29 de agosto 2023 - 10:02

Financiamiento para pymes: ¿cuáles son las alternativas vigentes?

Hoy existen dos tipologías de "prestamista". Una es la tradicional, de incipiente aplicación en las pymes, aunque de gran potencial. La segunda tipología son las líneas de crédito subsidiadas.

Financiamiento para pymes. Si tomamos las últimas proyecciones de la inflación anualizada, endeudarse en pesos está en terreno de tasa negativa.

Financiamiento para pymes. Si tomamos las últimas proyecciones de la inflación anualizada, endeudarse en pesos está en terreno de tasa negativa.

Gentileza: Ladevi Argentina

En un contexto como el actual, donde la incertidumbre y la volatilidad de toda variable interviniente en una empresa azota al empresario de las pymes y sus gerentes, es notable la cantidad de consultas referidas a la oferta de financiamiento disponible en el mercado y su conveniencia.

Para atender a esta consulta hay que dividir el área de análisis en dos tipologías de “prestamista”. La primera es el tradicional y conocido por todos Sistema Bancario, que junto con el Mercado de Capitales, son de incipiente aplicación en los segmentos pymes, aunque de gran potencial. La segunda tipología es la de líneas subsidiadas provenientes de organismos multilaterales de créditos, y a través de bancos públicos, como el Banco BICE.

Las características propias de cada “prestamista” vienen configuradas por la naturaleza de la fuente del dinero y de las condiciones estructurales del mercado, en este caso, de crédito.

En el caso de la primera tipología de prestamista el monto a ser prestado viene del exceso de dinero proveniente de la actividad habitual de empresas e instituciones que deben, por cuestiones de performance, cuidado del patrimonio administrado o simplemente la debida diligencia del buen hombre/mujer de negocios, al menos acompañar el patrimonio administrado de la pérdida de poder adquisitivo de la moneda. Pero, ¿cuál es la cuestión estructural? Un mercado con exceso de pesos y con no muchos activos donde colocarlos.

Un mercado de capitales que ha penetrado poco en las pymes y empresas, con pocas cotizantes, pocas ONs, ofrece una baja oferta de activos financieros que no llega a abastecer la enorme demanda proveniente de empresas grandes e instituciones con enorme exceso de pesos y sin tener dónde colocarlo. Cuando hay más demandantes de algo que oferentes, los primeros están dispuestos a aceptar condiciones menos favorables a cambio de conseguir lo que necesitan o están obligados a obtener. En el mercado de créditos se traduce en menos tasa de interés. Como contrapartida, y ante la tasa de interés favorable para las pymes, pero desfavorable para el prestamista, se incrementa la oferta de deuda por parte de las empresas que requieren financiamiento.

¿Cuánto pagan de tasa las pymes por financiamiento?

Los instrumentos más utilizados para financiarte por parte de las pymes son los Cheques y Pagarés Bursátiles. Por su simpleza, facilidad de colocación y su habitualidad, son los de mayor circulación con tasas muy por debajo de la inflación.

Dividiendo en tramos de vencimientos de cada valor en 30, 60 y 90 días, la tasa promedio de los cheques se coloca entre 92% y 94% para segmento garantizado y entre 117% y 120% para el no garantizado.

Para pagarés en pesos oscila entre 88% y 103% para segmento garantizado y entre 99% y 103% para el no garantizado.

Si tomamos las últimas proyecciones de la inflación anualizada, endeudarse en pesos está en terreno de tasa negativa, implicando que si tenemos un cheque que tiene como fecha de pago contando a partir de hoy un año, venderlo en el mercado nos asegura que vamos a poder comprar más bienes y servicios que si lo esperamos un año y cobramos la totalidad del capital.

La naturaleza de la fuente del dinero de la segunda tipología es muy determinante a la hora de establecer la tasa. No es una consecuencia de la oferta y demanda la que fija la tasa y los plazos, sino que es un objetivo específico fomentado desde políticas de Estado y organismos multilaterales de créditos. En otras palabras, la procura acá no es de rentabilidad, o protección de la capacidad de compra del dinero disponible, sino que es dinero disponible que busca el desarrollo, fomento o cambio estructural, entre otros.

Tasas subsidiadas para pymes de organismos multilaterales

Cumplidos los requisitos mínimos, las tasas ascienden para pymes a un 49% de TNA, con plazos que se estiran hasta siete años, y de 56% para Empresas Grandes que requieran financiamiento para Cambio Estructural, para los cuales se requieren montos mayores y plazos más estirados.

¿Son comparables con las líneas de la primera tipología?

En lo absoluto, resulta imposible competir, pero el dinero disponible es finito y de aprobación más compleja y prolongada.

Ambos están disponibles para ser tomados por las mismas empresas, pudiendo cualquier pyme aplicar a descuento de cheques a 30 días por segmento no garantizado y, a su vez, obtener una financiación para -por ejemplo- la compra de maquinaria a siete años.

La obtención de financiamiento en pesos, de cualquiera de las dos tipologías de prestamistas, sigue siendo beneficiosa. La correcta estructuración de ambas líneas de financiamiento hacen a la salud financiera de la empresa.

Dejá tu comentario

Te puede interesar