"Cuando sepa cuál es la imputación me voy a defender"

Política

El vicepresidente Amado Boudou rechazó las acusaciones en su contra en el marco de la causa por la compra de la imprenta Ciccone por parte del grupo The Old Fund, y apuntó con dureza contra la familia propietaria de la empresa, al tiempo que aseguró que está "a disposición de la Justicia" y que cuando conozca "cuál es la imputación" se defenderá.

"Los Ciccone no tienen límite, son capaces de ensuciar al muerto. Es lo que pueden hacer por plata y por poder", lanzó Boudou en declaraciones a las radios Continental y La Red. El vicepresidente aseguró que la familia propietaria de la imprenta del mismo nombre busca "alguien a quien corromper" y que "si hubiesen tenido éxito seguirían con el negocio", pero en cambio es el Estado quien se encarga de la elaboración de billetes y documentos.

Boudou hizo mención a la supuesta acta certificada por escribano en la que el fundador de la empresa, el fallecido Héctor Ciccone, aseguraba haber mantenido reuniones con él para negociar el salvataje de la compañía.

Para el vicepresidente Graciela Ciccone pudo haber entregado el acta "de buena fe", pero que de todos modos "es lo que diga la familia, lo que dijo hasta el hartazgo". "Héctor Ciccone se la habría dado al escribano tres meses después de que comenzó la causa, pero 20 meses después de la supuesta reunión, y un mes antes de morir, es sospechoso", argumentó.

Boudou desestimó la validez de un acta publicada por el diario Clarín en la que Héctor Ciccone declararía que en un encuentro el vicepresidente y José María Núñez Carmona "hablaron y trataron temas vinculados con el devenir de la negociación" de la compañía.

"Esta es un acta que hizo en teoría una persona que falleció ante un escribano. Lo gracioso es que el escribano justo hace un año dijo ante el juez Ariel Lijo y bajo juramento que nunca me mencionaron a Boudou ni Núñez Carmona ", señaló el vicepresidente.

Para Boudou, la publicación de esa información se trató de una "operación mediática para tapar una gran noticia de un gran trabajo que hizo el gobierno" en el acuerdo con la compañía petrolera Repsol.

"El escribano dijo bajo juramento que la familia no le mencionó nunca a Boudou", explicó que vicepresidente. Y agregó: "O el acta es trucha, o el escribano mintió ante la Justicia". "El acta que presentaron es trucha a todas luces", enfatizó el vicepresidente", remató.

Asimismo, Boudou sostuvo que ni él ni el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, le dieron "una moratoria especial como dicen los medios" a la empresa Ciccone por sus deuda impositivas, razón por la cual, según la denuncia, habrían transferido las acciones de la compañía al fondo que manejaba Alejandro Vandrenboele. "Estoy convencido de que no hice nada que no pudiera o no debiera hacer", disparó.

"Yo no lo conozco, no lo vi nunca, nunca me reuní con él", afirmó Boudou, y ratificó que "no existe el video con Alejandro Vandenroele y así quedó demostrado con una pericia".

Además, Boudou insistió en que Vandenbroele ocupaba su departamento en Puerto Madero porque se lo habría cedido Fabián Carosso Donatiello, a quien sí conocía.

En tanto, Boudou lanzó fuertes críticas a la familia Ciccone, de quienes dijo "tuvieron problemas en todos lados donde fueron". En ese sentido, afirmó que la historia de la empresa comenzó "con una negociado con la dictadura para imprimir las entradas del Mundial 78" y que también incurrieron en acciones ilícitas en países como Angola, Burundi o Bahrein.

"En Angola hicieron 95 millones de billetes por 60 millones de dólares y 30 millones los depositaron (como parte de sobornos) ... en el Congo, para el dictador Mobutu, intentaron hacer los pasaportes y les voló el negocio por el aire con el tema de las cometas ", subrayó.

Asimismo, Boudou apuntó contra el Grupo Clarín y lo acusó de querer "quedarse con los negocios de esta familia" y que esa cuestión consta en la causa.

Dejá tu comentario