Fuerte embestida del Gobierno contra el INDEC

Política

El Gobierno atribuyó ayer las críticas por la remoción de la funcionaria del INDEC encargada de elaborar el índice de costo de vida a "maniobras políticas" y aseguró que no cederá a "aprietes mafiosos", en referencia a las amenazas de difusión de datos sobre la inflación.

"A este gobierno no lo aprietan ni las mafias ni las bandas de forajidos", aseguró ayer por la mañana el ministro del Interior, Aníbal Fernández.

"Me molesta que una banda o una mafia intime teóricamente al presidente por su honestidad, me molesta, no aceptamos aprietes de mafias, de bandas, de nada y la honestidad del gobierno está garantizada", dijo el ministro del Interior en declaraciones a radio América.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, dijo que la remoción de una funcionaria del INDEC fue "aprovechada por sectores de la oposición y de la gerencia interna" del organismo en una "clara maniobra política".

"Son sectores que tienen la percepción de que los organismos públicos son de ellos y no del Estado", agregó el jefe de ministros en un reportaje que concedió por radio.

El ministro del Interior agregó que le "molesta" que "el diario (Clarín) ponga en letras de molde la amenaza formal hacia el presidente y la duda en la credibilidad del Gobierno".

Sin embargo, destacó que "la credibilidad no tiene que quedar averiada porque los cálculos son cálculos y eso no se puede manipular" y "las autoridades no intentan hacerlo".

La remoción de la ex directora del INDEC a cargo de la elaboración del Indice de Precios al Consumidor (IPC), Graciela Bevacqua, se trató de un "recambio de un funcionario de cuarta categoría que no había sido designada por concurso", explicó.

"Una de las cosas que los trabajadores reclamaban es que los cargos se dieran por concurso y esta señora estaba designada a dedo con lo cual se está reemplazando un funcionario puesto a dedo por otro que se entiende puede cumplir con la función de mejor manera", dijo.

Aníbal Fernández dijo luego que le "preocupa" que "se diga que tras los cambios, la credibilidad del organismo queda en el candelero, y más delicado todavía que dicen que si el Gobierno altera los resultados...".

"Entonces estamos hablando de una supuesta actitud deshonesta del Gobierno que el Gobierno jamás ha dado, ni exhibido, ni permite que se exhiba porque ha sido durísimo con aquel que no ha tenido una actitud honesta frente a la sociedad", dijo.

Además "lo más gravoso de esto es la amenaza, la amenaza con nombre y apellido".

"¿Que es esto una mafia, una banda de forajidos, los que le van a decir al Presidente de la Nación lo que él debe hacer? ¿Los que suponen o ponen en duda la honestidad del Presidente de la Nación? Es un despropósito.", enfatizó.

Ante una consulta sobre si hay una mafia en el INDEC respondió: "¿Y quiénes son entonces los que amenazan? ¿Cómo van a amenazar al Gobierno elegido por la voluntad popular?.

Fernández destacó también que en caso de que el Gobierno quisiera realizar "cambios" lo haría "por la vía que corresponde, tomando medidas y decisiones, así como políticas públicas para que se produzcan cambios en la economía".

Eso "no significa que se vaya a tocar un índice, el Gobierno no necesita hacer eso", finalizó el ministro del Interior.

En tanto, para Alberto Fernández, "sólo se ha realizado la remoción de una gerente".

"No veo donde está el conflicto, no se trata de una persona designada por concurso, fue designada en 2001 sin concurso y hasta donde pude averiguar tampoco tiene atributos en materia de estadística, particulares: es una profesora de matemática", coincidió.

Según el jefe de ministros, no se pueden manipular los datos "porque los datos son fraccionados por el INDEC por un número importante de encuestadores que recorren las calles permanentemente y son cargados por un número importante de data entry que tampoco responden a ningún color político".

"Todas las fantasías de las que se hablan tienen una mala intención real, y además intentan hacerles sentir a la gente que hay un número de inflación mayor que uno pretende ocultar pero está muy claro que son maniobras políticas, está muy claro", opinó.

Dejá tu comentario