Política

Cristina criticó la "nueva moda" en América Latina: "A los Presidentes ya no los eligen los pueblos"

La vicepresidente electa cuestionó la autoproclamación de la senadora Jeanine Áñez Chávez como presidenta de Bolivia tras el Golpe de Estado a Evo Morales.

La vicepresidente electa Cristina Fernández de Kirchner criticó la autoproclamación de la senadora Jeanine Áñez Chávez como presidenta de Bolivia tras el Golpe de Estado a Evo Morales y aseguró que la “nueva moda” en América Latina es elegir mandatarios sin el voto popular y democrático.

“Se ha instalado una nueva moda en Latinoamérica: parece que a los Presidentes ya no los eligen los pueblos” afirmó la ex jefa de Estado al repudiar la asunción de la legisladora opositora en país vecino.

“Ahora, se autoproclaman con gran patrocinio mediático e inmediato reconocimiento de ya sabemos quién. Lo curioso, además, es que dicen hacerlo en nombre de la democracia”, agregó Cristina, en referencia al reconocimiento del presidente brasileño Jair Bonsolnaro y el estadounidense Donald Trump del gobierno de facto.

Alberto Fernández, compañero de fórmula de Cristina, rechazó el comunicado del gobierno de Trump tras el derrocamiento de Morales y dijo que Estados Unidos volvió a las “peores épocas” de avalar Golpes de Estado en América latina.

“A mi juicio, Estados Unidos intercedió décadas en la región. Ahora volvió a las peores épocas de los años setenta, avalando intervenciones militares contra gobiernos populares que fueron elegidos democráticamente”, aseguró Fernández en diálogo con Radio 10.

El presidente Trump había considerado a la forzada salida del presidente de Bolivia como "un momento importante para la democracia en el hemisferio occidental", y como una advertencia para los "regímenes ilegítimos de Venezuela y Nicaragua".

"Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y al ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no solo a una persona, sino a la Constitución boliviana", dijo Trump.

"No comparto el comunicado de EE.UU. No hay ningún ejército victorioso", se quejó hoy el mandatario electo argentino, y reveló también que se comunicó con funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos: "Les hice saber que fue muy poco feliz el comunicado".

"Quiero tener la mejor relación con Estados Unidos, y eso supone poder decirnos las cosas francamente. Lo que ha pasado no está bien. Ha sido lisa y llanamente un golpe de Estado. No se pude disfrazar de otra cosa", manifestó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario