Covid-19: del sumas y saldos surgen créditos de unos, deudas de muchos y compromisos de todos

Opiniones

El esfuerzo de los sectores esenciales tanto del ámbito privado como público merece nuestro mayor reconocimiento y nos obliga moralmente como sectores no esenciales a desarrollar los mayores esfuerzos.

No puedo evitar defectos propios por mi formación académica; estoy tratando de ir recopilando la data para luego esbozar un balance de la crisis desde una óptica no precisamente contable.

Más que un balance recién podemos hacer una suerte de Sumas y Saldos.

El esfuerzo de los sectores esenciales tanto del ámbito privado como público merece nuestro mayor reconocimiento y nos obliga moralmente como sectores no esenciales a desarrollar los mayores esfuerzos que ayuden a superar la crisis.

Justamente hablando de aportes, ocurre que el sector privado no esencial viene desarrollando acuerdos en el Ministerio de Trabajo (el llamado procedimiento preventivo de crisis) que en los hechos importan reducciones de salarios en orden al 30%. (Denominados suspendidos y que de alguna manera coadyuvan a mantener vigente la fuente de trabajo de la empresa). El acuerdo de SMATA y Petroleros es un ejemplo de los muchos existentes y/o en curso.

Vale destacar que en el caso de las PYMEs dicho procedimiento no se encuentra tan fácilmente a su alcance, ya que en términos prácticos al tener pocos empleados (no despiertan el interés de los gremios) y se enmaraña lograrlo, todo lo que lleva al titular/es de la/s PYMEs a no realizarlo.(lo que a su vez le complica aún más mitigar los efectos económicos por la baja de volúmenes de trabajo).

Sería un aprendizaje para el futuro que en el caso de la PYMEs (con certificado fiscal por ende ordenadas y controladas) puedan acogerse al Procedimiento Preventivo de Crisis cumpliendo solo una serie de requisitos objetivos y no depender de negociaciones subjetivas (que por otra parte son a las que nunca llegan), justamente porque carecen de interés para los interlocutores; salvo el interés del titular de la PYME.

De la simple observación surge que en el sector público se abona a los empleados esenciales (salud, seguridad, limpieza, energía, etc) los mismos sueldos que venían teniendo antes de la pandemia; mientras que los empleados públicos no esenciales (que se asemejarían a los suspendidos en el sector privado ya que no prestan servicios) cobran idéntico salario o sea el anterior a la pandemia; todo lo cual expone una tremenda injusticia.

Los denominados esenciales del Sector Publico arriesgan día a día, con su cuerpo para darnos el fruto de sus tareas; mientras los otros (sector público NO esencial); si bien sufren el encierro pueden ahorrar (viáticos, comidas, etc) ya que cobran el salario completo.

Así como el sector privado NO esencial en los casos de mayor envergadura por volumen de contratación afecta a la baja los importes salariales debiera seguirse mismo tratamiento en el caso del sector público NO esencial; afectando dicho ahorro en términos presupuestarios o en su caso para premiar sin mayor erogación presupuestaria a quienes están trabajando con todos los riesgos colaterales.

Los Bancos NO han viabilizado con agilidad el financiamiento PYMEs; situación no aceptable en las asistencias para sueldos y discutible en lo referido a Capital de Trabajo.

Debiera obligarse la asistencia en las cuentas sueldos de los empleados por magnitudes del 50/80% de los mismos; las empresas podrán luego aceptar los préstamos o precancelarlos.

Por otro lado la crisis, su envergadura, caracterización e indescifrable finalización hace necesario un cambio en los procesos operacionales tal cual como los conocemos ejecutados hasta ahora.

Resulta imprescindible desarrollar protocolos de trabajo y operación que denominaremos PROCESOS SANITARIAMENTE SATISFACTORIOS.

Ciertamente que el lavarse las manos en forma asidua llego para quedarse, así como el distanciamiento social (aislamiento en el caso de mayores por ahora) con cumplimiento más estricto por lo menos hasta que la vacuna esté disponible; pero sin duda vamos a tener que modificar hábitos. (Procesos, conductas)

No podemos llegar a un eventual próximo VIRUS (o el mismo Covid 19 para el caso que no se logre la vacuna perentoriamente) con las mismas debilidades que estamos reconociendo en la situación actual (no volvamos a tropezar con las mismas falencias).

La gestión de procesos industriales, de manufactura, comerciales y de logística en general ameritan una redefinición con el objetivo de minimizar los riesgos sanitarios. (Habiendo tomado conciencia de la existencia de los mismos; debemos realizar un análisis para ejecutar las modificaciones necesarias).

En la faceta de administración y finanzas; existen a la fecha procesos que son ecológicamente incorrectos (por la utilización desmedida o innecesaria de papel) a los que debemos sumar aquellos Sanitariamente Incorrectos ya que importan movimientos de personas y papeles, situación que ahora podemos definir como sanitariamente peligrosa (porque eventualmente trasladan virus y eso sin exponer lo improductivos que resultan).

Para la explicitación, análisis y propuestas de soluciones los invitamos a participar este miércoles 22/04/2020 a las 18 horas de la Charla Virtual on line; “Financiamiento en los Procesos de Cobranza y Pagos PyME en tiempos del COVID 19 y después ...” pueden inscribir accediendo a www.ambitopyme.com.ar

Las Pymes son la solución, solo hay que representarlas. Por ahora desde casa y cuidando a nuestros mayores.

(*) Integrante de la Mesa Problemática Pyme del CPCECABA; Experto Pyme del Ministerio de la Producción; Integra Registro Permanente de Auditores y Consultores de CABA; Director de IDN Finanzas SA.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario