Filmarán escrutinio por temor al fraude

Política

Tan indiscretas como las cámaras Web que Jorge Telerman montó en su despacho para cultivar su imagen serán las webcam que el Ministerio del Interior colocará el 28 de octubre en la sede del Correo Central, donde se realizará la carga de datos provenientes de las 52.311 mesas electorales distribuidas en todo el país.

La innovadora medida, implementada para alejar el temor al fraude, debutará en el sistema electoral argentino en las próximas elecciones presidenciales y será comunicada hoy a los partidos políticos en la sede de la Cámara Nacional Electoral. Allí se reunirán referentes y apoderados del oficialista Frente para la Victoria, la Coalición Cívica de Elisa Carrió, la Concertación por Una Nación Avanzada (UNA) de la UCR y Roberto Lavagna, PRO-Recrear de Ricardo López Murphy, el Frente Justicia, Unión y Libertad (Frejuli) de Alberto Rodríguez Saá, el Movimiento Provincias Unidas de Jorge Sobisch y media docena de agrupaciones de izquierda para reclamarles a los jueces mayor transparencia y la presencia de veedores internacionales en los comicios de fin de mes.

La idea de instalar cámaras web, que por lo general transmiten imágenes fragmentadas, con poca resolución y de difícil transmisión, surgió de la cartera de Aníbal Fernández y obtuvo rápidamente el aval de la Casa Rosada. Se trata de una medida que si bien descentraliza el control de la carga de datos es de poca eficacia real. Además de los inconvenientes técnicos mencionados, las páginas de Internet que concentran información electoral los días de escrutinio terminan colapsando por sobrecarga de ingresos de internautas. Pero la idea del «Gran Hermano» electoral del kirchnerismo, ya comunicada a la Justicia, es controlar la actividad de equipos electorales a través de cámaras Web que transmitan imágenes en tiempo real. Los datos de los telegramas que llegarán al Correo desde todas las mesas de votación del país a través de los 37 centros de cómputo que habrá el 28 de octubre serán ingresados en el sistema informático del gobierno bajo la pixelada mirada de estas webcams.

  • Saturación

    Está claro que ni Carrió, ni Lavagna, ni López Murphy y el resto de los candidatos opositores quedarán satisfechos con esta medida. La Justicia electoral ya lo sabe y por eso accederá hoy al pedido de saturar los comicios con fiscales de los partidos. No sólo en las mesas de votación, requisito mínimo para afrontar una elección transparente, sino también en las 24 juntas electorales desde donde partirán las urnas y las boletas suministradas por el gobierno. El temor de la oposición es que las urnas partan sin boletas de todos los partidos y que cuando lleguen al cuarto oscuro solamente abunden las papeletas de la fórmula Cristina Fernández de Kirchner-Julio Cobos.

    El reclamo de observadores internacionales será otro tema polémico de la reunión de hoy del Consejo de Partidos Políticos que funciona en la órbita de la Cámara Nacional Electoral. Los jueces aseguran que esa demanda los desmerece y les quita prestigio, ya que son ellos los encargados de preparar y supervisar, junto al Ministerio del Interior, los comicios del 28 de octubre. Sin embargo accederán al pedido de la oposición sólo si todos los partidos se ponen de acuerdo para presentar una nómina consensuada de veedores, que serían certificados previamente por la Justicia electoral. De todos modos, la OEA ya advirtió que resulta fácticamente imposible enviar a la Argentina una misión de observación electoral a 26 días de las elecciones.

    El director nacional electoral, que depende del Poder Ejecutivo, Alejandro Tullio, fue el primero en descartar la posibilidad de que la Organización de Estados Americanos (OEA) intervenga como observadora en las elecciones de octubre. «La observación de un organismo internacional se da en países en conflicto interno, como la detención de un candidato. Además no existe el status de observador en nuestra legislación», explicó el funcionario.

    Sin embargo, Tullio ya había asegurado que en octubre, como en la última elección presidencial, habrá colaboración de organismos internacionales, lo que no significa técnicamente una «observación» del proceso electoral.
  • Dejá tu comentario