La conversación entre Alberto Fernández y Martín Guzmán, el silencio de Massa y la palabra de Cristina Kirchner

Política

¿Qué le dijo Guzmán a Alberto antes de renunciar? Massa podría dar un paso al frente. El discurso de Cristina en medio de la crisis.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó su renuncia al cargo con una carta, difundida en sus redes sociales, en la que defendió su gestión. Lo hizo en pleno discurso de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien minutos antes de que el funcionario presionara “send” volvió a apuntarlo desde Ensenada.

Según pudo saber Ámbito, en Presidencia molestaron “las formas” elegidas por Guzmán. El presidente Alberto Fernández habló con el ahora ex ministro ayer al mediodía y volvió a escuchar un pedido que el economista ya le había hecho varias veces: que necesitaba “todos los instrumentos” para ordenar la macroeconomía. Ante la negativa del Jefe de Estado, Guzmán terminó de tomar su decisión.

Antes de este último llamado, el extitular de Hacienda fue a verlo a Alberto Fernández a Olivos el jueves por la noche, también con el mismo objetivo. Al no llevarse una respuesta positiva, comenzó a redactar su carta de renuncia cuyo párrafo más importante posiblemente, y que explique mejor los motivos de su salida, es el siguiente: “Desde la experiencia que he vivido, considero que será primordial que (Fernández) trabaje en un acuerdo político dentro de la coalición gobernante para que quien me reemplace (…) cuente con el manejo centralizado de los instrumentos de política macroeconómica necesarios".

Si algo se desprende de estas últimas palabras de Martín Guzmán es que la crisis es económica si, la demora en la implementación de la segmentación tarifaria molestó al funcionario y los resultados en la inflación no fueron los esperados. Pero por sobre todo (y como siempre), el problema de fondo es político: Guzmán pidió el control total de Energía y no le fue otorgado, y su malestar se evidencia en su publicación epistolar.

Sin duda alguna la nueva salida del Gabinete reconfigura el espacio político del Frente de Todos en un nuevo escenario de frenos y contrapesos en el que finalmente Sergio Massa podría dar un paso adelante.

A diferencia de las crisis institucionales anteriores, cómo fue por ejemplo la renuncia de Matías Kulfas, está vez el referente del Frente Renovador no acudió corriendo a la Quinta de Olivos, pese a que fue convocado. Massa dejó que las primeras horas tras la salida de Guzmán mostraran una foto política de Alberto Fernández solo, rodeado solo por sus colaboradores más cercanos (que cada vez son menos). Como si esto fuera poco, desde su entorno se encargaron de difundir que ayer se enteró de la renuncia estando en la cancha y que no acudiría a la residencia presidencial porque tenía previsto “asistir al cumpleaños de su hermana”.

Recién después del mediodía el titular de Diputados tiene previsto visitar Olivos para escuchar la propuesta de Alberto Fernández. El mensaje es claro: Massa no va a correr a “salvarle la papa caliente” esta vez.

Cuando pasen los días y baje la espuma, el nuevo (o nueva) ministro de Economía tendrá además de los desafíos heredados que retomar algo que ayer pareció perderse a raíz de la renuncia pero que seguramente la Vicepresidenta no dejará que caiga en el olvido, y es que pese a que lo más difundido de sus palabras en Ensenada fueron las críticas a Alberto Fernández, la exmandataria pidió un ingreso universal en reemplazo de los planes sociales y remarcó además la necesidad de un gran consenso nacional para superar el bimonetarismo.

Dejá tu comentario