Alberto, garante de la ayuda a intendentes del interior

Política

Mantuvo una videollamada con una treintena de jefes comunales. Le transmitieron los problemas y preocupaciones. El Presidente les aseguró asistencia y los exhortó a ser estrictos con el aislamiento.

“Todos quieren hablar con vos Alberto”, esa frase resonó en los oídos del Presidente en Olivos, que de inmediato pidió la coordinación de una videoconferencia con los intendentes del interior del país para escuchar de primera mano los problemas que surgen en medio del aislamiento preventivo y obligatorio, y para transmitirles en forma virtual el respaldo a la gestión local, a sabiendas de que los jefes comunales son clave en la contención de la pandemia del coronavirus.

Durante una charla de dos horas, más de 30 intendentes le fueron planteando a Albero Fernández, uno a uno, los inconvenientes derivados de la cuarentena en los distintos municipios, y le comentaron los preparativos en materia sanitaria para hacer frente a un eventual pico en la curva de contagios por el Covid-19.

Uno de los planteos de los intendentes fue el de flexibilizar el transporte y nuevas actividades (además de las ya previstas para este lunes), pero Alberto se mostró con mucha firmeza, y, tal como viene pregonando, les dijo que el aislamiento es hoy la única herramienta para morigerar los contagios del coronavirus.

“A los intendentes del interior se nos hace difícil hablar con Alberto Fernández por temas puntuales que tenemos, y que muchas veces exceden a los gobiernos provinciales”, explicó a Ámbito uno de los intendentes del interior que participó de la videoconferencia.

En la Casa Rosada saben que hay problemas que son comunes a los municipios, pero hay otros que son particulares y que necesitan soluciones individuales. Dentro los planteos comunes, surgió el crecimiento exponencial de la demanda de ayuda alimentaria, una situación común a todas las localidades.

“Hace un mes entregaba 1.400 bolsones de comida, y este mes tuve que entregar 9.000 bolsones”, relató un jefe comunal del interior. Con diferentes escalas este crecimiento de la demanda se propaga por todo el país. Es que el asilamiento cierra el grifo de la economía informal y pone en jaque a quienes ganan el sustento día a día.

Según números que manejan en la Casa Rosada, en febrero el Ministerio de Desarrollo repartía 8 millones de bolsones de comida, pasó en marzo a 11 millones, ahora a 15 millones y estiman que llegará a 20 millones el mes que viene. “No alcanza”, relata alguien que recorre aún en tiempos de pandemia. “Al no poder salir trabajar, la demanda se triplicó”, agrega.

En el conurbano bonaerense, esta olla a presión que es la demanda de la gente se intensificó además por la demora en el pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y los problemas que surgen para el uso de la tarjeta Alimentar. “La verdad que la gente no pide la tarjeta Alimentar, la gente quiere plata o comida”, relata con crudeza un funcionario provincial.

Con el aislamiento preventivo y obligatorio lanzado el 20 de marzo, son 30 días en los que en diferentes escalas la economía dejó de funcionar, y por ende los reclamos de los sectores populares se intensifican. “Vamos todo el tiempo a hacer relevamiento al territorio para ver cómo está llegando toda la ayuda”, cuenta una fuente de la Casa Rosada. En el Gobierno sabe que el esfuerzo realizado hasta el momento si bien logró ralentizar los contagios no alcanza para celebrar. Con pulso firme se mantiene el convencimiento de que la cuarentena debe seguir para evitar un desmadre de los contagios, y un escenario de terror como muestran Italia, España o Estados Unidos. “Si esto arranca, no lo paramos más”, se sincera de forma descarnada un experimentado sanitarista con responsabilidades gubernamentales.

El cambo de hacinamiento y las necesidades básicas en las barriadas populares es algo que desvela a la Casa Rosada. Si bien una hipótesis es que se produzca un pico de contagio, lo que se espera es que no se genere un cuello de botella en el sistema de salud. Es por eso que se mantiene la idea de ser “sumamente estrictos” con la cuarentena para mantener a la gente en la casa.

En este sentido, Alberto, quien pidió disculpas a los intendentes por sumarse un poco más tarde porque justo recibió un llamado del presidente francés, Emmanuel Macron, les garantizó a los intendentes que el Estado nacional irá en apoyo de quien lo necesite. En ese sentido, también les dio las gracias por el acompañamiento de los jefes comunales y ratificó su llamado a la solidaridad.

“Vamos a ir en socorro, quédense tranquilos que vamos a ayudarlos con lo que plantearon, en todo lo que necesitan. Tenemos que seguir trabajando juntos porque de este problema no se sale de a uno. Salimos todos juntos. Y para resolver el problema lo vamos a resolver todos juntos. Aquí nadie se salva solo”, los exhortó el primer mandatario.

Al respecto, un jefe comunal contó a Ámbito que “noté al cien por cien de los intendentes apoyando las medidas que está llevando adelante Alberto, obviamente cada uno con sus problemas. Para nosotros es un gran incentivo poder hablar con el Presidente, y que valore nuestra tarea, porque somos los que sostenemos una enorme demanda social”.

Conocedor del sentir de los intendentes, el encargado diagramar la reunión fue el secretario de Relaciones Políticas y Parlamentarias, Fernando “Chino” Navarro, quien acompañó a Alberto en la videollamada junto al secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; el jefe de asesores Juan Manuel Olmos y el vicejefe de asesores, Julián Leunda.

Como parte de la contención y ayuda, Navarro, Olmos y Leunda dialogan de forma permanente con los intendentes, y son los encargados de llevar la asistencia al territorio. Por caso, el jueves pasado, se inauguró el programa “El barrio cuida al barrio”, un sistema de postas sanitarias en conjunto entre la Nación y los municipios con un esquema de promotores comunitarios encargados de recorrer los barrios para realizar un acompañamiento a los grupos de riesgo, difundir medidas preventivas y distribuir elementos de seguridad e higiene.

Chino Navarro el barrio cuida al barrio abril 2020
Fernando “Chino” Navarro durante la recorrida de uno de los centros comunitarios para distribuir la asistencia en los barrios populares.

Fernando “Chino” Navarro durante la recorrida de uno de los centros comunitarios para distribuir la asistencia en los barrios populares.

Además de los funcionarios que acompañaron a Albero, en la videollamada participaron los intendentes de Bahía Blanca, Héctor Gay; General Pueyrredón, Guillermo Montenegro; Córdoba, Martín Llaryora; San Fernando del Valle de Catamarca, Gustavo Saadi; Comodoro Rivadavia, Juan Pablo Luque; Corrientes, Eduardo Tassano; Concordia, Alfredo Francolini; General Pico, Fernanda Alonso; y San Salvador de Jujuy, Raúl Jorge. También formaron parte de la videoconferencia por Santa Rosa, Luciano di Nápoli; La Rioja, Inés Brizuela y Doria; Mendoza, Ulpiano Suárez; Posadas, Leonardo Stelatto; Neuquén, Mariano Gaido; Salta, Bettina Romero; San Juan, Emilio Baistrocchi; Caleta Olivia, Fernando Cotillo; Rosario, Pablo Javkin; Santiago del Estero, Norma Fuentes; Ushuaia, Walter Vuoto; Villa María, Pablo Rosso; y Tafí Viejo, Javier Noguera.

Además, estuvieron de forma remota Gustavo Sastre, de Puerto Madryn; Jorge Jofré, de Formosa; Pedro Pesatti, de Viedma; Luis Castellano, de Rafaela; Sergio Tamayo, de San Luis; Marcos Ferrer, de Río Tercero; Gustavo Martínez, de Resistencia; Emilio Jatón, de Santa Fe; Pablo Mirolo, de La Banda; y Juan Manuel Llamosas, de Río Cuarto.

Dejá tu comentario