Política

Alberto y Cristina, generaron noticias y rumores

Cristina de Kirchner llegó ayer desde Cuba y por la tarde se reunió con Alberto Fernández en su departamento de Recoleta. Según afirman allegados hubo conversación extensa sobre situaciones personales y después punteo del reparto de cargos que se viene. Las definiciones más fuertes pasan hoy por el área económica (con la renegociación de la deuda en mano de bonistas, la del Fondo y el arbitraje de Washington de por medio) y por el alistamiento del Congreso para lo que viene. Cristina será la bastonera central de este último armado, pero no la única. Hay aliados de Alberto F., que reclaman lugares y no aceptan otros intermediarios. Por eso en Diputados se habla de las chances de un interbloque del Frente de Todos que debe tener un jefe y después, por debajo, caciques en cada bloque que integre el Frente de Todos; algo similar a lo que sucedió y continuará sucediendo (si nada se rompe) con el Interbloque de Juntos para el Cambio, que tiene a Mario Negri a la cabeza, aunque ahora tiene a Alfredo Cornejo peleando por el bloque radical y también por mantener la conducción partidaria. Cristina en el Senado tiene que tomar decisiones que la bancada peronista aguarda con desesperación. No solo debe organizar el Senado sino decidir que armado bendecirá para el peronismo: un bloque unificado (con heridos díscolos afuera), un interbloque que contenga o directamente dos bloque divididos entre el kirchnerismo y el peronismo de los gobernadores que no aceptan por ahora encolumnarse. Esas decisiones en el Congreso corren en paralelo con otras que debe anunciar Alberto F., sobre el gabinete. En ese punto el mercado se desespera por saber nombres, pero también como será el reparto de funciones, especialmente en el área económica. No parece que vaya a consagrarse un superministro de Economía, sino más bien una división entre las áreas que hoy tiene Hacienda y las que se concentrarán en Energía por un lado y Producción por el otro. La expectativa esta allí y parece hartante insistir en la ronda de nombres cuando ya todos los sabemos y no existe aún certeza que todos esos sean los elegidos. Mauricio Macri también debe mirar de cerca lo que le suceda a Juntos por el Cambio en el Congreso ya que su protagonismo como jefe de la oposición depende en buena parte de lo que evolucione allí. Se instaló en Villa Allende (en su adorada Córdoba y no es para menos tomando en cuenta los votos) junto a Manuel Tagle, el dueño del hotel boutique, Daniel Silibi el alcalde de Mendiolaza y Eduardo “El gato” Romero intendente local, ademas de Juliana Awada. Golf, Fómula 1 y sol antes de regresar de la que puede ser su última vacación como presidente, ya que habrá al menos dos viajes más pero oficiales a Brasil y Madrid para presidir una cumbre ambiental que, por la crisis en Chile, debió mudarse a la península ibérica.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario