Confirman que existió monitoreo informático especial (e ilegal) de la AFIP para Oil Combustibles

Política

Exdirector de recaudación ratificó (por primera vez) creación de "herramienta" para vigilar en tiempo real al Grupo Indalo. Dijo que no la usó, pero deslizó que "para alguien, podía ser importante ver a todo el grupo". "No había que tomar ninguna decisión", admitió, porque deuda estaba "regularizada".

En una declaración fraccionada –que continuará la semana próxima- un testigo reconoció, por primera vez en el marco del juicio oral, la existencia de un sistema informático especialmente desarrollado por la AFIP para monitorear en tiempo real los movimientos de la petrolera Oil Combustibles y de sus empresas relacionadas. Sergio Oscar Flosi integró la Dirección General de Grandes Contribuyentes Nacionales confirmó el hallazgo que se investiga en otra causa judicial que tiene en el centro de las acusaciones al exadministrador Alberto Abad por haber escogido un puñado de contribuyentes para incluirlos en esta “herramienta informática”. Flosi se cuidó de mencionar que su área no utilizó el sistema diseñado dentro de AFIP porque tenía acceso a las bases de datos por otra vía. Pero al pasar, mencionó que la plataforma permitía que otros sectores de AFIP pudieran acceder a la misma información sobre Oil, cuyo diseño corrió por cuenta de las “áreas centrales”, que estaban bajo el mando de Abad.

“Para alguien podría ser importante ver todo el grupo”, deslizó cuando lo cuestionaron por el desarrollo informático llamado “grandes deudores” y señaló un puñado de contribuyentes. No lo dijo pero el único otro grupo económico enlistado en la aplicación era el de Lázaro Báez. Al momento en que se mencionara un “grupo de tareas” que realizaba los análisis sobre Oil, esquivó la respuesta respondiendo que él trabajaba con su equipo. Pero deslindó todo en órdenes de Juan Carlos Santos, su superior en Grandes Contribuyentes y uno de los señalados como encargados de impulsar el estrangulamiento de la empresa desde el fisco. Tendrá que sentarse como testigo, Santos.

Convocado por la querella y la fiscalía para declarar en el juicio, Flosi tuvo un primer análisis sobre la situación de planes de pago de Oil Combustibles y de su deuda apenas fue recibido por Grandes Contribuyentes. A preguntas de la querella, confirmó el informe en el que cuantificó una deuda de $6645 millones, pero también agregó que todos los planes de pago que habían quedado caducos fueron incluidos en nuevos planes contenidos en Resoluciones Generales, procedimiento que se hizo de manera automática y que los sistemas de AFIP permitían, sin intervención humana. “Corre para todos los contribuyentes”, refrendó Flosi, con casi 40 años de carrera. “Tenía planes totalmente vigentes y se actualizó esa información (a la justicia). No era deuda exigible”, respondió el testigo a las preguntas de la fiscalía sobre planillas que confeccionó detallando los planes y la deuda de la petrolera ante el pedido de Julián Ercolini.

También sobrevoló un tema que generó interés: la AFIP –durante la era Echegaray- ya había tenido intenciones de mover a Oil de la agencia Palermo a Grandes Contribuyentes a principios de 2015. La administración de Abad siempre sostuvo, en contrario, que se había “ocultado” a la petrolera para permitirle controles más laxos. Cada testigo al que se le preguntó rechazó que existieran diferencias entre los controles de ambas áreas. Pero ahora también sorprendió que se hubiera evaluado hacer algo similar con un año de anterioridad, lo que contradice que ese paso hubiese sido clave para advertir su situación respecto al ITC. “Es exactamente igual”, explicó Flosi las acciones que desde ambas áreas se hacían para intentar el recupero de las deudas.

Hubo explicaciones acerca del marco en el que se tramitaban los planes de pago especiales del Artículo 32, las adaptaciones que hacía la “línea” de AFIP ante determinadas cuestiones que no estaban contempladas en la norma, y los pedidos que surgían para los planes de pago hasta de organismos públicos y de entidades sin fines de lucro, incluyendo otras petroleras. La fiscalía buscó percutir en la caracterización de Flosi respecto a Oil: “Se trataba de un contribuyente que había decidido acogerse a planes de pago y estaba dilatando el ingreso mensual de su obligación, pero todos los planes estaban vigentes. No era exigible la deuda porque estaba financiada”. Y agregó: “En ese momento no había que tomar ninguna decisión. La había regularizado reiteradamente en planes de pago”. Pasó desapercibida la mención de “no había que tomar ninguna decisión” para resaltar que ocurrió lo contrario.

Lamentándose de que debería haber existido una regulación estándar para tramitar esos planes, reiteró que los usos y costumbres generaron sus propias prácticas. “Nos hubiera ahorrado problemas a funcionarios y a contribuyentes. Hubiéramos sido más transparentes”, admitió en nombre de la AFIP.

Flosi respondió afirmativamente cuando se le preguntó si ya en Grandes Contribuyentes, Oil había presentado otro plan de pagos que había sido aceptado por Abad. Y agregó que el 30 de marzo de 2017 se detectó un bloqueo informático que le impedía acceder a una resolución de AFIP. Dijo que Jurídicos recomendó aceptarla porque así lo decía la ley. “¿Conoció algún otro caso con problemas iguales?”, le preguntaron. “No”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario