Alberto deberá viajar más que nunca

Política

El presidente pasó por Madrid y le tocó recibir dos noticias que le complican la estrategia sobre el canje de deuda. Los resultados con la negociación por el vencimiento en la provincia de Buenos Aires y con el canje del Bono Dual nacional lo obligarán a exponerse aún más.

Alberto Fernández pasó ayer por Madrid y le tocó recibir las dos noticias que le complican la estrategia sobre el canje de deuda y que, podría razonarse, son la cara opuesta de las declaraciones de apoyo al país que viene recolectando por el Viejo Continente. De nuevo aparecen dos fotos distintas que se cuelan en las internas del Gobierno por debajo de la imagen del Presidente. Los resultados con la negociación por el vencimiento en la provincia de Buenos Aires y con el canje del Bono Dual nacional obligarán a Alberto Fernández a exponerse aún más personalmente para llevar adelante el proceso de reestructuración.

En Europa todo fue marchando hasta ahora bastante mejor, inclusive, que lo previsto por el Gobierno. Alemania es, lejos, lo más importante que cosechó Alberto F. en esas tierras. Angela Merkel le dio al Presidente todos los gestos de apoyo a la negociación con el FMI que se podrían haber deseado y bastante más. No sólo escuchó; también se interesó en el problema argentino, sea cual fuera el interés final que tenga la canciller alemana. Ese apoyo es clave también porque Alemania es el poder central en la Unión Europea y esta es, a su vez, el segundo sillón más importante en el board del FMI. El primero es EE.UU., por lo que el Gobierno sabe que nada podrá hacer para renegociar metas y vencimientos con el organismo si antes no toca timbre en el Departamento del Tesoro en Washington.

Todo brillaba ayer para la delegación argentina en España junto a Pedro Sánchez y el rey Felipe, y lo mismo seguramente sucederá en París hoy con Emmanuel Macron. El problema es que mientras eso sucedía, las noticias que llegaban desde Argentina complicaban la situación. Los dos primeros ensayos de renegociación de deuda no resultaron buenos. Axel Kicillof no logró el 75% de voluntades para estirar el vencimiento del PB21 y tuvo que anunciar que pagaría los u$s250 millones con fondos propios y el lanzamiento de la reestructuración de la deuda de la provincia en dólares. Del Bono Dual, que suma u$s1.650 millones el Gobierno nacional sólo logró voluntades para canjear u$s164 millones.

Dos fondos fueron protagonistas: en Buenos Aires, Fidelity se plantó y exigió el pago en efectivo: en la Nación el conocido Templeton (con 23,5 % del Bono Dual) tampoco quiso entrar al canje y arrastró candidatos. “El mercado ya está cebado y pide pagos y no postergaciones”, era la frase del sistema financiero ayer.

La sorpresa en España no fue el resultado de la operación bonaerense, sino que el canje del Bono Dual estuviera mucho más lejos del éxito que lo que cualquiera hubiera pensado.

A pesar de lo que algunos crean, la carta de Guzmán sigue cotizando más que nunca. Kristalina Georgieva mostró personalmente en su Twitter la imagen de su encuentro con Guzmán y Gustavo Béliz. Todo fueron buenos deseos, aunque ese trámite esté todavía muy en veremos.

El Presidente no paga aún costos políticos por las complicaciones en la estrategia, pero el mercado comenzará a exigirle a él en persona que garantice definiciones.

Alberto F. sabe que este viaje, largo y con demasiadas escalas, deberá repetirse en el futuro con otras escalas. La diplomacia presidencial puede ser más necesaria de lo que el kirchnerismo pensó durante la campaña. Y en este caso Alberto no podrá delegar.

Mientras eso pasa en Europa, en Buenos Aires le siguen preparando la redacción de otro tema clave, la nueva ley de hidrocarburos. En la Casa Rosada saben que habrá mucho ruido con ese tema, pero las reuniones con las operadoras de Vaca Muerta y los sindicatos comenzaron hace rato. De un lado están los tironeos de las empresas que alegan un retraso de 30% en precios; del otro el Gobierno, que no puede permitir que una suba desmesurada en combustibles le siga alimentando la inflación. Marzo también será el momento para esto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario