Semana clave para la política

Política

Se abre una semana esencial para la política y la expectativa se vio en todas las mesas, virtuales o no, del fin de semana. El Gobierno tiene por delante definiciones que, vistas en profundidad, serán la sal de la política estos días. Nadie le resta importancia a la reunión que habrá mañana en Diputados para escuchar a los responsables de producir y vender vacunas en la Argentina, además de los responsables de Salud de jurisdicciones varias y algunos jefes en el Congreso.

Esa puesta en escena la armó Sergio Massa en acuerdo con Juntos para el Cambio como una forma de descomprimir el episodio Pfizer que tanto mortifica al oficialismo y obsesiona a la oposición al mismo tiempo. La importancia de este evento en el Congreso tiene varias explicaciones. Una es la participación, una vez más, del propio Massa en el acuerdo para armar ese show sanitario que en principio iba a ser reservado pero que, después de pensarlo bien, terminó siendo abierto. Básico: de lo contrario, no hubiera tenido el efecto deseado.

Allí estarán, o por lo menos están confirmando hasta las últimas horas, los responsables de los laboratorios y de algunos estados que proveen vacunas. Es previsible que habrá posiciones más cómodas que otras. Quien represente a Sputnik V podrá dar sus números sin mayores inconvenientes. Pfizer no tendrá tampoco demasiados inconvenientes, ya que el problema que frenó la compra de esas dosis (por lo menos el que se hizo público y que alcanza para justificar el entuerto) y que ahora también puede complicar las que lleguen de la donación estadounidense a través del mecanismo Covax, involucra a la famosa palabrita “negligencia” que como requisito de guarda para el Estado fue introducida en la ley que habilitó el Congreso para la compra de vacunas. Esa asignatura pendiente la tiene también la oposición (ya que el ¿error? fue de los bloques mayoritarios) y al oficialismo puede endilgársele ahora que no se acelere una reforma de esa ley que la oposición dice estar dispuesta a votar.

En lo que hace a la presentación de mañana, sólo con esos argumentos la cuestión tendrá condimentos suficientes como para que salga adelante. ¿Por qué entonces tanto interés desde el mundo económico por este debate? Es más que simple: vacunas son votos y quien logre demostrar que vacuna más tendrá una chance extra en las PASO de septiembre ( si es que se hacen) y en las generales de noviembre. Le lleguen o no la a tiempo las vacunas que acordó con India Axel Kicillof, el efecto ya lo logró el gobernador, algo que Horario Rodríguez Larreta aún no pudo mostrar.

Dejá tu comentario