Cada vez más mujeres eligen el mundo de la programación

Opiniones

Este 13 de septiembre se celebra el Día Internacional del Programador y de la Programadora. La actividad presenta una gran demanda laboral y en los últimos años vio crecer la participación femenina.

Este 13 de septiembre, como cada día número 256 del año desde 2009, se celebra el Día Internacional del Programador y de la Programadora, una profesión de gran demanda laboral e históricamente masculinizada que en los últimos años vio crecer la participación femenina.

Según datos del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) del Ministerio de Economía de la Nación, en mayo de 2022 el empleo en servicios informáticos en Argentina superó los 140 mil puestos de trabajo formales, un 10% más que el año pasado. En tanto, se registraron 46.831 puestos laborales de mujeres, lo que representa un 15,7% más que en 2021.

Desde la Secretaría de Economía del Conocimiento -también del Ministerio de Economía-lanzaron Argentina Programa 4.0, una iniciativa que promueve cursos de capacitación gratuita en herramientas relacionadas al software y habilidades tecnológicas. En las ediciones anteriores, 4 de cada 10 del total de personas que se inscribieron fueron mujeres, dato que proyecta una perspectiva de inclusión.

Para 2023, Argentina Programa 4.0 formará 70 mil programadoras y programadores en un mercado que tiene un déficit de personal calificado estimado en 10 mil búsquedas anuales.

“Gracias a Argentina Programa logré entrar a Integra Media con 31 años, sin experiencia en nada relacionado a la tecnología y cambiando totalmente de rubro. La empresa decidió apostar por mí y me dijeron que, si bien no tenía experiencia en el sector, veían muy desarrolladas mis soft skills y la parte de liderazgo. Así que me dieron la posibilidad de ser Scrum Master [figura que lidera equipos] de un grupo de 10 personas de diferentes partes del mundo: Ucrania, Rusia, India, Estados Unidos y Argentina. Actualmente me promovieron a líder del proyecto de software del equipo de implementación”, contó Gimena Sánchez, oriunda de Salta.

Sharon Imhoff Anzor (28) también decidió cambiar por completo de rumbo su vida y se anotó en Argentina Programa. “En ese momento yo estaba ejerciendo como profesora de música y buscando una nueva rama porque no me sentía del todo cómoda en esa profesión. Ahora trabajo en una consultora que se llama Connectis como desarrolladora de Java Junior y me encanta. En el mundo de la programación me siento mucho más a gusto, no solo a nivel salarial, sino también a nivel crecimiento personal”, dijo.

“Argentina Programa te abre muchas puertas, este mundo te da muchas oportunidades y se puede crecer en todos los sentidos”, remarcó Antonella Paiz Loker que tiene 32 años, es de Entre Ríos y trabaja como desarrolladora de software en la empresa BP4.

Alejandra Escubilla tiene 22 años, es de Capital Federal y consiguió su primer trabajo en Provincia Microcréditos del Banco Provincia. “Yo estudiaba programación en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y me enteré del curso porque mis compañeros lo compartieron en WhatsApp, así que me pareció una buena idea anotarme para tener una certificación y una futura vinculación laboral”, contó.

“Hay muy pocas mujeres en programación”, subrayó Gimena Sánchez. “Yo trabajo en una empresa que tiene más de 300 empleados de los cuales solo el 20% somos mujeres, pero cada vez somos más. Es importante que haya más programadoras porque hay ciertas características, como las soft skills, que podemos aportar al trabajo en equipo y que hacen falta en la industria”, agregó.

“No hay que tener miedo, todos arrancamos desde cero y hay que mandarse. Si alguien que esté interesado en entrar en el mundo de la programación lee esto le diría que hay que meterle para adelante sin miedo”, concluyó Sharon Imhoff Anzor.

Dejá tu comentario