El Congreso lamentó salida de Lavagna

Política

Para los bloques de la oposición en Diputados, la salida de Roberto Lavagna del Ministerio de Economía se convirtió en la partida del último duhaldista. Y aunque esto no será estrictamente así -Lavagna hace tiempo que no puede considerarse un duhaldista puro-, a los bonaerenses de ese sector que sobreviven en el Congreso les gustó tomarlo de ese modo. Fuera de esas interpretaciones, todos los opositores, senadores y diputados, coincidieron curiosamente en un punto: le quitaron peso específico a Felisa Miceli al punto de considerar que, de ahora en más, la conducción económica recaerá realmente sobre el propio Néstor Kirchner. En todo caso, las reacciones fueron en general de preocupación.

El salteño Ricardo Gómez Diez sintetizó lo que pensaban muchos: «El Presidente va a ser el ministro de Economía de ahora en más. Para Lavagna, que es un hombre cauteloso, era imposible compatibilizar todo el tiempo con un hombre que es sólo él», dijo.

• Coincidencia

En general, los legisladores provinciales tienen la misma idea: «El ministro de Economía es el presidente de la República y la ida de Lavagna acentúa poner en el centro del debate el tema de la inflación», dijo otro.

Rodolfo Terragno
no abandonó esa línea: « Néstor Kirchner no sabe nada de economía, pero tiene una gran autoconfianza y una extraordinaria vocación de mando. Eso puede llevar a que la economía sea manejada en definitiva por él, y esto constituye un gran peligro. No conozco bien a Felisa Miceli, y creo que debemos esperar para juzgarla, pero es difícil imaginar que tenga ante Kirchner la autoridad que Lavagna traía como ministro de la anterior gestión».

Era claro que el peronismo oficialista no se iba a plegar a las dudas de la oposición por la salida de Lavagna del gabinete. El chaqueño Jorge Capitanich, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, apoyó decididamente la decisión de renunciar del ministro: «Lavagna terminó un ciclo e inexorablemente los cambios los decide el Presidente» y procedió a alabar a su reemplazante como si nunca hubiera transitado con fruición los pasillos del Ministerio en estos últimos años: «Miceli tiene todas las cualidades técnicas para garantizar el mantenimiento del crecimiento de la economía».

Miguel Pichetto
, como no podía ser de otra forma, apuntó: «La renuncia de Lavagna le dará mayor unidad orgánica al gabinete. No sorprendió. Su reemplazo por Miceli habla claramente de la identidad de la actual directora del Banco Nación con el presidente de la Nación».

También en el Senado, el nuevo presidente del bloque radical, Ernesto Sanz, no se privó de mantener la línea crítica de toda la oposición: «Se perdió en jerarquía y se ganó en concentración de poder. No me sorprende la remoción, pero sí el reemplazo. Pensé que el Presidente iba a poner en el Ministerio de Economía a un peso pesado y Miceli no lo es» y repitió los dichos de Gómez Diez: «Es Kirchner el que asume la conducción del Ministerio de Economía».

Dejá tu comentario