Malhumor por tomas de tierras en el sur y GBA

Política

El malhumor y el aburrimiento de la gente, que determina las crecientes dificultades en mantener las restricciones sanitarias, se generalizaron con situaciones extremas como la de los countries que no dejan caminar adentro de los predios sin permiso, o en la Costa donde, ante el temor de intrusamientos en las casas de veraneo, creció tanto la presión de los dueños que, finalmente, en muchos casos debieron admitir ingresos, aunque sea restringidos. El caso más extremo, de todos modos, sigue siendo San Luis que se mantiene “cerrada” (con albardones sobre la mayoría de las rutas de acceso) lo que generó una sucesión de asambleas desde las provincias vecinas (Mendoza, Córdoba, San Juan, La Pampa, La Rioja) con intereses en San Luis, además del derecho de paso, que estaban determinando, a última hora de anoche, si terminaban “sitiando” a los puntanos a partir de este miércoles. De tal forma, ahora desde afuera, intentarían impedir los accesos de transporte de alimentos, combustibles, etc., y sólo se permitiría el de ambulancias, o bomberos. Esto, además de un petitorio bien puntual dirigido al gobernador Juan Schiaretti y al presidente Alberto Fernández. El caso del conflicto en el sur, en Villa Mascardi es bastante distinto y también las derivaciones. Es que la violencia ejercida por grupos indigenistas que se autodenominan mapuches; el hecho de que se trate de tierras con dueños privados o públicos, como el caso del INTA; y las declaraciones de algún funcionario “ofreciendo” la cesión de parte del territorio cuestionado, despertó las reacciones más complejas, desde la discusión sobre la nacionalidad de esas poblaciones originarias que, públicamente declaran “que no se sienten argentinos” (y que para muchos efectivamente no lo son ya que vinieron del lado del Pacífico) y, peor aún, el creciente malestar entre distintas fuerzas de seguridad que vienen protegiendo el territorio desde el Perito Moreno en adelante, por la eventual propuesta de “ceder” territorio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario