Aníbal Fernández, en turbulencia por un avión presidencial

Política

Aníbal Fernández quedó preso ayer del sino que acompaña al gobierno de Néstor Kirchner en su relación con el transporte aéreo. En el regreso desde Córdoba hacia Buenos Aires, su avión, en prevención de un posible accidente, debió aterrizar en el aeropuerto de la ciudad de Rosario cuando una de sus turbinas comenzó a perder presión.

La nave que transportaba a Fernández, un biturbina Learjet 60 de la Fuerza Aérea afectado a la flota presidencial bajo el código Tango 011, decoló del aeropuerto de Pajas Blancas en Córdoba, aproximadamente a las 21.20, pero hacia las 22.15 el pilotonotó la pérdida de presión en el motor izquierdo, por lo que optó por aterrizar en la base de Fisherton.

El avión tocó tierra sin inconvenientes, pero se optó por esperar que un automóvil del Ministerio del Interior fuera en busca del integrante del Poder Ejecutivo y su secretario. Así, Fernández y Diego González optaron por continuar su viaje hacia la Capital Federal por vía terrestre.

• Similitud

El desperfecto que sufrió la aeronave, aunque por causas distintas, fue de la misma gravedad y con similar efecto que el vivido por Néstor Kirchner en el Tango 01, que en pocos días volverá al servicio activo después de su service en Israel, aunque en el gobierno no existen demasiadas ganas de volver a volar en él.

La diferencia fue que el Tango 01, un Boeing 757 200, tuvo el desperfecto en plena trepada de despegue, a segundos de haber abandonado la pista de Aeroparque.

Kirchner
, además, conoce muy bien el avión que ayer provocó el sofocón al ministro: es el que utiliza normalmente para trasladarse a Río Gallegos los fines de semana, mientras la primera dama, Cristina Fernández, prefiere utilizar el Tango 03, un Foker F-28 que hace dos días le produjo otro susto cuando se llenó su cabina de una extraña bruma por desperfectos en el aire acondicionado, al cruzar el Río de la Plata junto a Alberto Fernández con destino al encuentro de Entornos de Gobiernos Progresistas en Montevideo.

Dejá tu comentario