Duhaldismo pasó a cobrar apoyo a reforma judicial

Política

Como un presagio de lo que puede ocurrir a partir de febrero en el Congreso, un ambiente de tensión dominó la primera reunión de la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Actividades de Inteligencia, donde el oficialismo desplazó a la UCR de la vicepresidencia segunda y designó allí a un diputado del duhaldismo.

Para los radicales, se trata del primer trofeo alzado por el bloque Peronista Federal por su apoyo al dictamen de reforma del Consejo de la Magistratura, ya que la lógica -y hasta la misma doctrina expuesta por el santafasino Agustín Rossi, jefe kirchnerista de Diputados- indica que ese cargo les corresponde a los radicales por ser la segunda minoría del cuerpo.

Pero allí, en cambio, fue designado el duhaldista Oscar Rodríguez, en reemplazo del radical Fernando Montoya, quien ocupó la vicesegunda hasta el 10 de diciembre. «Fue un claro guiño al duhaldismo por el tema del Consejo de la Magistratura, no puede ser de otra manera. Lo veo como un eslabón más del acercamiento oficialista con el Peronismo Federal», disparó ayer telefónicamente el diputado radical e integrante de la Comisión, Alberto Beccani, desde la provincia de Santa Fe.

Esta vez, la presidencia quedó a cargo de la diputada kirchnerista
Stella Maris Córdoba (Tucumán) y la vicepresidencia primera la ocupará el senador fueguino del FpV, Mario Daniele. Otros integrantes son José María Díaz Bancalari, quien ya expresó su simpatía hacia el proyecto del gobierno para reformar el Consejo de la Magistratura, Juan Manuel Irrazábal (FpV, Misiones), el titular del bloque oficialista del Senado, Miguel Pichetto, y el santacruceño Nicolás Fernández.

• Discriminación

Beccani explicó: «En un acta se dejó constancia de la discriminación de que fue objeto nuestro partido y dimos aviso al presidente del bloque de diputados, Fernando Chironi, al senador Ernesto Sanz y lo mismo vamos hacer con Roberto Iglesias».

La polémica continuó cuando los legisladores radicales dejaron constancia en actas sobre su disidencia y disconformidad con los métodos utilizados en la auditoría de los gastos secretos del Secretaría de Inteligencia (SI), a cargo de Héctor Icazuriaga, y que alcanzan el monto de 270 millones de pesos, según Beccani.

El legislador radical reveló que el
auditor de esos gastos es un funcionario santacruceño designado por el oficialismo. Pero eso no sería lo más grave: el control que ejerce la comisión parlamentaria sobre esas sumas, muchas de las cuales son gastos reservados, se hace sobre la base de muestreos aleatorios de distintas áreas del SI. Esto significa que la mayor parte de los gastos no es fiscalizada por el Congreso. Este método de muestreos neutraliza la función de contralor de la Comisión, ya que las únicas partidas a las que tendría acceso directo son a las de los sueldos y cargas sociales que se pagan al personal de inteligencia, pero que representan los montos menores.

«Ayer, en la reunión de la que también participó la senadora Alicia Mastandrea (UCR-Chaco), dejé constancia en actas mi disidencia y disconformidad con los métodos utilizados en la auditoría de los gastos secretos. El año pasado formulé una impugnación semejante, ya que la auditoría se hace sobre la base de muestreos, y yo sostengo que ese método no es aplicable a un área tan sensible como ésta. Se deben evaluar todos los gastos secretos significativos para luego dar su aprobación»,
concluyó el diputado nacional Beccani.

Dejá tu comentario