¿Buscan dama para Scioli?

Política

Los devaneos en torno a quién escoltará a Daniel Scioli en la fórmula del oficialismo obsesionan a los bonaerenses. Hasta ahora todo parece ordenado en una dirección: que el número dos sería ocupado por un caballero. Pero en las últimas horas se comenzó a barajar -como un ensayo más- la alternativa de que sea una dama.

Un detalle: en la ristra de eventuales sonó en su momento la titular del PAMI, Graciela Ocaña, pero su nombre se fue licuando con el paso del tiempo. La ex ARI figuró -¿figura todavía?- en la agenda de Néstor Kirchner como «pata» transversal, progresista, del binomio encabezado por Scioli.

Como al pasar, se iluminó el nombre de Cristina Álvarez Rodríguez, portadora de ADN peronista: es, se sabe, sobrina nieta de Eva Perón, parentesco que le asfaltó cargos en el gobierno y hasta una banca en el Congreso. Ocupó, en 2005, el segundo escalón en la lista de diputados nacionales detrás de Alberto Balestrini.

Álvarez Rodríguez sería, dentro de la alquimia de colocar a una dama en la fórmula provincial, una forma de tratar de exorcizar las malas experiencias que Kirchner tuvo en el último tiempo con las funcionarias mujeres, tanto Felisa Miceli como Romina Picolotti y, en el voleo, también Nilda Garré.

  • Trueque

    Paradojas del planeta K, Balestrini aparece hoy como el seguro compañero de Scioli como parte de un trueque, ya relatado por este diario, que ubica a Felipe Solá como primer candidato a diputado nacional.

    Sin embargo, como nada es oficial, se mantiene un nivel de incertidumbre hasta que a principios de agosto se anuncie formalmente la fórmula K para la provincia, paso previo al lanzamiento de la misma a mediados de agosto.

    Mientras juegan a la escondida, en el kirchnerismo mantienen en pie el supuesto de que el vice saldrá de un bloque que comparten Balestrini, José Pampuro, Jorge Taiana -a quien Cristina, de ganar, prefiere en el gabinete- Carlos Kunkel y José María Díaz Bancalari. Otros agregan a Sergio Massa y a Ocaña.

    Quizá, si supera la instancia ficcional, haya que agregar otro apellido (en este caso doble, pero de alcurnia peronista) a la nómina: Alvarez Rodríguez.
  • Dejá tu comentario