Gobierno anunciará una cuarentena estricta con mayores controles en el AMBA

Política

Incrementarán los controles tanto en el transito como en verificar la validez de los permisos. Se debe al aumento de casos de coronavirus en el AMBA.

Preocupados por el aumento en la ocupación de camas como consecuencia del avance del coronavirus, los gobiernos nacional, de la provincia de Buenos Aires y de la Capital ultiman los detalles del anuncio de una nueva etapa de la cuarentena que se llevará a cabo este jueves, en principio hacia el fin de la tarde. Como viene ocurriendo, el presidente Alberto Fernández, acompañado del gobernador bonaerense, Axel Kicillof junto el jefe de gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, serán los encargados de informar sobre las medidas.

Previamente, estos tres mandatarios tendrán una reunión para analizar las últimas cifras sobre la pandemia y ajustar detalles. Asimismo, como es habitual, el presidente Fernández mantendrá un encuentro con el equipo médico que lo asesora.

Lo que sí ya está definido es que esta nueva etapa, que no será ni Fase 1 (“aislamiento estricto”) ni Fase 2, si tendrá más restricciones que la fase actual y contemplará una extensión de las medidas de aislamiento por dos semanas.

Se estima que regirá a partir del lunes próximo, tras el vencimiento de la actual fase (2) de la cuarentena (salvo que el Gobierno tome la decisión de adelantar la implementación de las nuevas medidas) extendiéndose, en consecuencia, desde el 29 de junio hasta el 12 de julio.

El motivo central de la decisión de agudizar los controles es que la ocupación de las camas de terapia en el área metropolitana supera el 50%. Los funcionarios consideran que se está yendo al pico de contagio, en momentos en que la llegada del invierno de por sí aumenta las enfermedades respiratorias y el mayor movimiento de gente ha tendido a incrementar los casos. “El objetivo ahora es preservar la disposición de camas”, explican en fuentes oficiales.

El área metropolitana – donde mayoritariamente se concentran los contagios – tiene como desventaja que la combinación de humedad y frío establecen condiciones propicias para la circulación del virus, según señalan los especialistas.

Controles

En esta nueva fase se extremarán los controles de los permisos para circular en transporte público y vehículos particulares. También aumentarán los controles de tránsito del que participan las fuerzas de seguridad.

En cambio, fuentes oficiales desmienten que se vaya a prohibir el recorrido de colectivos entre la Capital y el Gran Buenos Aires, porque sostienen que “es imposible dividir CABA del conurbano” pero sí reconocen que limitarían las frecuencias como asimismo habrá una “vigilancia estricta” de los permisos para circular.

Al respecto, recuerdan que una gran parte de los trabajadores esenciales que desempeñan sus actividades en la Ciudad de Buenos Aires viven en la provincia.

La preocupación central es que no haya mucha gente en la calle. Precisamente, hoy el gobernador Kicillof mantuvo varias videoconferencias con intendentes del conurbano instándolos a que hagan todo lo posible para evitar las aglomeraciones. Conversó con municipios de las secciones primera y tercera y también La Plata. En líneas generales el gobernador les aseveró que en el AMBA están creciendo mucho los contagios y les anticipó que “hoy el único remedio que existe es evitar la movilidad e ir hacia medidas más restrictivas”.

Comercios

Se está discutiendo el alcance de las restricciones para los comercios de cercanía. En algunas áreas del Gran Buenos Aires se observa que la cuarentena tiene un muy bajo acatamiento.

Por presión de los vecinos, los intendentes han planteado la necesidad de permitir la actividad comercial y señalan que es difícil el control de la circulación de la gente que necesita salir a la calle en busca de sustento.

No obstante, desde las autoridades nacionales se advierte que permitir los actuales niveles de circulación conlleva el riesgo de un aumento en los casos fatales. Kiciloff en las videoconferencias con los intendentes les advirtió: “si los contagios continúan a este ritmo, antes o después se va a saturar la capacidad de atención, los recursos sanitarios con los que contamos son finitos”.

Si bien no está claro el alcance, se anticipa que seguramente habrá más restricciones para la actividad comercial que en la actual fase. Está en duda, por caso, si seguirá siendo permitido el sistema “take away”.

Por lo pronto, se restringiría toda actividad que pueda realizarse mediante la modalidad de teletrabajo. Esto afectaría, por ejemplo, distintas actividades profesionales independientes como contadores, arquitectos, escribanos, entre otros.

En lo concerniente al deporte, se estima que Larreta daría marcha atrás en la autorización para los runners en la Ciudad de Buenos Aires. En principio, también se limitarían los permisos para los paseos.

Aunque, el gobierno va a privilegiar que las industrias continúen trabajando; sin embargo, no se descarta que algunos establecimientos puedan verse afectados, particularmente en la provincia de Buenos Aires.

Si bien la esperanza oficial es que, tras esta vuelta atrás en las medidas de flexibilización, se pueda seguir liberalizando las actividades, en medios oficiales se advierte que posiblemente tengan a hacer un proceso de “marchas y contramarchas” según la evolución de la enfermedad, como demuestra la experiencia europea.

Ante esta extensión de las restricciones, el gobierno continúa implementando medidas de ayuda. Así, entre otras, se continuará con el programa Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) para los trabajadores ubicados en las zonas con mayores problemas, se amplió el plazo para que monotributistas y autónomos puedan acceder a créditos a tasa cero y se avanza en la elaboración de una moratoria impositiva.

Difusión

Este sábado se cumplen 100 días de las restricciones y la mayoría de la gente está cansada y/o angustiada lo que, en algunos casos, lleva a que no se cumplan las medidas de protección.

La falta de percepción del peligro del Covid-19 llevó al presidente Fernández a convocar este martes a los principales directivos de medios de difusión para pedirles colaboración en la lucha contra la pandemia. Es que al ser baja la cantidad de muertos por las medidas de contención, para una parte de la población esta enfermedad es un “riesgo lejano”. Una de las iniciativas que surgió en la reunión es “humanizar la pandemia, es decir que no sea sólo números”.

En principio, este domingo los principales medios habrían acordado unificar el mensaje llevando en sus portadas notas referidas a las personas que fueron víctimas de la pandemia. Como antecedente, el New York Times dedicó toda su tapa del 23 de mayo pasado a poner los nombres de 1.000 fallecidos por esta enfermedad que representaban solo el 1% de los muertos que ya tenía Estados Unidos como consecuencia del CONIV19.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario