El fiscal Moldes, el hombre clave para que no caigan las indagatorias a Noble, Magnetto y Mitre

Política

La causa por la apropiación ilegal de Papel Prensa en 1976 quedó bajo la custodia del fiscal de la Cámara Federal, Germán Moldes, quien tiene la responsabilidad de impulsar o sepultar las indagatorias a los directivos de los diarios Clarín y La Nación por presuntos delitos de lesa humanidad.

Moldes se notificó esta semana del recurso de queja que su colega de la fiscalía federal Nº 5 Leonel Barbella presentó ante la Cámara Federal de Apelaciones contra la doble negativa del juez Julián Ercolini de citar a declarar a Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto y Bartolomé Mitre.

A diferencia de Ercolini, Barbella consideró que no es necesario esperar la pericia de tasación histórica y contable para saber cuánto se pagó por la "transferencia compulsiva" de acciones y, en cambio, asegura que existen pruebas suficientes para que los sospechosos hablen ante la Justicia. Además, señaló que hay "gravedad institucional" por el incumplimiento de los derechos humanos si no se impulsa una investigación profunda sobre los delitos de extorsión y persecución política cometidos contra el Grupo Graiver durante la última dictadura cívico militar.

Fuentes judiciales informaron a ámbito.com que como primera medida Moldes solicitó a Ercolini que explique por qué se negó a tomar las indagatorias. Tras recibir ese informe detallado, en el despacho del fiscal evaluarán si piden que el juez les envíe la causa completa para tomar una decisión. "Si hace falta, se pedirán los 26 cuerpos del expediente", advirtieron en el 2º piso de Comodoro Py.

Moldes se debe expedir sobre el recurso de queja de Barbella. Si lo rechaza de cuajo, no habrá indagatorias hasta que finalice la pericia contable y ganaría terreno el campo de la impunidad en un caso de lesa humanidad. Si acepta el planteo, será la Sala I de la Cámara Federal quien resuelva. Ese tribunal lo integran Eduardo Farah, Jorge Ballestero y Eduardo Freiler.

El fiscal conoce bien a esos camaristas. A ellos les exigió enfáticamente que impulsen de cualquier modo la denuncia de Alberto Nisman por el encubrimiento de Irán, sin importar si se cometió delito o no. "Debe quedar en claro que no estoy en condiciones de emitir, aquí y ahora, juicios de valor sobre la entidad criminal de los hechos referidos o sobre su inocuidad frente al derecho penal; sólo pretendo en representación del Ministerio Público que se permita ahondar en el conocimiento de los hechos referidos en el requerimiento de instrucción con el fin, único y último, de erradicar cualquier duda o inquietud que sobre ellos pueda albergarse. Antes de opinar hay que conocer los hechos", escribió recientemente. La misma línea jurídica cabe para promover las indagatorias en Papel Prensa.

Si Moldes decide mantener su conducta investigativa, la Cámara Federal deberá definir si acepta la queja. Si los jueces acceden, se abrirá la apelación y Ercolini deberá justificar ante sus superiores y con argumentos sólidos por qué no quiere citar a los empresarios acusados. Si la Cámara lo rechaza, la causa también se podría estancar y volverían a correr peligro la búsqueda de justicia en el marco de un caso por delitos de lesa humanidad.

Dejá tu comentario