relativamente nuevos o de coyuntura: los cambios que la pos-pandemia nos trajo en materia de recursos humano y la incertidumbre propia de un año electoral.

Al entorno local, hoy debemos sumarle las consecuencias de la situación internacional: Europa con una guerra que se extiende, la inflación de los países centrales y los pronósticos recesivos que, sin dudas, tendrán efectos en el resto del mundo globalizado por el simple peso de estas economías.

Como habitualmente sucede, las estructuras más profesionalizadas, toman decisiones pragmáticas respecto de sus negocios y avanzan más rápidamente en la ejecución de los cambios que se necesitan. En escenarios como los descriptos, tercerizar los servicios internos no-core para las empresas hacen a la estrategia.

En este contexto de crisis, apuntar a quedarse “liviano de ropa”, concentrando los esfuerzos en las estrategias propias de cada negocio, evaluando los mercados y su demanda, las acciones de los competidores, y buscando el financiamiento necesario para el desarrollo de la estrategia, vuelve a ser una opción para el directorio.

Algunos efectos de lo que puede venir ya empiezan a anticiparse. Quienes adelantan estos escenarios, sin dudas, estarán mejor parados frente a sus posibles efectos, aunque, como sabemos, adelantarse no es sólo prever sino contar con líderes que empujen los cambios necesarios de manera oportuna. Las estructuras más tradicionales, en cierto modo, lo son por sus líderes, quienes se aferran a los modelos que, hasta hoy, les permitieron sobrellevar muchas crisis, que no han sido pocas.

En síntesis, se trata de hacer foco en lo importante, proponiendo como alternativa a los servicios internos, los que no hacen al core del negocio, la tercerización, sea en share services centers o en firmas dedicadas.

Estas soluciones permiten costos variables conforme a las necesidades, externalizar tanto la disponibilidad como la capacitación de los colaboradores, y sumar una oferta tecnológica integrada. En fin, lo más importante, de estos modelos, resulta ser, liberar los esfuerzos de los líderes para hacer foco en el negocio.

Socio de Outsourcing & Payroll, BDO en Argentina

Temas

Dejá tu comentario