Alberto Fernández guardó la sorpresa sólo para el área económica

Política

La transición terminó ayer. Mauricio Macri se despidió por cadena nacional y casi al mismo tiempo terminaba de conocerse buena parte del nuevo Gabinete. Comienza hoy a correr tiempo de descuento.

El final del mandato de Mauricio Macri se instaló ayer definitivamente en el ambiente del poder. No hizo falta que el aún Presidente lo ratificara con el mensaje que dio por cadena nacional repasando datos, logros y fracasos. En toda esa despedida hubo golpes de amargura, que el macrismo en su totalidad sufrió como nunca, cada vez que se hacía alguna referencia a la pobreza. Casi como una casualidad perversa el día en que Macri cerraba públicamente su presidencia, la UCA anunciaba el 40,8% de pobreza; justo a él que había pedido desde el primer día que el éxito o fracaso de su presidencia se midiera por la evolución de ese índice. Las ironías que vienen con la historia nunca perdonan.

Como suele suceder en toda transición ordenada (esta milagrosamente lo es, habida cuenta de que se trata de un Gobierno no peronista que pasa el mando a otro sí peronista) hay quienes lloran la partida y quienes festejan la llegada al poder.

En ese ejercicio Alberto Fernández no pudo contenerse y en los últimos días terminó violando la propia regla que él mismo había impuesto para mantener el Gabinete en secreto hasta hoy a las 18, cuando haga el anuncio formal de la arquitectura que tendrá su gobierno.

En realidad, solo quedó reservada para hoy la confirmación de los ministros del área económica y específicamente la cabeza de YPF. Aunque se sabe que en esos lugares estarán Matías Kulfas, Martín Guzmán y Guillermo Nielsen, no hubo sobre ellos confirmación oficial e in voce por parte del presidente electo. Debe sumarse allí a Miguel Pesce como presidente del Banco Central. Junto a Kulfas integra el círculo de máxima confianza del nuevo presidente.

Otros ya fueron ventilados sin mayores reservas, como Agustín Rossi (durante la visita de Alberto a Diputados) Gines González García, Santiago Cafiero que actúa hace rato como jefe de Gabinete; Vilma Ibarra, que fue elegida desde temprano para manejar la estratégica Legal y Técnica como adelantó hace tiempo este diario; Victoria Donda, que no fue nombrada públicamente pero ayer ya fue al INADI a iniciar la transición, o Daniel Arroyo en Accion Social que si tiene bendición pública.

Felipe Sola ya actuaba como canciller en viajes de Alberto F y reuniones, pero ayer lo confirmó verbalmente frente a diputados brasileños, igual que Daniel Scioli como embajador en Brasil. Marco Lavagna se confirmó a sí mismo en el INDEC y Mario Meoni fue bendecido para Transporte. Wado de Pedro no necesitó nunca que alguien lo confirmara como ministro del Interior. A esa lista deben sumarse Elizabeth Gómez Alcorta (defensora de Milagro Sala) como ministra de Equidad, Marcela Losardo en Justicia y Sabina Frederic en Seguridad.

Aunque la asunción presidencial sea el próximo martes, ya poco quedará de actividad en el actual Gobierno desde hoy hasta ese momento. Quizás las crónicas rosas sobre las alternativas de la mudanza de la familia presidencial desde la Residencia de Olivos hasta Los Abrojos (por lo menos hasta que Macri y Juliana Awada tengan habilitada su nueva casa en San Isidro) pasen a primer plano durante las próximas 48 horas como principales noticias en el macrismo. La interna de Juntos por el Cambio correrá en paralelo.

Para Alberto F. empieza otro momento: será el tiempo donde deberá equilibrar poder dentro y fuera de ese su Gabinete y al mismo tiempo anunciar las primeras medidas económicas que el mercado espera con desesperación.

Quizás toda esa expectativa esta frenada porque no hay medidas hasta que no haya ministro y de acuerdo a quién se trate todo puede cambiar. Lo único cierto es que el tiempo se terminó: ayer se fue Macri (por lo menos en los hechos y que lo que resta son solo ritos) y desde hoy a la tarde corre el tiempo de descuento para Alberto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario