Representantes del sistema bancario y empresario criticaron el proyecto sobre tarjetas

Política

Directivos de bancos y de empresas de tarjetas participaron de un plenario de la Cámara baja, en el que se analizó la iniciativa que dispone la acreditación inmediata a favor de los comercios de las ventas concretadas con tarjetas de débito y buscan la rebaja de comisiones para las tarjetas de crédito.

Directivos de las asociaciones de bancos y de empresas de tarjetas de crédito participarán este miércoles en un plenario de la Cámara de Diputados, en el que analizarán un proyecto de ley que dispone la acreditación inmediata a favor de los comercios de las ventas concretadas con tarjetas de débito y busca la rebaja de comisiones para las tarjetas de crédito.

El plenario de las comisiones de Finanzas, que preside la diputada del Frente de Todos, Fernanda Vallejos y de Comercio, que encabeza la radical Gabriela Lena, recibió a representantes del sistema bancario y emisores no financieros de tarjetas de crédito que cuestionaron el proyecto de ley para la acreditación inmediata en las cuentas de los comercios del monto de las operaciones realizadas con "dinero plástico", y también rechazaron una rebaja de comisiones.

La iniciativa que motorizó Vallejos apunta a regular desde el Poder Legislativo el destino de los fondos que permanecen en manos de los bancos por 48 hs -en algunos casos hasta 72 hs- una vez realizados los pagos con tarjetas de débito, a pesar de que los consumidores reciben el descuento automáticamente.

El proyecto establece "la obligatoriedad de acreditación inmediata en la cuenta del receptor del monto de compras realizadas con tarjeta de débito en comercios minoristas, mayoristas, pymes, o de cualquier rubro que realicen operaciones con este medio electrónico".

También fija que esta adecuación no deberá influir en los costos de las comisiones, ni de transacción, ni de alquiler en los sistemas de captura de transacciones y propone la rebaja de comisiones para las tarjetas de crédito.

“Es la aspiración de esta presidencia poder construir en el marco del diálogo la mejor respuesta posible a los temas que estamos abordando sin perder de vista que, lógicamente, los actores involucrados son de envergadura diversa”, sostuvo Vallejos al cierre de la reunión.

“Esto nos obliga, necesariamente, a contemplar la diversidad de situaciones que se presentan y atender, con especial énfasis, en ese concierto de intereses, porque es ese el rol fundamental que debe cumplir la legislación, en proteger a los agentes más débiles de este ecosistema”, continuó.

El primero en tomar la palabra en el plenario conjunto fue el titular de la tarjeta Fértil, Guillermo Fortunato, que señaló que actualmente los emisores de tarjetas les pagan a los comercios cuatro veces al mes a los 20 días aproximadamente de efectuadas las ventas, una frecuencia que genera un equilibrio financiero.

"Al comerciante le cobramos un 3% como máximo. Con eso nos hacemos cargo de la incobrabilidad y de los gastos operativos. Si por alguna disposición de ley nos obligaran a adelantar más los pagos a los comercios no lo podríamos hacer porque daría un faltante de dinero. Tendríamos que pedir y eso tiene un costo que no se lo podemos trasladar a nadie", argumentó.

En la misma línea, el director ejecutivo de la Cámara de Emisores de Tarjetas no Bancarias, Norberto Etchegoyen, advirtió que "el acortamiento del plazo" de pago "hace que desde el momento en que se sancione esto nos quedemos absolutamente fuera del mercado".

"No tenemos forma de poder pagarlo. Esto no es una cuestión de utilidad, de ganar o perder plata. Nos saca del mercado", insistió, y recordó que el sector de emisores de tarjetas no bancarias, cercana a las 100 empresas de origen nacional radicadas casi todas en el interior del país, emplea de forma directa a 20.000 trabajadores y representa el 30% del mercado.

Etchegoyen diferenció el impacto que tendrían estas normas en los bancos, en los que "la tarjeta de crédito es sólo un servicio más de los que brindan" que el que ocasionaría en los emisores no bancarios, que tienen en las tarjetas "el único y principal negocio".

En este marco, detalló que el mercado de tarjetas no bancarias tiene una operatoria "100% en blanco" que beneficia a un universo de usuarios que por sus características, al no gozar de ingresos estables o de estar en la informalidad, no pueden acceder a asistencia financiera en bancos. "Si nosotros quedamos fuera del mercado, la alternativa para esta gente no son los bancos. Va a ser la usura", alertó.

En tanto, para defender los actuales valores de las comisiones y el actual sistema de acreditaciones a los comercios, esgrimió que los emisores no bancarios deben hacer frente a niveles de "incobrabilidad" muy superiores a los de los bancos, por las propias características del público donde tiene inserción. "No tenemos de donde embargar porque muchos de nuestros clientes no cobran sueldo en relación de dependencia", especificó.

Por último, Etchegoyen relativizó el impacto positivo que la rebaja de comisiones tendría en la economía de los comercios. "El margen de esos negocios es del 30, 40 o 50. Una rebaja de las comisiones de 0,5% no les va a cambiar la vida", explicó.

A su turno, el director ejecutivo de ATACYC (Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra), César Bastien, señaló que los aranceles que cobran las tarjetas de crédito y débito en Argentina "son lo más bajos de la región", y apuntaló esta idea a través de un cuadro comparativo que exhibió a modo de presentación.

En este sentido, advirtió que desde la última reforma de rebaja de comisiones aprobada en 2016, los emisores de tarjetas sufrieron una "fuerte reducción de los ingresos".

Actualmente, el arancel máximo que pegan los comercios es del 2% por operaciones de tarjetas de crédito y 0,9% para las efectuadas con débito. En el 2021 está estipulado que los aranceles máximos bajen a 1,8% para crédito y 0,8% para débito, aunque el nuevo marco regulatorio sobre comisiones que está en discusión propone reducir las tasas a 1,5% en el caso de crédito y a 0,5% para débito.

Antes del 2017, se pagaban comisiones de hasta 3% para compras con crédito y de 1,5% para transacciones con débito.

Por su parte, el titular de la Asociación de Bancos Argentinos, Javier Bolzico, habló de una "paradoja" porque "somos el país con comisiones más bajas, pero también tenemos la carga impositiva más alta", por lo que propuso hacer foco en el tema impositivo.

El plenario de comisiones tendrá una nueva reunión informativa el próximo lunes y se espera que dentro de dos semanas se pueda arribar a dictámenes de mayoría sobre las dos propuestas de ley.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario