Filmus tuvo su "bautismo" en el despacho del Presidente

Política

Néstor Kirchner bendijo ayer al ministro de Educación, Daniel Filmus, como candidato al principal sillón de la Capital Federal. Fue en la ceremonia de firma del decreto que promulgó la Ley Nacional de Educación, ocasión en la cual el Presidente expresó: «Firmo esta ley ante el futuro jefe de Gobierno porteño».

De ese modo no quedaron dudas en la tropa kirchnerista sobre la elección del postulante, aunque las inquietudes no terminan de disiparse en torno a las chances que tendrá Filmus en el cuarto oscuro porteño y a pesar de los esfuerzos que comenzó a hacer el elegido.

Después del acto de promulgación de la ley educativa, Filmus se entregó a actividades de candidato en la intimidad kirchnerista, pero con poses para las fotos. Por ahora viene armando una agenda de actos y se ocupó personalmente el ministro de llamar a un puñado de dirigentes para que estén presentes en esas actividades y hasta obligó a suspender vacaciones. En su caso irá a Villa Gesell y a Mar del Plata, entre otras ciudades del interior del país, con su tradicional entrega de libros. Está previsto incluso una ronda por Cosquín.

  • Reacciones

    La tropa porteña del oficialismo hizo correr rápidamente la frase del Presidente, que causó diversas reacciones en el peronismo adherente a Kirchner en la Capital Federal. Por ejemplo, ya se anuncian las deserciones en el Gobierno de Jorge Telerman, donde los ánimos no llegaron a aplacarse por la competencia. Al parecer, el hecho de que Kirchner lo nombrara futuro jefe de Gobierno ante una troupe de funcionarios, para los adherentes a Telerman no es evidencia. En esa porción creen que el ministro de Educación no podrá superar en votos al actual jefe porteño y hasta aventuran una claudicación. Del otro lado, claro, sueñan igual.

    «Yo apoyo la política del Presidente y sin duda en la próxima elección lo apoyaré a él o a Cristina. Esto lo hago sin esperar nada a cambio porque creo que nuestro proyecto político en la ciudad es el mejor», difundió ayer Telerman, ante la contundencia de la existencia de un rival que le disputará no sólo votos, sino también apoyos. Por ejemplo, ayer mismo preocupaba que renuncie al Gobierno porteño un joven funcionario del ala Compromiso K del kirchnerismo, es decir la tribu que no comulga con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Aseguraban que el propio secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, se entregaba a reuniones de reclutamiento para la causa Filmus.

    Ninguno de esos movimientos altera por ahora a los seguidores de la campaña de Telerman, quienes consideran que Filmus «tiene que remontar en dos meses o no remonta». Para más, Telerman tiene previsto estar hoy en una ronda sobre educación junto con su ministro del área, Alberto Sileoni, un hombre del entorno de Filmus, como su equipo.

    Ayer el candidato a jefe de Gobierno porteño se mostró junto a la bancada del Frente para la Victoria de la Legislatura de la Ciudad. La recepción tuvo lugar en el despacho de Miguel Talento, vicepresidente segundo de la Legislatura, con la animación del jefe de bancada, Diego Kravetz, quien se dirigió a Filmus como «el próximo jefe de Gobierno». Distendía así un poco la reunión, pero más serios sus pares de bancada comenzaron a explicarle los proyectos de ley que tienen en proceso para el año entrante, lo llenaron de carpetas con propuestas y hasta le reclamaron el traspaso de la Justicia y la Policía para cuando eventualmente gobierne la Capital Federal. Filmus anotó y aprobaba todo, por supuesto, dirigiendo algunas respuestas, siempre en pausado y bajo tono, no sea cuestión de que se crean que está de lleno en la campaña electoral. En la tenida participó casi completa la bancada, con dos ausencias previstas: las de Helio Rebot y Chango Farías Gómez (autores de los votos clave que destituyeron a Aníbal Ibarra, uno en la Sala Juzgadora y otro en la Acusadora), quienes integran una agrupación propia, Fuerza Baires, que apoyará a Telerman en la contienda local. Tampoco estuvo el ex ARI Fernando Melillo, pero su ausencia obedecería a cuestiones no políticas, ya que el diputado integra, además, el Instituto para la Victoria, que conduce Fernández.
  • Dejá tu comentario