Agresivo Bielsa en inicio de campaña

Política

Cristina Kirchner finalmente no fue de la partida, pero el Presidente cumplió con ser el invitado especial en el acto de lanzamiento de los candidatos a diputados nacionales y locales por la Capital Federal.

Quizá porque Rafael Bielsa debía ser el centro del escenario en Parque Norte, con la llegada de la noche, la primera dama eludió la cita de un acto al que el retraso en su inicio le opacó la algarabía.

El canciller -primer candidato a diputado nacional-, vestido de saco y remera negros, fue el orador central de la presentación (ver vinculada) y debió pasar hasta ese momento por algunos trances incómodos.

• Interrupción

Alrededor de una cerca -dentro de la cual estaban las «personalidades»- se ubicó el público que no contó con invitaciones especiales y que tampoco desbordó el local, pero coincidió con los asistentes privilegiados a la hora del canto. Fue después de las estrofas del Himno Nacional Argentino, que Bielsa desde el escenario, junto con el resto de los candidatos, entonó eufórico acompañando con el ir y venir de su brazo y los dedos en «v». Inmediatamente el presentador de ocasión quiso dar comienzo a las oratorias, pero lo interrumpió el público cantando la marcha peronista. Bielsa, un extrapartidario en la lista oficialista, no profesa la liturgia del PJ, eje del Frente para la Victoria que lo portará en la boleta de octubre, y evita presenciar esas emociones. De pie, resignado, sólo lo acompañó en el mutis la segunda candidata a diputada nacional, Mercedes Marcó del Pont, pero también Néstor Kirchner evitó los versos en la primera fila, junto con un entusiasmado jefe de Gabinete que llegó hasta el final con la vocalización.

Antes, durante la espera, los candidatos permanecieron en un salón especial, como se acostumbra. Sin nada de beber ni de comer, sólo de pie se dieron tiempo para intercambios de pasillos. Estaban la adelgazada senadora
Vilma Ibarra junto con la siempre fluorescente ex radical María José Lubertino, entre otros. Todos venidos de la política, hicieron un vacío al conductor de TV Claudio Morgado mientras murmuraban declaraciones de ese candidato -en puesto 4- a diputado nacional, como que votaría una comisión investigadora sobre los fondos de Santa Cruz. Tampoco cantó la marcha partidaria, Morgado, quien se pasó el día dando explicaciones de lo que había dicho «en potencial».

• Novedad

A medida que los iban nombrando, comenzaron a subir al escenario los candidatos a legisladores porteños que pasaron desde el 14 hacia el primero, Elvio Vitali, el titular de la Biblioteca Nacional. Con los saludos de rigor, subieron las ibarristas Mónica Guariglio e Ivana Centanaro, los sciolistas Albero Pérez y Lucía Manfran (a propósito, también faltó Daniel Scioli, de viaje fuera del país) y, entre otros, la albertista Silvia La Ruffa, Alicia Bello (FUP), Sebastián Gramajo (línea secretario de Cultos, Guillermo Oliveri, co-conductor de la campaña electoral, quien llegó con los principales funcionarios de la Cancillería) y el segundo postulante a legislador, Juan Manuel Olmos (línea Santa María).

Después llegó el turno de los candidatos a diputados nacionales, que tuvieron además (sólo dos y Bielsa) la oportunidad de dar discursos.
Jorge Coscia, el titular del Instituto del Cine, lo hizo como primer orador, y Marcó del Pont fue la novedad que despertó adhesiones, tanto que se puso de pie el público para aplaudirla. Le siguió Vitale, más localista y aludiendo a la cultura.

Finalmente cerró Bielsa con la lectura de siete páginas. Junto con ellos se dispusieron Morgado, Magdalena Faillace (ex funcionaria, como tantos, de Carlos Menem), Gabriel Fuks (Cascos Blancos), María Lenz y Julio Piumatto, quien fue el único que llevó discretas barras portando banderas argentinas que en dorado tenía inscripto «judiciales». Al menos se hicieron sentir cuando nombraron al sindicalista candidato.

Para dar inicio se exhibió un video con propaganda sobre la gestión de
Néstor Kirchner, que arrancó con imágenes del 20 de diciembre de 2001 y sobre el final mostró a Cristina de blanco, saludando, única presencia de la senadora en el acto.

El público -funcionarios, amigos y la cúpula del PJ Capital que conduce
Alberto Fernández- fue dividido en dos corralitos armados con vallas. En uno, frente al escenario, se ubicaron los más cercanos al gobierno. Allí se sentaron ministros (entre ellos, los Fernández - Alberto y Aníbal- junto al Presidente, Carlos Tomada y Daniel Filmus), legisladores porteños (Miguel Talento y el presidente de la bancada kirchnerista, Diego Kravetz, Chango Farías Gómez y Helio Rebot) y el principal organizador de la noche, José «Pepe» Albistur). También, claro, funcionarios (como Alberto Iribarne) y afines como el titular del sindicato de porteros, Víctor Santa María, algunos ex belicistas («Pimpi» Colombo y Matías Barroetaveña, quienes conservan el sello Nueva Dirigencia, integrante del Frente para la Victoria) e ibarristas (Eduardo Hecker, Lía María y Roberto Feletti).

Dejá tu comentario