Cumbre de reinas para ser vista en el Mediterráneo

Política

Madrid (especial) - El imperio del superlativo. «La reunión fue muy amable.» «La relación que hemos podido construir desde que nos conocimos fue entrañable» (recordando quizás el encuentro anterior en 2006 en España o la visita de los reyes a El Calafate). «Se trata de unos reyes que están próximos a la gente, un hombre y una mujer que, a pesar de su investidura...» «El Palacio Miravent (residencia veraniega de la monarquía, que fue decorado con un cartel de bienvenida por los nietos de la familia real), además de la casa de los reyes es la casa de una perfecta familia española.» Realmente nadie le pedía tanto, pero la senadora Cristina Fernández de Kirchner se desmayó de elogios ayer tras el almuerzo de compartió con los reyes Juan Carlos y Sofía de España.

Dos horas y quince minutos estuvo ayer Cristina Fernández junto a los monarcas. Había arribado al aeropuerto de Palma de Mallorca desde Madrid -en un día caluroso, como corresponde a España en esta época. La acompañaban en ese vuelo especial Jorge Taiana, Miguel Núñez y el aspirante a la Cancillería de su futuro gobierno, el embajador Carlos Bettini. Todos eran escoltados por una suerte de anfitrión provisorio, el representante de España en Buenos Aires, Rafael Estrella.

  • Protocolo real

    Después de un breve descanso para refrescar y actualizar maquillaje en una suite especial que se le había reservado en Palma, comenzó a operar el protocolo real que, aunque de vacaciones, colma cualquier expectativa de glamour.

    No bien la comitiva llegó al Palacio de Miravent, los funcionarios de la Casa Real se hicieron cargo de Cristina. Fueron los encargados de guiarla hasta las puertas de la vivienda de los reyes, donde un guardia civil a las 13:30 abrió las dos hojas principales para darle la entrada y conducirla hasta la presencia de Juan Carlos y Sofía.

    El resto de la comitiva tuvo que esperar en una suerte de pabellón de servicio, como indica el protocolo. Normalmente nadie que no integre el personal de la Casa Real o funcionarios del gobierno que informan al rey ingresa al palacio durante las vacaciones de los monarcas. De hecho la recepción a Cristina fue excepcional. Tanto que la otra visita esperada para este verano será el matrimonio Clinton, con agenda preparada para agosto.

    Hubo, de todas formas, algunos saltos en ese protocolo. La audiencia privada entre Juan Carlos y Cristina se transformó en una «cálida recepción», de la que luego pasaron a la espectacular terraza del palacio con vista al Mediterráneo para disfrutar del almuerzo incluyendo a la reina.

    Durante la comida hubo tiempo de hablar de indicadores económicos -tema que fascina a los Kirchner-, la baja del desempleo y hasta la acumulación de reservas en el Banco Central. Don Juan Carlos no podía hacer otra cosa que alabar también el «avance de la recuperación económica argentina».

    Aunque primaba la apariencia de mera presentación en sociedad, el tema papeleras no estuvo fuera de la charla. Juan Carlos pareció, en ese punto, tener un entusiasmo no justificado: «Estoy satisfecho por el restablecimiento del diálogo entre ustedes», dijo, cuando los diplomáticos saben que esa «facilitación» real no ha producido hasta ahora más que acumulación de millas en los funcionarios argentinos y uruguayos que viajan de Madrid a Nueva York para encontrarse.

  • Sida

    El toque más cándido, como correspondía, estuvo a cargo de la reina Sofía. Le relató a Cristina su interés por la lucha contra el sida en Africa -clásica ocupación de princesas de las casas reales europeas- y hasta relató sus pesares cuando la familia real griega, a la que pertenece, tuvo que abandonar su país y pasar parte de su exilio en Egipto y el sur africano.

    El resto del día transcurrió de acuerdo a lo planeado. Por la tarde, la candidata se trasladó a Madrid para visitar en su domicilio al escritor Francisco Ayala, de 101 años, quien vivió exiliado en la Argentina durante la dictadura franquista. Después, la senadora aseguró que fue un «honor haber sido recibida» por Ayala, que « significó algo muy importante y un placer que haya dispensado una hora de su tiempo», al destacar que compartió con Ayala «anécdotas de su estancia en Buenos Aires, que fue breve pero sumamente intensa... Es un escritor impresionante, es una cabeza abierta». Pero a partir de allí Cristina entró en territorio resbaloso, ya que dijo que Ayala «recuerda todas las experiencias de Buenos Aires y ama entrañablemente a la Argentina». Presumiblemente, nadie debe haber informado a la senadora que Ayala salió espantado del país por el régimen de Juan Perón en 1950, al que en sus obras llega a comparar con el nazismo «aunque no era tan siniestro y sí más despreciable», se lamenta de que no se haya hecho «una colección con los chistes que corrían sobre Eva Perón y sus turbios antecedentes», llega a reproducir algunos y califica a los descamisados como «la multitud de siempre, desbordada y gritona, que dejaba arrasado el césped, después de haber merendado, meado y cagado en él durante horas». Todo un honor para una candidata que dice ahora tener a Evita Perón como referente.
  • Dejá tu comentario