Ausentes piqueteros, ahora los cortes los hacen los sindicatos

Política

El calor agobiante que se sufrió ayer en la Capital Federal no arredró a quienes habían dispuesto movilizaciones. No fueron piqueteros esta vez, sino organizaciones sindicales -cada día son más-, que reclaman aumentos salariales y, de paso, les complican la vida a los que transitan. Los gastronómicos ocuparon con cierta violencia la zona de restoranes de Puerto Madero, en tanto que choferes de micros y de combis cortaron el tránsito en el barrio porteño de Constitución para reclamar la habilitación de los vehículos que conducen, dijo la Policía. Para hoy se preparan otras movilizaciones.

El personal agrupado en la Unión de Trabajadores Gastronómicos y Hoteleros ( UTGHRA) realizó ayer escraches sorpresivos en restoranes de Puerto Madero, en reclamo de un aumento de salarios.

Las protestas se iniciaron sorpresivamente al mediodía, cuando los gastronómicos marcharon desde la avenida Córdoba hasta San Juan por Alicia Moreau de Justo, a lo largo de la cual hicieron explotar petardos de gran poder, repartieron volantes y reclamaron por un inmediato incremento salarial, mientras efectivos de la Prefectura Naval mantenían cerrados los accesos vehiculares. También hubo agresiones a vecinos que almorzaban al aire libre, quienes recibieron amenazas e insultos.

• Negociación

La conducción sindical negocia en el Ministerio de Trabajo con los directivos de las cámaras empresarias, aunque aún las autoridades laborales no pudieron destrabar el conflicto. Durante la protesta, se produjeron incidentes en la intersección de las avenidas Moreau de Justo y Corrientes, donde detonó una bomba de estruendo muy cerca de donde estaban apostadas las fuerzas de la Prefectura, informaron fuentes gremiales.

Los trabajadores ingresaron en los restoranes para difundir los volantes con los reclamos sindicales. Allí aseguraron que,
si los empresarios no ofrecen respuestas satisfactorias en los próximos días, los trabajadores se movilizarán el domingo hacia los barrios de Palermo y Las Cañitas y, la semana próxima, protestarán frente a las puertas de los principales hoteles de tres y cuatro estrellas de la Capital Federal, Córdoba, Mar del Plata y San Carlos de Bariloche, afirmaron.

Los empresarios ofrecieron hasta el momento un aumento de 8%, es decir, un salario mínimo de $ 719, cuando «la pérdida del poder adquisitivo ronda 30% o 35%», lo que no alcanza a cubrir la línea de pobreza de $ 809, afirmaron los sindicalistas.

Trabajo convocó a urgentes negociaciones, aunque, hasta ahora, el diálogo no prosperó, y el conflicto tiende a profundizarse. El secretario general de la seccional porteña del gremio, Dante Camaño, precisó que los empresarios facturan «30% en negro, lo que implica 24 mil millones de pesos».

No fue el de los gastronómicos el único engorro de tránsito. El corte de los choferes de micros y de combis se registró en la avenida 9 de Julio y Humberto Primo, lo que ocasionó dificultades para la circulación hacia el Obelisco. Los choferes, agrupados en la Cooperativa de Transporte (Cooptra) reclaman una legislación que les permita obtener una licencia habilitante para trabajar.

Este reclamo se suma al que hicieron el viernes pasado, cuando un grupo de choferes de micros y de combis cortó la Autopista Buenos Aires-La Plata.

• Camioneros

Ese mismo día, extendiendo la protesta al interior, en la autopista que va de Rosario a Buenos Aires, unos 50 transportistas interrumpieron el tránsito a la altura de la localidad santafesina de Villa Gobernador Gálvez.

Por su parte, y en una gimnasia que parece no agotarse, el personal contratado de la Jefatura de Gobierno porteño agrupado en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se movilizará hoy hacia esa dependencia pública en rechazo de la implementación del Decreto 948, que representa, según expresan,
«más discriminación y empleo en negro».

Dirigentes sindicales explicaron que la marcha se realizará desde las 13 hacia la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, en Avenida de Mayo al 500. Los trabajadores se concentrarán en la intersección de Avenida de Mayo y 9 de Julio, y marcharán para exigir el definitivo pase a la planta permanente del personal.

También hoy habrá un corte en la sede del Hospital Rivadavia, en avenida Las Heras y Austria, donde los trabajadores, a partir de las 9.30, realizarán un «abrazo» simbólico al establecimiento.

Dejá tu comentario