Europa mantendrá tasa (y subsidios)

Opiniones

Pocos banqueros y estrategas en cambios en Francia han prestado la debida atención a la posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE), a cargo de Jean-Claude Trichet, deje que sus tasas de interés permanezcan sin cambio alguno durante una buena parte de 2009, pese a que la inflación se mantiene en niveles preocupantes. El 77 por ciento de los economistas prevé un statu quo monetario que se mantendría en 4,25 por ciento anual.

En efecto, sólo 20 por cientode los economistas consultados por «Reuters» (17 sobre 85) apuesta a una suba a 4,50 por ciento o más, de hoy hasta fin de año. Y el 3 por ciento piensa que bajará de 4,25 por ciento.

Buena parte de los profesionales de la banca y del mercado monetario se ha solidarizado con los sindicatos agrícolas franceses satisfechos por el fracaso de las negociaciones. Los países ricos y otros en vías de desarrollo no coincidieron en lo que respecta a la agricultura, circunstancia que provocó esta caída luego de nueve días en Ginebra intentando llegar a un acuerdo en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La mayoría cree que no hubo revancha por parte de los países del Sur, quienes cada vez más poderosos, se sienten en posición de fuerza.

  • Problema mayor

    Para la India, las cláusulas de salvaguardia son un problema mayor pues un número muy importante de su población activa vive de la agricultura. Los Estados Unidos consideraron que éste es un país proteccionista, pero no lo ayudaron a que dejara de serlo.

    Por el contrario, se puede antes hablar de un reequilibrio en las negociaciones entre el Norte y el Sur, y ello luego de la reunión en Cancún del G-20 en 2004.

    Interrogado al respecto Lionel Fontagné, profesor de la Escuela de Economía de París y de la Universidad París 1, Panthéon-Sorbonne, señala que es inédito que «Brasil se haya apartado del G-20, al declararse dispuesto a firmar el acuerdo presentado en la mesa. No porque estuviese satisfecho, sino porque los negociadores brasileños comprendieron que podrían perder todo en caso de no llegarse a celebrar aquél. Y finalmente, perdieron todo».

    Asimismo, indica que no fue la posición europea la que bloqueó el acuerdo. La posición francesa fue la de hacer subir la presión para ganar en los cuatro aspectos que le son primordiales, como por ejemplo la denominación geográfica en la jerga de la OMC.

    Si se hubiese podido salvar el obstáculo interpuesto por el diferendo estadounidenseindio y la cuestión de las subvenciones yanquis al algodón, se hubiera podido abordar tranquilamente la cuestión de las denominaciones geográficas.

    La ministra de Economía de Francia declaró que «los números no cierran y no se alcanzó el equilibrio».
  • Dejá tu comentario