Diputados: extenso debate para aprobar matrimonio gay

Política

En medio de un crudo debate ideológico, religioso y de derecho, la Cámara de Diputados se aprestaba esta noche a aprobar y girar al Senado la ley que permite el matrimonio homosexual, proyecto que divide aguas en todos los bloques parlamentarios.

Tras más de once horas de debate, los legisladores que están a favor del proyecto tenían fuertes expectativas en la aprobación de la norma, aunque la votación sería ajustada y se produciría alrededor de las 3:00.

Según fuentes de distintos bloques, tras la votación de la medida se pasaría a un cuarto intermedio en la sesión, que podría continuar mañana a las 14:00, con el tratamiento del giro a comisiones de la ley de modificación del Impuesto al Cheque.

También se mantenía la expectativa en la participación del ex presidente y diputado del Frente para la Victoria, Néstor Kirchner, que ya anticipó su voto a favor, al igual que los bloques de centroizquierda, los únicos que respaldarán la norma sin disidencias.

Kirchner estaba en el Congreso desde las 21:00, aunque hasta pasada la medianoche no había bajado al recinto.

"En un Estado constitucional de derecho no podemos reconocer derechos a unos y quitarle a otros sin un razonamiento plausible que permita explicar el por qué", enfatizó la diputada de Nuevo Encuentro, Vilma Ibarra, al abrir el debate.

Tras ser el blanco de las críticas la semana pasada cuando se cayó la sesión en la que iba a ser tratado el proyecto de casamiento gay, Ibarra afirmó: "Acá no vamos a abordar el matrimonio católico, ni el de la religión judía, ni el de los musulmanes. Estamos tratando leyes civiles en un Estado laico".

"El matrimonio civil es absolutamente diferente del religioso", resaltó la legisladora, y afirmó que el católico es "indisoluble", pero el civil "puede disolverse mediante el divorcio".

También se refirió a la adopción de parejas del mismo sexo, uno de los principales cuestionamientos de los grupos contrarios al proyecto, y señaló que actualmente -sin la sanción de la ley- "los homosexuales ya tienen ese derecho".

"La actual ley no impide que gays y lesbianas adopten en las mismas condiciones y con los mismos requisitos que las parejas heterosexuales. Hoy ya lo hacen. No estamos inventando nada", enfatizó Ibarra, una de las principales impulsoras de la propuesta.

Desde las bandejas laterales al recinto la escucharon agrupaciones católicas y políticas en contra de la iniciativa y referentes de organizaciones de gays, lesbianas y travestis, entre ellos, Alex Freyre y José María Di Bello, la pareja que se casó en Ushuaia.

Entre las expresiones en contra más duras, la diputada Cynthia Hotton, del monobloque Valores para mi país, denunció que recibió "amenazas de muerte" por su campaña en rechazo al proyecto.

"Les pregunto a los diputados de las provincias si saben lo que piensa su gente. Yo tengo la convicción de defender el matrimonio entre hombres y mujeres y estoy segura de que represento el millones, millones y millones de personas. No nos quedemos con lo que dicen los porteños", subrayó Hotton, entre aplausos y silbidos.

En tanto, dijo que le "duele" que exista la posibilidad de que un niño pueda ser adoptado por parejas del mismo sexo, y al respecto afirmó: "Espero que nos demos cuenta de que el progresismo es defender los derechos de los más débiles".

El titular del bloque del Peronismo Federal, Felipe Solá, por su parte, se expresó a favor, y señaló que "la sociedad acepta y adopta los cambios culturales rápidamente".

"La palabra matrimonio, que en su origen significa función de madre, es una traba para el casamiento homosexual por su adopción por las Iglesias. La opción de libertad de arregla con más grados de libertad", remarcó Solá, titular de un bloque con mayoría en contra del proyecto.

La diputada del Frente para la Victoria, Juliana Di Tullio, otras de las promotoras de la norma, aseguró que no se trata de "crear un nuevo instituto, sino de incluir a todas las personas en el actual".

"No encuentro ninguna buena razón para restringir el acceso a un derecho", recalcó Di Tullio.

Por la UCR, la diputada Silvia Storni dijo que esta ley no "está destruyendo a la familia tradicional, sino que está legislando en reconocimiento de los derechos de las minorías".

Silvia Vázquez, del Partido de la Concertación-FORJA, por su parte, sostuvo: "Estamos a punto de desmoronar el muro de la discriminación, el pensamiento único y el autoritarismo, entre las más aplaudidas".

La legisladora del PRO, Lidia "Pinky" Satragno, se manifestó a favor y afirmó que los homosexuales "tienen los mismos derechos que los demás", al sumarse a las diputadas del PRO que también anticiparon su respaldo al proyecto Laura Alonso, Soledad Martínez y Paula Bertol.

En la otra vereda, el legislador del Peronismo Federal, Mario Merlo, afirmó que el casamiento entre personas del mismo sexo "no aseguran la procreación", fin que -según dijo- tiene el matrimonio.

"Constatar una diferencia no es discriminar. La naturaleza nos discrimina cuando nos hace hombre o mujer", señaló Merlo.

Por el mismo bloque, la diputada Ivana Bianchi aclaró: "No estoy en contra de los gays, la vida me ha regalado muchos amigos gay, pero no tiene sentido atribuirle toda la regulación jurídica -que tienen las parejas heterosexuales- a las parejas del mismo sexo".

Por el Partido Justicialista de La Pampa, Roberto Robledo, cuestionó que el matrimonio gay "no garantiza la preservación de la raza humana", y no habló de casamiento, sino de "alianzas homosexuales".

Gladys González, del PRO, se expresó en contra, y reclamó un "debate a fondo de la ley de adopción".

"Hay una actitud de empecinamiento que si tiene los votos acá no tiene los consensos sociales necesarios. Me cuesta aceptar que el Estado frente a la situación que dar en adopción a un niño el único criterio que mire sea el que se anotó primero", resaltó González, al hacer una diferencia entre las parejas heterosexuales y las gays.

Contra ese argumento, que repitieron varios diputados, el diputado de Diálogo por Buenos Aires, Miguel Bonasso, retrucó: "No les preocupó que represores se quedaran con hijos de desaparecidos y les preocupa que los adopten parejas homosexuales".

El debate comenzó pasadas las 14:30, luego de que la Cámara consiguiera superar el quórum de 129 votos con representantes de todas las bancadas, tras varias semanas de retraso en el tratamiento parlamentario.

Dejá tu comentario