Antes de la reunión entre el Gobierno y el Campo, Cristina y De Angeli cruzaron acusaciones

Política

Poco antes de la primera reunión en siete meses entre los dirigentes del agro y el Gobierno, la presidente Cristina Fernández de Kirchner y el dirigente de la FAA, Alfredo de Angeli, cruzaron acusaciones y críticas que ponen tensión sobre el frágil diálogo que mantienen el Estado y el Campo.

Durante el lanzamiento de un plan para incentivar la venta de automotores, la Presidente le pidió a los productores agropecuarios "que recapaciten" y condenó la toma de un banco en Entre Ríos como método de protesta.

"No hay un solo actor de la actividad económica que hoy pueda decir ´no comercializo mis productos´, salvo aquellos que han tenido una gran rentabilidad", enfatizó Cristina Kirchner.

La jefa de Estado advirtió que "no es enfrentando con violencia, no es cortando rutas, no es tomando bancos en un momento tan difícil de la economía como se logra" un objetivo sectorial.

Además, al pronunciar un discurso en la Residencia de Olivos, le pidió a los representnates del campo "grandeza" y advirtió que con medidas de fuerza se va a "terminar impactando negativamente en la economía pese a todos los esfuerzos" del Gobierno.

También pidió pensar "en los que todavía no tienen trabajo, en los que tienen miedo de perderlo, en los comerciantes que no pueden parar la comercialización de sus productos" e instó a "sostener crecimiento, actividad, rentabilidad y empleo".

Además, luego de convocar a los representantes del sector agropecuario a la "reflexión", dijo que actuará "soportando lo que haya que soportar, que para eso estamos".

Casi en simultáneo, el dirigente entrerriano Alfredo De Angeli le pidió a Cristina que "ponga el ojo en la timba financiera", en donde "tiene unos amigos", y le advirtió que "la sociedad los va a condenar si tienen que volver a las rutas" porque no se alcanza un acuerdo con el campo.

Desde un acto en Gualeguaychú, De Angeli criticó duramente las palabras que minutos antes había pronunciado la Presidenta, al señalar: "¿Qué camiones se van a comprar si no hay qué transportar porque nosotros no producimos?".

"Queda en sus manos si se arreglan las cosas", desafió el ruralista a la primera mandataria, y sentenció: "que quede claro que la sociedad los va a condenar si tenemos que volver a las rutas".

Dejá tu comentario