Economía sin contexto, un conflicto cultural

Opiniones

Las restricciones testamentarias "M" se agravaron con la pandemia El país necesita consolidar la unión  nacional, pese a los frustrados contrincantes  que no lo desean.

Con la pandemia que continúa poniendo en primer plano los problemas económicos, los profesores tenemos que abordar temas que pueden hacer que algunos maestrandos se sientan incómodos con la preexistencia de sus saberes. ¿Cómo construir confianza para tener conversaciones embarazosas con profesionales que han sido adiestrados en “el pensamiento único”, bombardeados de información sesgada, ahora que nuestras aulas son remotas? Todo un desafío.

Antes del primer día de clases me comunico con mis alumnos por web campus, correo electrónico, grupo de WhatsApp y les doy la bienvenida al curso. Dejo en claro que estoy muy interesado en ayudar a que aprendan, no vengo para imponer un marco teórico. Invito mayormente a mis clases, practitioners con perspectivas diferentes a las mías y no intervengo en lo absoluto, solo aplico como moderador. También me tomo tiempo para responder en la semana y fuera de horarios razonables, a cada alumno sus inquietudes. Sé que hago una inversión de tiempo significativa, pero muy importante. Es lo que permite establecer confianza con el saber más áspero, más ingenuo. De esta forma los profesores podemos construir conexiones imprescindibles para alcanzar progresos culturales ciudadanos. - ¿Y para qué? –

Efecto contengo

Por ejemplo, para reflexionar acerca del “efecto contengo”. Esta nominación sustituiría al “efecto derrame”, constituyéndose en una versión más adaptada al “fake” del mismo supuesto, menos rebuscada, mas insolente. Podríamos ayudar a reflexionar como (0.0266% de la población) acaudalada persuadió a una parte de la clase media y algunos pobres, para que salgan en contra del gravamen a las grandes fortunas. El discurso persuadió a una parte importante de los profesionales. Si prospera el relato, resultaría que la contribución a los pobres la efectuara el personal jerárquico, los comerciantes, las pymes, los bancarios, los empleados, los operarios y, obviamente los pobres; en lugar de los acaudalados. - ¿Cómo? - Pagando impuestos directos, indirectos, endeudándose. En el peor de los casos con inflación, todo para sufragar el déficit fiscal emergente de la ayuda.

Situación política en Latinoamérica

Un clima viscoso recorre Latinoamérica. Se agravan los altos niveles de informalidad laboral, pobreza, inequidad, inseguridad y, surgen movilizaciones intimidatorias. Se acrecienta la excitación autocrática en la región con Gobiernos proclives a este tipo de comportamientos. Colombia, Chile, Bolivia, Ecuador y Brasil, cercando las libertades ciudadanas. Aunque de otro signo, también esta Venezuela donde las penurias de los presuntos beneficiarios de un Gobierno popular contrastan con la realidad cotidiana. La Nación esta militarizada, la gente distanciada entre la idealización y la desvalorización de sus autoridades. Una grieta de intensa estabilidad. El Gobierno venezolano se debate entre revertir una situación económica social inhumana y el riesgo de perder el control político. La única buena noticia regional es que si China se puede volver a transformar en motor de crecimiento de la economía mundial, Latinoamérica vuelve a crecer como sucedió desde 2003. Es el único país con predictibilidad de crecimiento en todo el mundo de alrededor de +2.5%, frente a un promedio de caída (-6%) de los países desarrollados y (-2%) de los mercados emergentes.

Contexto económico mundial

La caída trimestral promedio anualizada (PBI) en el segundo trimestre en los países: Desarrollados (-36%). EEUU se desplomaba (-32%), Eurozona (-40%). Reino Unido (-60%), Francia (-45%), España (-56%), Italia (-41%), Alemania (-34%). los mercados emergentes más perjudicados por la fuga de capitales, India (-54%), Sudáfrica (-52%), Filipinas acumula (-65%) con el primer trimestre. Perú (-72%), México (-53%), Colombia (-46%), Chile (-45%), Brasil (-34%). En EEUU más de 60 millones de personas solicitaron seguros de desempleo, mientras se negocia una nueva ronda de inducciones (más gasto público, más emisión monetaria). Es que todos los dólares emitidos están en la bolsa, lo cual no ayudó y generó una bomba de tiempo si la crisis de prolonga. Las firmas grandes están liquidas, pero no saben qué hacer con tantos dólares, ya que la gente teme gastar. En 60 días EEUU emitió más dólares y dio más préstamos que en toda la crisis 2008-2009.

Economía argentina. Sujeción del dólar

El Gobierno puso en práctica un programa progresivo con consistencia macroeconómica, explicitada con mayor claridad. El esquema que eligió la gente para ponerle punto final al ajuste, ahora profundiza el control de cambios iniciado en la última etapa macrista. La brecha entre el “blue” y el “ahorro” es de 2,72%. Si esto se consolida eclipsa en magnitud los incentivos para comprar los 200 dólares oficiales por mes. El torniquete estaba vocalizado y coreado. El Gobierno evitó una corrección cambiaria, manteniendo el crawling peg todo lo que pudo, pero había que hacer algo más.

Las restricciones testamentarias “M” se agravaron con la pandemia. Si a la reestructuración de deuda ley internacional se le suma la reestructuración de la deuda en dólares ley local, el Gobierno ahorra alrededor de u$s54.000 millones entre 2020 y 2024 y, aproximadamente u$s70.000 millones entre 2020 y 2028.

Con base en índices de movilidad, gastos de tarjetas, consumo eléctrico y otros conocimientos privados, podemos prever que la economía en julio y agosto crecerá. La economía creció en mayo y junio. Se advierte la desaceleración de la inflación, aunque la situación de los sectores postergados es lamentable. El Estado ha establecido que ya no se presione más en forma indolente.

En otro orden de cosas, los ex funcionarios de Cambiemos se perciben más pendientes de evadir responsabilidades penales que de ayudar al oficialismo.

Discretamente el Gobierno actual está preparado para sacar a la Argentina del crepúsculo neoliberal. El país necesita consolidar la unión nacional, pese a los frustrados contrincantes que no lo desean. Es fastidiosa la descontextualización, cada vez que habla o escribe un oriundo de Disneyworld, insiste con “las reformas estructurales”.

Reformas estructurales

Podemos y debemos hablar de reformas estructurales, pero claramente no las de Washington. Ya expiraron. Cuando hablamos de reformas estructurales, inmediatamente concurre una única idea. No necesariamente deben ser las que impulsa el orfeón, aunque un análisis estructural y eventualmente una reforma pueda ser el comienzo de un ciclo de bienaventuranza. En medio siglo la aplicación de modelos de investigaciones estructurales se ha visto entorpecido a causa de ciertas investigaciones econométricas. Es que en realidad, han estado inspiradas mucho mas por el deseo de orientar la política económica que por contribuir al conocimiento de la realidad.

Modelos

Uno de los conceptos mas aceptados entre los expertos en econometría es la distinción entre variables exógenas y variables endógenas. Las variables endógenas aparecen en el modelo, como función de las exógenas y de las constantes de las ecuaciones, prescindiendo de las “variables predeterminadas”, vocablo cuya definición no es unánime. Basta considerar modelos diversos para comprender que tal distinción solo puede aspirar a tener un sentido relativo, porque “endógena” o “exógena” recaerá en cada variable según una idea preconcebida de lo que busque construir el modelo. Tinbergen le llama “instrumentos” a las variables exógenas y “objetivos” a las endógenas, cuyo valor es el resultante de aquellas y de los datos del modelo.

Lo importante es que desde el punto de vista de la estructura económica, la realidad no nos enfrenta con relaciones de causa efecto entre variables exógenas causantes y variables endógenas, sino con relaciones de interdependencia, donde cada fenómeno está determinado por otros que a su vez, contribuye a determinar. La preferencia de la econometría tiene que ver con que los modelos nacieron al impulso de los fenómenos cíclicos. Y, es que resulta más fácil simplificar la realidad en los términos de un problema, prescindiendo de influencias secundarias, que tratar de reflejar la totalidad la realidad. La preferencia es incuestionable.

Lo estructural define la guerra

Lo estructural se afirma como permanente frente a lo coyuntural. La estructura económica sirve como soporte estable ante los shocks y la volatilidad de la vida económica. Por eso para la formulación de leyes estructurales permanentes, es necesario que estas resulten validas en la organización y la actividad económica.

¿Por qué es la batalla final? Porque las reformas estructurales consisten en lograr que las mismas se establezcan en forma permanente. A las propuestas únicas que venimos escuchando hace décadas se las trata como leyes incuestionables, sin embargo la identidad de las estadísticas deja bastante que desear en las comparaciones internacionales. Hay circunstancias históricas y culturales propias de cada país que están desconectadas de los ideales hegemónicos y, tal vez la Argentina sea el ejemplo más evidente. Pero es cierto que el alejamiento de la decadencia y el éxito de la política están ligados a las reformas en las relaciones estructurales entre unas variables y otras. Aunque es necesario que se correspondan con las circunstancias reales observadas, caso contrario los resultados no responderán a las expectativas.

Evidencias empíricas

Si las relaciones estructurales comprobadas a lo largo de un periodo de cincuenta años han fracasado en forma permanente, una política que se apoye en estas estaría condenada al fracaso. Sabemos -por la experiencia de la Convertibilidad- que existen recetas que funcionaron por diez años y luego resultaban inaplicables en un punto, estallando sin que eso se pueda evitar. Además para quienes nos dedicamos a investigar la tecnocracia, la crisis financiera y de gobernabilidad de 2001, existen evidencias empíricas y un aprendizaje.

Como decía en el artículo anterior, un economista no puede analizar como un ingeniero mecánico. Los técnicos se enfrentan con la estructura mecánica, gozan de la ventaja de tratar una realidad exterior a ellos mismos. Alternan generalmente con “cosas”, no con seres humanos. En cambio la economía como ciencia social; encuentra al científico inmerso en el mundo que estudia, del que el mismo y su historia forman parte. Esta inmersión del economista político y su objeto de estudio se sobrecarga debido a la complejidad del mundo social. En términos sociales es difícil seguir el paso de las repercusiones de los epifenómenos de las decisiones, porque el mundo no está formado para decidir a través de las planillas de Excel, sino que es fruto del devenir histórico. Constituye una realidad viviente, guste o no; mas comprendida por la intuición que tienen los políticos que por el razonamiento lógico de macroeconomistas cuantitativistas o expertos en ingeniería financiera.

El porqué

Es obvio que los autores de la economía clásica se excitaron más por explicar la realidad que por describirla científicamente. La concepción de conjunto de toda la realidad económica se sumergió con cierto matiz político y fue a dar soporte, no a las argumentaciones de los estudiosos imparciales, equitativos; sino al depósito dialéctico de los hombres de acción, empeñados en ganar peleas políticas. Debería ser natural-no lo es-que se evite arriesgar objetividad dando acceso a construcciones atrevidamente parciales en función de razones externas a la ciencia.

En el mismo sentido, los teóricos de las reformas del Consenso de Washington, se preocuparon más por exponer con apariencia científica una realidad creada, que por concebir soluciones para el bienestar general. Hoy la economía sigue abiertamente ideologizada, mediante un conjunto de leyes presuntamente irrefutables, dejando de lado la objetividad, para servir intereses.

Profesor de Postgrado la UBA y de Maestrías en universidades privadas. Presidente de www.hacer.com.ar. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros. hacer@hacer.com.ar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario