Brecha de género laboral y liderazgo femenino: un desafío para mejorar la productividad

Opiniones

La igualdad de género continúa siendo un tema de mayor importancia en la sociedad. Las mujeres deben tener mayor participación, lo cual ayudaría a la rentabilidad empresarial.

La brecha de género laboral es una problemática que aún no hemos podido resolver como sociedad y como sistema productivo. Si bien durante algunos períodos de tiempo la cantidad de años que llevaría lograrlo, fue disminuyendo al igual que ocurre este año en comparación con el 2021, la desigualdad que sufren las mujeres en relación a los hombres en ambientes de trabajo es muy extensa.Al ritmo actual y según un reciente informe del Foro Económico Mundial, alcanzar la paridad de género tomaría 132 años.

Un ámbito en el que la brecha de género es más pronunciada, son los cargos jerárquicos y las juntas directivas, donde la participación femenina crece, pero aún está lejos de un equilibrio. Es paradójico, ya que las empresas con más diversidad de género logran mejores resultados y tienen mayores probabilidades de alcanzar una rentabilidad económica superior a la media.

De hecho, la diversidad de opiniones y de miradas es lo que permite a las empresas desarrollar procesos de mejora continua, superarse y alcanzar mayores niveles de calidad y competitividad, y como consecuencia de ello incrementar sus resultados.

Si bien las causas de esta realidad son múltiples, consideramos fundamental transformar el modo en que hoy se concibe el potencial de las mujeres para ocupar puestos de liderazgo, el cual da cuenta de silenciosos sesgos que aún siguen operando.

Por qué se destacan las mujeres

  • Por ayudar a pares
  • Construir redes colaborativas dentro de las organizaciones, aunque estas siguen mostrando cierta reticencia para hacer visibles y apropiarse de sus logros.

De igual modo, manifiestan desconfianza o inseguridad para sembrar relaciones con superiores que puedan traducirse en oportunidades concretas de desarrollo de carrera.

Los hombres en cambio, suelen apropiarse con más naturalidad de sus éxitos y buscar el liderazgo en forma más directa.

DESIGUALDAD DE GÉNERO.jpg

Desigualdad de género en Argentina

Muchas mujeres sienten que no poseen las habilidades o trayectoria requeridas, lo cual deja en evidencia que resulta necesario apuntalar al público femenino en el cambio de modelo mental y fortalecimiento de la confianza, antes que en el desarrollo de habilidades concretas.

Suele darse muy a menudo que las mujeres poseen la experiencia y competencias necesarias para asumir roles de liderazgo y/o de mayor responsabilidad, pero consideran que no están lo suficientemente listas, aunque esta sensación sea infundada.

Es por ello que consideramos de vital importancia para seguir achicando la brecha de género y alimentando el crecimiento y evolución de las empresas, que se lleven a cabo programas de desarrollo del liderazgo femenino en las organizaciones, que puedan focalizar y transformar la problemática anteriormente mencionada.

También es importante que las organizaciones y sus equipos avancen en la implementación de buenas prácticas, orientadas a disminuir la brecha de género.

Qué hacer desde la cultura empresarial

  • Dar visibilidad en sus blogs corporativos y redes sociales a historias de Mujeres Líderes que lograron superar sesgos y triunfar profesionalmente, aún en ámbitos altamente masculinizados como el industrial.
  • Al realizar búsquedas laborales, definir cada posición en genérico. Por ejemplo Gerencia en lugar de Gerente, Jefatura en lugar de Jefe. Aunque pudiera parecer meramente un tema de nomenclatura, consideramos fundamental que nuestras palabras cotidianas también reflejen la inclusión que deseamos seguir construyendo, ya que creemos en el poder generativo del lenguaje.
  • Trabajar la superación de los sesgos de género desde los equipos de liderazgo.
  • Empoderar a las mujeres que forman parte de la empresa.
  • Impulsar programas que favorezcan el desarrollo del liderazgo femenino.
  • Comprometerse con el Programa Ganar-Ganar de ONU Mujeres, adhiriéndose a los Principios de Empoderamiento de las Mujeres (WEPs).

Lo central es tener claro que la brecha de género no es un fenómeno que tenemos que esperar a que otros resuelvan. Es un desafío con el que cada una de nosotras debemos involucrarnos y gestionarlo.

Es importante que creamos en nosotras mismas, que no naturalicemos los sesgos que complican nuestra inclusión, que nos esforcemos y busquemos lo que deseamos, que hagamos visible el valor agregado que aportamos, que fomentemos vocaciones industriales entre las jóvenes, que no tengamos temor a liderar y ocupar posiciones críticas. Que nos empoderemos a nosotras mismas!

Team Leader en NUMAN - Headhunter Industrial

Dejá tu comentario