19 de noviembre 2013 - 21:14

En una de sus últimas entrevistas habló de todo: precios, trabas y el "golpe de mercado"

Guillermo Moreno
Guillermo Moreno
El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se despachó este mes con declaraciones sobre varios temas en una extensa entrevista en la que no se privó de hablar de nada: precios, trabas a las importaciones, la relación con los empresarios y los "golpes de mercado". Antes de conocerse la noticia de su renuncia que se informó este martes, el funcionario repasó su vínculo con el matrimonio Kirchner y repasó los gobiernos de Raúl Alfonsín, Carlos Menem y el de la Alianza en materia económica.

Moreno fue consultado sobre su "papel preponderante" en la línea económica del Gobierno: "Simplemente acompañé las decisiones del Poder Ejecutivo, que es unipersonal", dijo a Tiempo Argentino en una entrevista publicada el 3 de noviembre pasado. Asimismo, aseguró que las críticas que recibe y los pedidos de renuncia "son un aplausos".

"Cómo siempre le pasa al peronismo, por lo que hace. En definitiva, quienes me cuestionan no son los sectores populares sino los oligárquicos. Tengo que estar contento por esas críticas", remató.

Sobre las trabas a las importaciones, Moreno aseguró que "los actores no expresan cuestionamientos" y "piden que esta política de administración del comercio siga". Consultado sobre si continuará dijo: "Por lo que puedo entender de las instrucciones de la Presidenta, sí".

Pero uno de los temas al que dedicó mayor tiempo fue a la evolución de los precios. Al respecto rechazó que exista un proceso inflacionario en la Argentina. "¿Cuánto está el kilo de asado? Si la carne no sube hace tres años en un país que consume principalmente alimentos, ¿de qué estamos hablando? No sube la carne, no sube el pollo", afirmó.

"Siempre hay precios que suben y otros que bajan, pero inflación es aumento generalizado de precios", explicó Moreno. Y detalló: "Eso es la política económica. Esa es la variación de precios. Por ejemplo, el tomate aumentó a $ 40 pero hoy ya está a 10 pesos. Tuvimos las dos heladas más profundas de los últimos 50 años. Entonces, prácticamente no hubo operaciones, porque no había tomate. Hoy si aumentaran todos los autos el 300% y no se hace ninguna operación no podés decir que aumentaron los autos. Con el tomate a $ 35 no hubo prácticamente operaciones, porque no entraba mercadería en el mercado. Si antes entraban 35 mil cajones por día y después ingresan 3500 no hay operaciones, porque el 10% no hace precio. Ahora que ya entran 15 mil cajones bajó a la mitad. Y a fin de año cuando ingrese la mercadería del cinturón verde va a tener el tomate a $ 5 al público. De $ 40 a $ 5 hubo deflación. Sería un estúpido si dijera que hay deflación".

El funcionario negó que los precios de la carne de vaca, pollo, pescado y cerdo hayan aumentado en los últimos tres años en los supermercados.

"¿Cuál es el precio del kilo de pollo? En algunos supermercados no llega a 10 pesos. Pero, tampoco sube el precio del pescado. En 2008, el precio de la merluza estaba en 24 y ahora oscila entre 26 y 30 pesos. Lo mismo pasa con el cerdo", dijo.

Aseguró que "las consultoras no tienen capacidad técnica y académica para encarar el desafío" de medir los precios de cada uno de los productos en las cuatro estaciones del año y trazar así un promedio.

Además, afirmó que "menos del 30 por ciento" de la población compra en supermercados. "Yo le estoy contando las grandes cadenas de los supermercados, los supermercados del interior y los autoservicios chinos. Le vuelvo a decir: tres de cada diez productos se venden en los supermercados. ¿Usted me quiere decir que fijan un sendero de precios? Lo fijan. Si los almaceneros venden más barato que los supermercados, encantado de la vida", lanzó.

Moreno aseguró que su relación con los empresarios "es buena". "Estoy conforme, y he cumplido mi trabajo", agregó.

El secretario de Comercio Interior también destacó que "Kirchner leyó muy bien las condiciones objetivas para que el proyecto nacional y popular pudiera avanzar". Además, afirmó que Néstor Kirchner "recuperó el proyecto colectivo" y consideró que "la negociación de la deuda externa" e "impedir la suba de las tarifas de los servicios públicos" fueron medidas determinantes de la gestión del expresidente en "defensa de los intereses de la población".

En tanto, sobre el triunfo de Raúl Alfonsín en la elección presidencial de 1983, recordó que "el `se van, se van y nunca volverán` fue una consigna muy fuerte para nosotros".

También dijo que durante el alfonsinismo "los paros que hizo el movimiento obrero eran lógicos, porque era un modelo económico que no priorizaba la distribución del ingreso".
Y agregó: "Hoy, el equipo económico que en ese entonces era el de Alfonsín, piensa lo mismo que pensaban en aquel momento. Y son los que nos critican".

Además, sobre la hiperinflación en la presidencia de Alfonsín, señaló que los radicales "generaron las condiciones objetivas y sobre eso Magnetto (Héctor, CEO del Grupo Clarín)" montó "un golpe de mercado" al generar "una portada en su diario y en todos los diarios del interior, donde le hizo decir a Guido Di Tella (quien durante la gestión de Carlos Menem fue canciller), que el dólar tenía que estar recontra alto".

En ese marco, trazó diferencias y dijo que el gobierno de Cristina de Kirchner, en los intentos de golpe de mercado que sufrió después de ganar las elecciones en 2011, "evitó" que se traslade "el precio de los precios (el del dólar) al resto de los precios".

"Ya teníamos una clara idea de cómo funcionaban los formadores de precios e impedimos que dolarizaran su cartera. Sufrimos varias corridas, pero salimos fortalecidos porque evitamos el traslado a precios", agregó sobre este punto. Consultado sobre como lo hizo, reveló: "A través del teléfono. Cuidado con lo que hacés. Que sientan que los estás mirando. En la práctica es estar atento".

Moreno explicó cómo se organiza un golpe de mercado: "Es muy sencillo, lo mismo quisieron hacer varias veces en nuestro gobierno. La idea es que el precio de los precios (el del dólar) no tenga precio. Si el dólar no tiene precio inmediatamente se paralizan todas las transacciones al interior de la economía. Cuando ocurre esto, al otro día no tiene leche porque usted es un periodista que cree que satisface sus necesidades a través de su trabajo, porque recibe un ingreso monetario, siempre que ese ingreso tenga en qué gastarlo y pueda comprar la leche, la nafta y pagar el agua. Esto es lo que diferencia a una economía urbana de una economía de subsistencia. En la urbana resuelve sus necesidades, no a través de su trabajo, sino que su trabajo es una herramienta para que tenga un ingreso para resolver sus necesidades. Si el mercado no le brinda nafta, agua, leche, carne, ¿cuánto tiempo tarda en transformarte en una bestia?".

Al repasar los 30 años desde el retorno de la democracia, Moreno también sostuvo que en el menemismo "se quebró una cosmovisión sobre la Nación" y "por eso se pudo votar la privatización de YPF".

"Quebró el nivel de conciencia, porque durante la dictadura nos mataron a los compañeros pero no quebraron la conciencia", dijo al ser consultado sobre el mayor daño que ocasionó el menemismo a la Argentina.

En tanto, sobre la Alianza, opinó que "en términos históricos no significó nada" porque "cometió el error de volver a convocar a los economistas que habían fracasado; no entendieron la dinámica de la economía".

Dejá tu comentario

Te puede interesar