"Fue un error de la Argentina haber pagado a organismos y no a privados"

Opiniones

A las numerosas demandas que existen contra el país de parte de los inversores que quedaron fuera del canje de la deuda, desde enero se sumó otra: se trata de un grupo de 30 bonistas italianos que en conjunto exigen al Estado argentino un total de u$s 20 millones en reclamos individuales.

Uno de los abogados patrocinantes de los ahorristas es el ex juez de la Corte Suprema entre 1990-1993 Rodolfo Barra, que reparte su actividad entre Buenos Aires, Roma y Milán. Allí actúa en nombre de las personas físicas perjudicadas, junto al abogado Piero Parodi e integrantes del estudio Radicati, especialista en derecho internacional y uno de los más grandes de Milán.

Estos ahorristas -medianos todos- nada tienen que ver con el megaarbitraje iniciado por la llamada «Task Force Argentina», que lidera Nicola Stock y que dice agrupar a 90% de los ahorristas italianos.

En total, son u$s 24.000 millones los que quedan pendientes de una solución por no haber ingresado al canje de la deuda tras el default declarado a fines de 2001.

En el caso particular de esta nueva demanda, en enero se hizo la presentación ante el CIADI demandando al Estado argentino. Ahora, el tribunal internacional del Banco Mundial analizará si se va o no a arbitraje, tras lo cual, si la respuesta es positiva, se iniciará el juicio.

  • Diálogo

    Desde Roma, Barra dialogó con este diario.

    Periodista: ¿Inciden en el reclamo de sus representados los pronunciamientos que han habido en Italia responsabilizando a los bancos por asesorar mal a sus clientes en la compra de bonos argentinos?

    Rodolfo Barra: Cualquiera sea la situación de los bancos, los acreedores tienen derecho de accionar contra el deudor, que en este caso es el Estado argentino.

    P.: ¿Peligran las reservas internacionales del país?

    R.B.: De acuerdo con la legislación argentina las reservas deben considerarse inembargables. Pero no creo que esto sea así en el derecho internacional, considerando fondos que se encuentran depositados fuera de nuestro país. De cualquier manera es un tema muy discutible. Pero el Estadono debe dejar que las cosas lleguen a la situación de embargo, que es una vergüenza internacional y una situación muy perjudicial para el crédito del país. Si yo fuese abogado del Estado, aconsejaría depositar la cifra reclamada a embargo a la orden del juez.

    P.: El gobierno avanza en acuerdos con otros deudores. Primero el FMI, recientemente España y próximamente el Club de París...

    R.B.: Esa es la posición más débil, yo diría definitoria, del Estado. Mucho peor fue el pago al FMI, por 100% de la deuda sin que estuviera vencida. En el decreto que ordena el pago se dice que se hace porque la situación económica del país así lo permite. En estas condiciones es imposible seguir sosteniendo la defensa de la situación de emergencia económica.

    P.: ¿Qué pasará de ahora en más?

    R.B.: Creo que han equivocado la estrategia políticojurídica. Es una estrategia equivocada haber pagado a los organismos internacionales y no a los particulares. Los ahorristas no se van a quedar durmiendo en la casa, van a reclamar. El hecho de pagar por anticipado a uno y no hacerlo con otros, es una situación que en el caso de la quiebra de un privado sería considerada una actitud delictiva. Ya hay un laudo que dice que la emergencia económica caducó, que sólo fue de diciembre de 2001 a mayo de 2003.

    Entrevista de Patricia Biurci
  • Dejá tu comentario