"Club del rifle" autóctono critica la ley de desarme

Política

Fuertes críticas fueron emitidas ayer contra la ley de desarme que aprobó el Congreso a pedido de Néstor Kirchner. La agrupación que nuclea a través de FORO a la Federación Argentina de Tiro -abarca a 124 clubes-, la Asociación de Instructores de Tiro, la Federación de Cazadores Deportivos bonaerense, la Asociación de Industriales y Comerciantes del sector y el Zafari Club Internacional, entre otros -y que reúne a los portadores legales de armas-, señaló que «pensar que un delincuente puede llegar a ceder su 'herramienta de trabajo' por un incentivo, bono, vale de alimentos, libros o entradas a espectáculos deportivos parece, al menos, inocente».

El FORO se define a sí mismo como la agrupación que nuclea la mayor cantidad de entidades vinculadas al tiro deportivo, el comercio, la caza y el coleccionismo de todo el país.

Entre otros puntos, la entidad criticó que «nada se le preguntará a quien las entregue para su destrucción», lo que implicará que «muy posiblemente el Estado estará convalidando la destrucción de evidencias judiciales que podrían, sin ir más lejos, llevar a la resolución de causas judiciales».

Pero en medio del giro de la Casa Rosada sobre la política de seguridad -ahora hasta se animan a criticar el garantismo que tantas veces postularon-, el Senado convirtió el miércoles en ley un proyecto que impulsa el desarme de la población y genera incentivos para la entrega voluntaria de armas.

La ley, que declara una emergencia nacional en todas las actividades relativas a las armas de fuego y municiones durante el término de un año, había sido presentada por Kirchner el 9 de agosto en la Casa de Gobierno. «

Querer algún día ser gobierno en la Argentina politizando este tipo de temas es una vergüenza», había dicho el santacruceño en aquella ocasión, en tácita referencia a Juan Carlos Blumberg, a quien el kirchnerismo fue el primero en tantear -a través del diputado Dante Dovena-para ofrecerle una candidatura.

  • Inventario

    Entre las medidas que establece la ley figura el armado de un inventario estricto sobre los arsenales de las fuerzas de seguridad y militares, para evitar que desde allí se canalicen al mercado negro. Según se ha estimado, la cantidad de armas en poder de la población es de entre 2,5 y 3 millones, pero apenas 1,2 millón está registrado en el Registro Nacional de Armas (RENAR).

    Al fundamentar la iniciativa, la presidenta de la Comisión de Seguridad Interior y Narcotráfico de la Cámara alta, la salteña Sonia Escudero, criticó la labor de los diputados al aprobar un texto en el que había --según enumeró- una serie de omisiones y errores. Sin embargo, propuso que se aprobara la norma tal como vino para que se convirtiera en ley, y sostuvo que para corregir las falencias contenidas es necesario que se dicte una serie de normas complementarias.

    Por esta ley se crea, además, el Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego, por el cual se fomentará el canje mediante la entrega de «incentivos» que ofrecerá el gobierno, medida que ya fue implementada en la provincia de Mendoza, donde a cambio de las armas se ofrecían a la gente vales de alimentos y entradas para espectáculos.

    Esas armas serán inmediatamente inutilizadas, para luego ser destruidas, según establece la iniciativa de ley.

    Además, se establece que la entrega voluntaria de armas no conllevará consecuencia legal alguna para las personas que la realicen.
  • Dejá tu comentario