Lalor: "El patrón de estancia está en la Casa Rosada"

Opiniones

En momentos en que muchas mujeres empiezan a temer que la reivindicación feminista que Cristina Fernández pretendió hacer de su llegada a la presidencia tenga un efecto contrario al buscado en materia de participación femenina en ámbitos de decisión, llegan buenas noticias desde el campo. A fines de setiembre, Mercedes Lalor, «productora agropecuaria de toda la vida», como se autodefine, se convertirá en la primera mujer en integrar la comisión directiva de la Sociedad Rural Argentina, cuando Hugo Biolcati reemplace a Luciano Miguens como presidente. Mientras esperaba para presentar en la pista central del predio de la Rural de Palermo a los caballos criollos que cría desde los 17 años, la actual titular de la Sociedad Rural de General Villegas, en diálogo con Ambito Financiero, hizo un balance del conflicto agropecuario, cuestionó la falta de reacción del gobierno y negó categóricamente que a Cristina Fernández se la descalifique por ser mujer.

Periodista: ¿Cómo se vivió el conflicto agropecuario en General Villegas?

Mercedes Lalor: Estuvimos todos en la ruta desde el primer día, tanto Federación Agraria como la Rural. Nos acompañaron los tamberos, el centro de acopiadores, CATAC, los camiones; estábamos todos unidos. Villegas fue uno de los lugares emblemáticos del conflicto, fuimos un referente para toda la zona oeste. Cuando pasaba algo nos llamaban para preguntar ¿Villegas deja o no deja pasar?¿Qué hace Villegas?

P.: ¿Cuál es para usted el saldo de estos cuatro meses?

M.L.:
Es positivo. Primero, porque hubo algo muy importante que pedían las bases: la unidad de todo el sector. Otra cosa positiva fue que se unió el campo con sus localidades, que apoyaron nuestra protesta, a pesar de las incomodidades, porque entendieron que nuestro reclamo era justo. Finalmente, nos acompañaron los habitantes de las grandes ciudades porque nos vieron como un sector importante que no estaba peleando por sí mismo, sino por libertades y por reivindicar a todos los ciudadanos. Mostramos que el pueblo no quería más discusiones ni autoritarismo.

P.: ¿Así caracteriza al gobierno? ¿Como autoritario?

M.L.:
Sí, siento que este gobierno es autoritario. El patrón de estancia está en la Rosada. Muchas veces a nosotros nos presentan como patrones de estancia que damos órdenes. Hoy esa imagen no existe más porque uno trabaja con sus empleados en forma conjunta y cambiando opiniones. Es el gobierno el que ha tomado al país como una estancia. Ellos tendrían que administrar del mejor modo posible para todos. Pero en general han ido buscando diferentes sectores para tomarse revancha o como enemigos, y al sector rural lo eligieron para eso. Primero destruyeron la ganadería, después la lechería, el trigo. La soja colmó el vaso.

P.: ¿Había en el sector rural expectativas positivas cuando asumió Cristina Fernández?

M.L.: Pensábamos que ella tenía carácter y que iba a tomar decisiones propias. No que iba a acatar las órdenes de su marido. Pero me parece que son los dos iguales.

P.: Cristina presentó muchas veces su presidencia como una reivindicación para las mujeres. ¿Usted lo ve así?

M.L.: Desgraciadamente no, por la actitud que ha tomado, con un marido que es quien toma las decisiones. Ninguna de las dos presidentes que hemos tenido nos ha hecho bien. Lo que demuestra que las mujeres que llegan a la presidencia de la mano de sus maridos, como fue el caso de Cristina, no es lo que debe ser. Tienen que llegar por el voto, ganando la interna en su partido.

P.: ¿Se la critica más a Cristina por ser mujer?

M.L.: No, no es por ser mujer, es porque no está haciendo las cosas bien, y la prueba es que el ex presidente Kirchner ha descendido en su popularidad más que ella, porque se sabe que toma las decisiones él.

P.: Como mujer, ¿tuvo más dificultades para abrirse camino?

M.L.: No, hace 20 años quizá era un poco más complicado, pero hoy no, y la prueba está en que entro en la comisión directiva de la Rural. Plantear una problemática de género en el siglo XXI no tiene sentido. Hoy, la mujer que quiere trabajar puede trabajar sin que le pongan límites. No hay que hacer diferencias de género, las mujeres tenemos que trabajar codo a codo con los hombres, no confrontar, ni competir. Toda mi vida trabajé en un ámbito que se considera machista y nunca me he sentido relegada ni dejé de hacer cosas por ser mujer. He estado en reuniones donde era la única mujer y no me he sentido discriminada. Lo determinante es la actitud de una. En estos momentos hay pocas mujeres en cargos directivos en entidades rurales, pero cada vez habrá más porque hay muchísimas mujeres al frente de unidades productivas.

P.: ¿Terminó el conflicto con el voto en el Senado?

M.L.:
No, porque el gobierno no tomó nota de lo que la gente quería. No sólo el campo, toda la población quiere paz, ponerse a trabajar, generar empleo y que haya plata para distribuir. Si cerramos todas las exportaciones, como sucede ahora con la carne, con los cereales están a un precio igual que con las retenciones de casi 50% que tuvimos, se desincentiva la producción. No entienden lo de la paz, cuando nos quieren dividir a las cuatro entidades, cuando les hacen sacar a las provincias los stands de la Rural, cuando les dicen a los Granaderos que no vengan. No entienden que todos estamos apostando al diálogo porque con diálogo estaríamos tirando todos para el mismo lado. Productivamente, estamos igual que el día que se derogó la Resolución 125, sin exportación de carne, con precios para la carne peores que los del año pasado, con tambos que se cierran todos los días, con el trigo que tampoco tiene precio. ¿Cómo puede ser que en el Chaco se esté muriendo la hacienda de sed?

P.: ¿La Exposición Rural está funcionando como una especie de tregua?

M.L.: La votación fue hace 12 o 13 días. Hay que darle tiempo al gobierno para que reaccione. Pero las decisiones que tomaron hasta ahora no son correctas para iniciar un diálogo o darnos incentivos para producir. Entonces, ¿tenemos que esperar a 2009 y votar? Porque siempre nos descalifican con eso de que nadie nos votó. Pero las encuestas están mostrando que la población está de acuerdo con nuestro reclamo. Y al gobierno se lo votó para otra cosa; ellos son los que tienen que rectificar el rumbo porque están equivocados. Las elecciones del año que viene lo van a demostrar. Es una lástima que tengamos que esperar porque el mismo Congreso donde ellos tenían una mayoría automática les mostró que estaban equivocados. Sería bueno que tomen nota de que en seis meses ha habido un gran cambio en el país. Estamos como en una tregua, pero si siguen destruyendo nuestra producción, vamos a tener que protestar nuevamente.

Entrevista de Claudia Peiró

Dejá tu comentario