Los mejores consejos para buscar trabajo en cuarentena

Opiniones

¿Qué puede hacer un profesional para conseguir empleo en este tenebroso contexto. Mucho, si entiende que existe un "nuevo paradigma" del mercado laboral.

Yo solía ser experta en el Mercado Laboral. Si, no es un error de tipeo. Estoy usando el pasado, muy conscientemente. Aunque parezca mentira, hubo tiempos -no muy lejanos- en los que los “head-hunters” teníamos dificultades para lograr tomar un café y hacerles propuestas a buenos ejecutivos. Y con ayuda y apoyo de un buen programa de outplacement, quienes resultaban despedidos por razones propias o reestructuraciones, en un promedio de 45/60 días estaban negociando una nueva oportunidad.

Estas prácticas, nos tornaban, casi sin notarlo en “expertos" en la dinámica del mercado laboral. Parece salido del humo de la lámpara de Aladino, verdad?

En la actualidad, no solo casi desapareció la gestión de los head-hunters -red Linkedin mediante- sino que gracias al costo de la triple indemnización, ya nadie recibe el beneficio de Outplacement. ¿Entonces qué puede hacer un profesional dentro de este contexto tenebroso de pandemia para buscar trabajo?

Poco, si es que todavía cree en que las acciones tradicionales de búsqueda le servirían. Mucho, si entiende que hay un “nuevo paradigma” del mercado y se ocupa de aprenderlo y ajustarse a las nuevas consignas.

Sea en la “nueva” realidad o la “actual” realidad, la explicación mas simple del nuevo paradigma es que ya no se acostumbra a “buscar trabajo” sino a “vender servicios”, es decir ofrecer soluciones. Es muy fácil de decir y difícil de implementar, ¿verdad?

He conocido cientos de profesionales que en algún lugar escucharon que debían “modernizar” su CV; y entonces, buscaron en Google algunas plantillas, las adaptaron y se quedaron demasiado tranquilos.

Con pena observo a otros que, en la red Linkedin, colocan la opción “en búsqueda activa” como cartel identificatorio. Un colega opina que hacer eso equivale a decir “tengo sed” en medio del desierto.

Justamente, aprovechando la situación de cuarentena que obliga a muchos a limitar su día a los correos, es cuando más impacto se puede lograr si se aprende a buscar trabajo.

Van algunas perlas de orientación:

  • A las mayorías de las búsquedas se les aplica la gestión de robots. Hay que pensar qué palabras usar para que ellos identifiquen claramente su propuesta.

  • Ya no importa tanto lo que usted haya hecho en el pasado, sino sus logros. Vale decir, los logros son la parte más importante de su CV.

  • Los formatos que ofrece Internet para su CV no siempre son convincentes. Hay un formato llamado “Bioinventario” que permite destacar primero su perfil y luego su trayectoria laboral.

  • Si usted está registrado en Linkedin, no espere ser llamado. Trabaje en saludar y mantener “caliente” sus contactos. Ellos, de por si le ayudaran si en verdad le conocen. NO sirve tener cientos de contactos desconocidos.

  • El 95% de las primeras entrevistas laborales se realizan vía Zoom, Skype, Teams o alguna otra variante de estas plataformas. Hay que entrenarse para “lucir” bien, expresarse y mirar a la cámara.

  • La herramienta clásica = carta de presentación sigue en total vigencia. No repetir lo que dice el CV sino explicar qué soluciones, a cuáles problemas sus servicios podría ayudar.

Hoy nadie niega la importancia de invertir tiempo, dinero y esfuerzo en conseguir ayuda para lograr su objetivo. Existe el coaching especializado y el mentoring en el caso que ya tenga trabajo para no perderlo.

*La licenciada Cristina Mejías es consultora, head-hunter y especialista en consultoría de carrera.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario