Asumió Iribarne como ministro de Justicia

Política

El nuevo ministro de Justicia, Alberto Iribarne, juró hoy a su cargo y afirmó que su gestión "no se diferenciará" de la que llevó adelante su antecesor, Horacio Rosatti, para "priorizar el diálogo y la buena relación con el Poder Judicial".

El hasta ayer secretario de Seguridad Interior juró este mediodía al cargo de titular de Justicia, en un acto que se desarrolló en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno con la presencia del presidente Néstor Kirchner, el ministro renunciante y casi el pleno del Gabinete nacional.

No obstante, entre los numerosos invitados especiales que colmaron el salón del primer piso de la Casa de Gobierno, llamó la atención la ausencia de los ministros de la Corte Suprema de Justicia, lo que fue atribuído a lo imprevisto de la designación.

"Fue todo un poco rápido. Supongo que (los ministros) habrán sido invitados. Esta ha sido una resolución del presidente de ayer a la noche, supongo que ya tendrían una agenda preparada", afirmó el funcionario al anticipar que tomará pronto contacto con los miembros del máximo tribunal.

Tras el acto, Iribarne mantuvo un breve contacto con la prensa en el que trazó la prioridad de "mantener el dialogo y la buena relación con el Poder Judicial y tratar de ayudar desde el Poder Ejecutivo en todo lo que es la tarea de justicia".

"No pienso diferenciarme" del ex ministro Rosatti, resaltó el flamante ministro, quien agregó que "se trata de seguir con lo que es ésta política de relacionamiento del Ejecutivo con otro poder del estado y ayudar a llevar justicia a todos los habitantes".

Iribarne llegó a Justicia tras la renuncia del ministro Rosatti, quien alegó en la carta que elevó al presidente Kirchner motivos personales y su convicción de que se habían cumplido los objetivos planteados para su designación de normalizar las relaciones con la Justicia.

El ahora ministro, quien deja la Secretaría de Seguridad Interior -un área clave dentro de la estructura del Ministerio de Interior- aseguró que su llegada al edificio de Sarmiento al 300 "no es una sucesión traumática.
Va a haber una continuidad y si hay cambios se producirán para mejorar algo, pero no se produce una abrupta ruptura".

El funcionario también aseguró que estudiará los reclamos gremiales que aquejan a distintas dependencias del Ministerio de Justicia y señaló que "el interés primordial es restablecer el servicio que presta el ministerio".

En ese sentido, expresó su interés de analizar y resolver la situación que aqueja al Registro de Reincidencias, que se encuentra prácticamente paralizado desde hace meses y que afecta a miles de personas que requieren de los certificados de reincidencia para incorporarse a nuevos puestos laborales.


 

Dejá tu comentario