"En las legislativas, esa avenida ancha del medio que muchos quieren va a terminar siendo finita y va a ser tironeada"

Política

El diputado por la provincia de Buenos Aires y presidente de la Cumbre Mundial Comunicación Política, dialogó con ámbito.com sobre los desafíos de la campaña legislativa, en el marco del Comunicación Política, que se lleva a cabo en el auditorio San Agustín de la Universidad Católica Argentina (UCA).


Periodista: ¿Cómo será la campaña legislativa que se viene en la Argentina?

Daniel Ivoskus: Una cosa es lo que piensan los partidos políticos y otra lo que está pensando la gente. Se debería pensar el proceso electoral en lo que le pasa a la gente, que hoy es que quieren estar mejor, que ven expectativas por delante, que se esperaba más rápido una materialización de las acciones del Gobierno, pero que se van encaminando. Si el presente o lo que se votó como una esperanza de cambio es darle la oportunidad de fortalecer los últimos dos años o si es mirar para el costado o para atrás y decir lo que estaba antes era mejor. Eso es lo que va a estar en discusión. Hubo intentos aislados de posicionamientos de candidatos, pero me parece que esa avenida ancha del medio que muchos quieren va a terminar siendo muy finita y va a ser tironeada por el oficialismo y lo que pueda construir la oposición. El 24 de junio se vencen los plazos de presentación de candidatos, ahí vamos a tene un gran escenario que nos va a permitir hacer predicciones.

P.: ¿Cuánto pesa el 2017 en el 2019?

D. I.: Si nos basamos en la historia reciente de la Argentina, nada. En 2009 ganó Francisco De Narvaéz, el 2011 no existió y en 2013 ganó Sergio Massa, que luego en 2015 desapareció de la lucha real con un tercer puesto. Creo que este es un momento distinto: es un Gobierno que empieza, y necesita un primer mandato como fue el 2005 para Néstor Kirchner con Cristina, un gobierno que empezó con debilidad pero que se fortaleció con esa legislativa. En este caso, va a tender a fortalecer un modelo o a darle paso a lo que estaba. No veo otra alternativa.

P.: ¿Prevé campaña sucia o negativas, como se denunció en la Ciudad en 2011?

D. I.: Estoy en contra de las campañas sucias, que se basan en mentiras y difamación, o en la construcción de relatos que ni tienen que ver con la realidad. Sí creo en las campañas de contraste, que sirven para diferenciar candidatos. Si mi oponente tiene puntos negativos la sociedad los tiene que conocer, por qué van a estar ocultos. Generalmente se conocen después de la elección es peor. Para fortalecer la democracia, la sociedad debe conocer a sus candidatos. Si hay diferencias con el rival hay que marcarlas, eso es saludable. Con las campañas sucias hay que tener mucho cuidado porque termina siendo un bumeran, y por eso se hacen en el tramo final de la campaña, en los últimos días, para que la explicación o desmentida se de después de la votación. En la Argentina hubo casos y vamos a ir hacia un escenario de conflictividad. Primero debe resolverse la interna del PJ y el FpV. La oposición está muy fragmentada y es difícil diferenciar a quienes la integran.

P.: ¿Qué piensa del timbreo como herramienta de cercanía con los votantes?

D. I.: Son formas de conectar. Cambiemos hace un año no tenía una estructura nacional, todos descreían que Mauricio Macri podía ser Presidente por que no tenían la estructura ni la caja. El timbreo y la mediatización del mano a mano, por que no es solo tocar el timbre, sino mediatizarlo puede ser de cualquiera. La amplificación que dan los medios y las redes sociales lo han convertido en una herramienta comunicacional. Los antiguos mitines de 400 o 500 personas quedaba en eso. Hoy se toca un timbre y se llega a millones de personas con la mediatización. Entender la comunicación pasa por otro lado, no solo con juntar gente en un local partidario. La gente quiere ser escuchada, ser protagonista.

P.: ¿Hoy la mayor intriga de la política es si Cristina de Kirchner será candidata en octubre. ¿Qué cree que ocurrirá y qué le diría si fuese su consultor personal?

D. I.: Es muy difícil hablar sobre algo que piensa alguien que es tan reservado y juega al misterio. El misterio es parte de su estrategia comunicacional y para adentro de la interna del FpV y el PJ. Puede pasar cualquier cosa: que intente tener protagonismo o no. Si yo estuviera al lado de Cristina creo que debiera ser candidata. Por que ella representa algo y ese mito y relato que construyeron puede desaparecer. ¿Alguien imagina a Cristina ama de casa? Frente a las investigaciones que se llevan adelante en la Justicia si es una ama de casa y expresidenta juzgada no es lo mismo que si está en actividad, atacando a un Gobierno que está colapsando y que en definitiva, si la Justicia avanza y la terminan condenando, es una presa política y no alguien que se ha equivocado en su accionar como Presidenta de la Nación.

Dejá tu comentario