22 de noviembre 2016 - 18:44

Con Caputo, comenzó a debatirse ley de mercado de capitales en Diputados

El proyecto declara de interés nacional al mercado de capitales y a su desarrollo como actividad estratégica y fundamental para el crecimiento del país y la creación de empleo.
El proyecto declara "de interés nacional" al mercado de capitales y a su desarrollo como actividad estratégica y fundamental para el crecimiento del país y la creación de empleo".
El secretario de Finanzas, Luis Caputo, defendió este martes en la Cámara de Diputados el proyecto oficial de reforma del mercado de capitales, que suprime la capacidad del Estado de intervenir en empresas y busca proporcionar mayores fuentes de financiamiento en pesos para las pymes.

Se trata de una reforma a la ley de mercado de capitales promulgada por el kirchnerismo en 2013, que había eliminado la autorregulación y disponía una mayor injerencia del Estado en las actividades financieras.

Caputo corrió el eje de la discusión y remarcó que el "objetivo fundamental" de la normativa es salir al auxilio de las pymes con nuevas vías de financiamiento.

"El objetivo es el ahorro a mediano y largo plazo en moneda local de manera que las pymes puedan tener acceso a ese financiamiento", precisó el funcionario durante el plenario de las comisiones de Finanzas, Legislación General y Presupuesto y Hacienda, que tuvo lugar en el anexo A de la Cámara baja.

La iniciativa, que declara de interés nacional el mercado de capitales, será incluida por el oficialismo en el temario de la sesión extraordinaria del 14 de diciembre, cuando obtendría la media sanción.

Al comienzo de la reunión informativa, Caputo explicó que a diferencia de las grandes compañías, el Estado nacional y las provincias, que tienen a disposición financiamiento a tasas bajas en el mercado internacional, las pymes se quedan afuera de esos circuitos financieros, de manera que alentó la creación de herramientas locales para el desarrollo de las actividades productivas.

"(Las pymes) siguen un poco dependientes de financiar sus proyectos con capital propio, adjuntando cheques o yendo a tocar la puerta de los bancos para ver si consiguen un préstamo a un año o año y medio, todo con tasa altísimas", describió Caputo, quien detalló que las pymes generan el 70 por ciento del empleo del país y el 50 por ciento de las ventas.

Advirtió que actualmente el mercado de capitales representa "escasamente" 12 puntos del PBI, y que en el caso de las pymes se reduce al 3 por ciento, por lo que recalcó la necesidad de "fomentar el ahorro a mediano y largo plazo en moneda local".

"Este es el puntapié inicial. Probablemente la reconversión de los mercados de capitales la van a disfrutar más los próximos presidentes que el presidente actual. Es un proceso que va a llevar tiempo", concluyó.

Por su parte, el presidente de la Comisión Nacional de Valores, Marcos Ayerra, dio mayores precisiones sobre los cambios que se consumarían de aprobarse la iniciativa.

En primer lugar, detalló que las empresas estarán obligadas a pagar o entregar un valor al proveedor dentro de los 20 días contados a partir de la recepción de la factura.

"Esto es importante para fortalecer la cadena de pagos", aseguró el funcionario, que puntualizó que como valor de pago van a promover la figura del pagaré.

"Nos lo han pedido muchas empresas de productos primarios del interior. Es una manera de financiarse en dólares al corto plazo. Es un instrumento que ha sido muy poco utilizado y queremos darle fortaleza", dijo.

Ayerra, a su vez, evaluó que el mercado de capitales está "muy centralizado" en Buenos Aires y que con esta normativa se apunta a una mayor "federalización".

En tanto, subrayó que en el texto de la ley se incluyeron cláusulas para la "protección de los inversores", como la capacidad para limitar precios, luego de llegar al diagnóstico de que "en los últimos años, el mercado argentino perdió el 60 por ciento de los inversores".

También remarcó que la ley pone el foco en el desarrollo del mercado de hipotecas (que en Argentina representa apenas el 1 por ciento del PBI) como instrumento para el acceso a la vivienda propia.

El proyecto -que cuenta con más de 200 páginas y 187 artículos- modifica el artículo 20 de la ley 26.831 promulgada en julio del 2013 que facultaba al Estado a intervenir en las empresas cuando "fueren vulnerados los intereses de los accionistas minoritarios y/o tenedores de títulos valores".

Con la ley vigente, la Comisión nacional de Valores puede remover a integrantes del directorio y designar a veedores con poder de veto, atribución que será eliminada de sancionarse la reforma del Poder Ejecutivo.

El dictamen establece la elevación de los montos de las multas, llevando la mínima de 5.000 a 100.000 pesos y la máxima de 20 millones a 100 millones de pesos.

La reforma también prevé ventajas impositivas para los Fondos Comunes de Inversión cerrados, facilidades al ingreso de bancos de inversión y inversores extranjeros a la Argentina y la eliminación de trabas para la emisión de Obligaciones Negociables por parte de directorios de empresas.


La intención del oficialismo es avanzar en estas dos semanas con el tratamiento en comisión y con las negociaciones, con el massismo y el bloque justicialista, para tener la mayoría para emitir dictamen el 1° ó 2 de diciembre cuando se inicie el período de sesiones extraordinarias.

El proyecto declara "de interés nacional" al mercado de capitales y a su desarrollo como actividad estratégica y fundamental para el crecimiento del país y la creación de empleo".

En el capítulo referido al financiamiento de las pymes se propone mejorar los sistemas de cobro de las facturas emitidas, incluyendo la posibilidad de que puedan recibir, en un plazo reducido, títulos de crédito como pago, para luego colocarlos en los mercados de capitales.

Otra modificación prevista se refiere a las multas aplicables, que serán de $ 100.000 a $ 100 millones (hoy se prevén de $ 5.000 a $ 20 millones) y se mantiene la posibilidad de elevar la sanción hasta 5 veces el beneficio obtenido o del perjuicio ocasionado como consecuencia del accionar ilícito, si alguno de ellos resultare mayor.

En el caso de los fondos comunes de inversión, además de regular el vacío normativo en el caso de los cerrados, se propicia la creación de fondos para inversores calificados y la incorporación de nuevos instrumentos "con la capacidad de replicar el comportamiento de un índice financiero o bursátil, o de una canasta de activos, como tienen la mayoría de los mercados desarrollados del mundo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar